Otra manipulación de El País

Nunca un conductor de camión que no se llamara Nicolás Maduro había llegado tan lejos. Solo el presidente de Venezuela hace sombra a Carlos Romero Deschamps …”. Así comienza un artículo de El País dedicado a comentar la corrupción mexicana en Pemex. En todo el artículo, de 1112 palabras, no se vuelve a mencionar a Maduro, sino la corrupción de Carlos Romero, el PRI, etc.

PRISA tiene en México y Colombia sus mayores intereses en el área latinoamericana y aquí parece querer decir “En México hay mucha corrupción pero también es corrupto el presidente de Venezuela”, sólo que sobre esto no aporta ninguna prueba.

Tampoco suele informar del frecuente asesinato de activistas sociales en Colombia. Los intereses de los accionistas están por encima de todo y la obsesión de PRISA contra el gobierno de Venezuela es un desprecio total hacia sus lectores, porque habla tanto contra Venezuela que no le queda sitio para hablar de la economía China que ocupa el primer puesto en el ranking mundial.

Independentistas y hartos

Ayer se vio en Barcelona el contraste de los planetas.

Por un lado, la cena multitudinaria -casi mil personas-, presidida por la Vicepresidenta del Gobierno, la Presidenta del Congreso y el Presidente del Senado solidarizándose con las élites empresariales barcelonesas y premiando la ficción. Ni un lazo amarillo, ni una prenda amarilla, todo sonrisas y cortesía.

Por otro, jóvenes sin futuro quemando contenedores por los puntos neurálgicos de la ciudad, acosados por todas las fuerzas represivas del régimen. Ayer apareció un informe que dice que el 48% de los españoles están en riesgo de exclusión. Insoportable. Es el producto de los gobiernos del bipartidismo porque ese porcentaje ha ido aumentando en los últimos años.

Condenamos la violencia, pero toda la violencia y empezando por la más peligrosa: la de las políticas económicas neoliberales que imponen los adictos a la ficción. Porque los recortes sociales matan, los recortes sanitarios y el copago están produciendo muchas muertes que la armada mediática trata de hacerlos pasar desapercibidos, simplemente ocultándolos -no hay cifras de suicidios- o atribuyéndolos a motivos condenables: ¿cuánta violencia de género se debe a la falta de recursos económicos? ¿cuánto independentista lo es en protesta por los recortes sociales que impuso la derecha catalana?. La Convergencia pujolista ha encendido una hoguera en la que pueden terminar torrados todos, porque en algún momento los que protestan se volverán contra los que los están engañando.

Hoy en Madrid, hasta hace unos días en Ecuador, muchas semanas en Francia con chalecos amarillos … Hace años que los mandarines neoliberales esperaban estas respuestas más o menos violentas, por eso Rajoy impuso ya hace tiempo las leyes mordaza y Sánchez las ha respetado.

La violencia institucional siempre es más peligrosa que la violencia callejera -el modelo israelí: balas contra piedras- y es la que permite ejecutar políticas que perjudiquen a las mayorías.

Yo me declaro independentista del FMI, que es, junto con el Pentágono, la organización terrorista más peligrosa que se conoce.

Una sentencia coherente

Coherente y desgraciada, porque sigue profundizando en un problema artificial en vez de buscar soluciones a los verdaderos conflictos. Política de muletazos: nos torean.

Es coherente porque favorece a los que mandan, llámense mercados, mafias financieras o poderes fácticos y es coherente con unas políticas represivas que vienen de las leyes mordaza, de las reformas laborales, de la impunidad del fraude fiscal, de especular con la vivienda, etc. En resumen, de unas políticas dictadas contra la mayoría de la población española y catalana.

Estoy en contra del nacionalismo porque es, desde el siglo XIX, la respuesta burguesa a la lucha de clases: “Bueno, es cierto que os estamos robando, pero todos somos españoles”.

Al independentismo catalán lo sacó de su guarida la Convergencia pujolista que, estando hasta el cuello de corrupción, quiso huir hacia adelante provocando un shock -herramienta imprescindible para los neoliberales-, para distraer y tratar de librarse de la cárcel. Rajoy, con el mismo problema, vio que ese truco de la derecha catalana le convenía y lo apoyó de la mejor manera: fomentando el conflicto. Rajoy cayó, pero Sánchez ha tomado el mismo camino.

Las dos derechas habían promovido y ejecutado los recortes sociales con parecida intensidad, quizá la catalana se pasó un poco más, pero fuertes campañas mediáticas -la armada mediática es fundamental en las guerras de 5ª generación- consiguieron fortalecer los nacionalismos hasta tal punto de que ya nadie protesta por los altos precios de la energía, la caída de las ayudas sociales, el deterioro de la sanidad y la educación, el aumento de los desahucios y las personas en riesgo de exclusión social …

La armada mediática logró convencer a unos de que si se independizaban se terminaban sus problemas, cosa completamente absurda ya que sólo querían cambiar el sistema político, sin tocar el económico que es el verdadero causante de los problemas, y los otros volvieron al viejo mito de “los Reyes Católicos”: la Unidad de España. Tan absurdo como el anterior porque gran parte de los problemas proceden de esa supuesta unidad en la que unos pocos se apropian de lo de todos los demás.

El independentismo catalán, como el vasco o el escocés, se nutren, en gran parte, del descontento social porque unos pocos están despojando de sus medios de vida a los demás y porque nos mean y la armada mediática dice que llueve.

De unos nacionalismos dirigidos por la derecha, no se pueden esperar soluciones a un problema que han creado ellos mismos. El derecho a decidir reclamado por la derecha es un sarcasmo. Pero la izquierda está enclaustrada en el Congreso y maniatada en sus confortables escaños y en un régimen con sus instituciones democráticas secuestradas por el poder económico, no es posible encontrar salidas a la enorme injusticia social que estamos padeciendo.

Los altos tribunales, que forman parte de las estructuras del poder, han dado una sentencia coherente defendiendo el (des)orden establecido.

Un poder injusto sólo tiene una defensa: la represión.

¿Un pleito medieval hoy?

¿Estamos en la época en que la Iglesia (Cristiana, por supuesto) le plantaba cara a la monarquía cuando veía mermados sus derechos?. Es cierto que entonces los obispos tenían sus propios ejércitos y el Papa de Roma la potestad de excomulgar a los príncipes que, de esta manera, perdían su autoridad, que provenía de Dios, sobre la plebe.

Llegó el Renacimiento y comenzó la separación Iglesia-Estado. Llegó el siglo de las luces y el pensamiento científico y la autoridad vaticana, asentada en el mito, se fue desvalorizando. En la segunda mitad del XIX, Darwin deja obsoletas las Sagradas Escrituras y el papado se resiste apoyándose primero en el fascismo y después, con Juan Pablo II y Ratzinguer, en el capitalismo salvaje. El papa argentino trata de poner las cosas al día pero habla más que hace.

En España, con la dictadura franquista y el nacionalcatolicismo, volvimos a la época medieval y ahí estamos.

¿Cómo puede ser que en el siglo XXI tengamos unas instalaciones públicas convertidas en una Abadía franquista? La Iglesia Católica es piramidal y jerárquica, si no destituye al Abad, Dios sabrá por qué.

¿Cómo puede ser que la Iglesia Católica, entidad privada donde las haya y dependiente de Roma, tenga exenciones fiscales?

¿Como puede ser que la abadía franquista, situada en instalaciones públicas y financiada por el dinero de los españoles, se rebele (¿el delito de rebelión solo vale contra los catalanes?) contra una sentencia del Tribunal Supremo?

¿Cómo puede ser que sólo la familia del dictador tenga derecho a enterrarle donde les parezca y nadie defienda el derecho de los más de 100.000 españoles de los enterrados en las cunetas?

¿Cómo puede ser que en el siglo XXI tengamos un acuerdo, de carácter franquista, con el Vaticano?

En Europa deben estar pensando que el dicho franquista de Fraga: España es diferente, debe ser verdad y que deberíamos estar al otro lado del Mediterráneo.

El bipartidismo ha respetado y hasta se ha aprovechado de que “todo esté atado y bien atado”.

Muerto el terrorismo, el independentismo catalán y los “roces” con la Iglesia son conflictos que PP y PSOE potencian para no tener que hablar del aumento de españoles que carecen de medios de vida porque ni siquiera tener un trabajo lo permite; de que los gobiernos hayan entregado el derecho a la vivienda a la especulación; de que sigamos con un sistema tributario radicalmente injusto por el que las familias estamos pagando los gastos del país, mientras que corporaciones y grandes fortunas aumentan sus beneficios …

Ahora tendremos ocasión de votar, a ver si lo hacemos a favor de quienes quieren cambiar las cosas.

¿Se empiezan a hacer las cosas bien?

eldiario.es saca un artículo de Saénz de Ugarte donde se narra la concentración de despedida en el Valle de los Caídos de la momia y cómo un grupo de la Guardia Civil -con teniente incluido- estuvieron proponiendo para multa a los que levantaban el brazo ante la tumba, en cumplimiento de la Ley de Memoria Hitórica.

Lo primero que se nos ocurre es ¿Cómo no lo habrán hecho antes?, lo segundo ¡Ah! Es que estamos en periodo electoral y los gobiernos del PSOE son muy de políticas de gestos y lo tercero ¿llegarán a cobrárselas o habrá amnistía ?.

Seguimos como antes. Zapatero hizo una Ley de Memoria Histórica insuficiente y ni él, ni los demás se han molestado mucho en hacerla cumplir. Los de las cunetas, allí siguen.

El cambio de guarida de la momia es uno de los principales gestos electorales de Sánchez, igual de insuficiente, porque no entendemos la razón para enterrar al dictador en un panteón que tenemos que pagar todos los españoles, cuando su familia es muy solvente y tampoco se está haciendo lo suficiente para que devuelvan lo que robó su abuelo, mientras sus víctimas siguen en las cunetas sin una sepultura digna.

El PSOE es lo que tiene: es progresista, no de izquierdas

Un pacto por la corrupción

La Toja fué un balneario de élites que entró en decadencia y el nuevo dueño, para promocionarlo, ha convocado un foro presidido por el exministro del PP Josep Piqué en el que han participado muchos de los que mandan en este país. Las élites necesitan acordar, de vez en cuando, qué decisiones deben imponer al gobierno.

Ha sido muy comentada la larga charla pública -casi dos horas- de M. Rajoy y F. González que éste comenzó diciendo, según El País, «Olvidémonos del sentimiento trágico de la vida tan tradicional en España, porque tan diferentes no somos» y tiene razón, a eso ha llevado el bipartidismo. También se ha comentado que últimamente hablan entre sí con frecuencia, así como es conocida la frecuencia con que González comparte escenarios con Aznar.

En ella, defendieron implícitamente el bipartidismo y llegaron a insinuar la conveniencia del gobierno de coalición. Otro tema con el que estuvieron de acuerdo es que en España se está castigando excesivamente la corrupción, González reconoció que al final de su gobierno hubo algunos casos pero, como dice la Madre de las Ranas, él tampoco se había enterado de nada.

Casualmente, coincidiendo con estas declaraciones, Rivera ha dado un nuevo giro y ahora está dispuesto a pactar con Sánchez. Errejón está haciendo un partido inspirado en el Demócrata norteamericano, así que todos van en la misma dirección. Poderoso caballero es Don Dinero.

Se lleva mucho tiempo hablando de un pacto por la Educación, que yo considero innecesario porque las nuevas leyes que surgieron después de la de F. González coincidieron en tres cosas fundamentales: la finalidad de la educación ya no es el desarrollo de las capacidades de la persona, sino su adaptación al mundo laboral, es decir, convertirlo en un disciplinado obrero o en un ingenuo emprendedor. La educación al servicio de la empresa, no de los ciudadanos. La segunda es aumentar la privatización fortaleciendo la enseñanza concertada y la empresarial y la tercera asentar la Religión como asignatura. A los partidos que han coincidido en esto no se les puede pedir otra cosa.

Es más fácil que, los que mandan realmente en los partidos “constitucionalistas” -incluído el PSOE- acuerden un pacto sobre la corrupción para aligerar el trabajo de la agobiada Justicia y “pelillos a la mar”.

El alcalde de Madrid prioriza una procesión frente al derecho a la vivienda

El alcalde Almeida, que el mes pasado recibió del Cardenal Arzobispo de Madrid la medalla de Esclavo de Honor de la Almudena, según Publico.es, -parece que la patrona de Madrid tiene esclavos, no debe saber que está prohibido ¿el Cardenal tampoco? la derogación de la reforma laboral parece urgente- ha obligado a cambiar el recorrido de la manifestación solicitada por la PAH -Plataforma de Afectados por la Hipoteca- reclamando el Derecho a la Vivienda porque en un momento del recorrido coincidía con la procesión de Jesús de Medinaceli.

Anteriormente, esta plataforma había enviado sendos escritos al Consistorio y a la Fiscalía exigiendo que se recurriera la absolución de la ex-alcaldesa Botella por la venta de viviendas sociales a precio más bajo que el del mercado a un fondo buitre.

La plataforma pretendía terminar la manifestación en las Vistillas con conciertos y actividades informativas. El Ayuntamiento ha prohibido el concierto de las Vistillas y la manifestación se celebrará este sábado día 5, a las 18h desde Jacinto Benavente hasta Cibeles donde se celebrará el concierto desde un camión.