Parlamentarismo y agitación

En una democracia de calidad, el parlamentarismo podría ser suficiente para defender los derechos de TODOS los ciudadanos. Pero no es nuestro caso.

En España, la participación ciudadana ni es fácil y ni efectiva; la separación e independencia de poderes no es real; la representación ciudadana en el poder legislativo no es proporcional (una persona = un voto); el poder ejecutivo no cumple sus promesas electorales, ni hay revocatorio, y la corrupción está generalizada.

El sistema electoral está trucado: hay dos cámaras (una menos representativa que la otra), Ley D’Hondt, listas son cerradas y bloqueadas, las circunscripciones favorecen a las minorías rurales mas conservadoras, etc.

Hay una monarquía impuesta y un gobierno títere de las políticas de la Unión Europea que es mucho menos democrática que nuestro Estado.

De la Justicia mejor no hablar, porque ni tiene medios, ni está libre de influencias políticas y económicas.

Además, no disponemos de una información de calidad. Un aparato propagandístico enorme, manejado por los intereses económicos, consigue que muchos ciudadanos se encuentren muy intoxicados informativamente y otros se den cuentan de que les engañan pero no encuentren la manera de informase.

El profesor Vicenç Navarro, explica hoy la necesidad de la izquierda de combinar parlamentarismo y agitación para defender los derechos de la mayoría. Parece que alguna facción de Podemos no lo ve así. Pero hay que ser muy torpe para ser de izquierdas y no entender esto o tener otros intereses.

La derecha quiere jugar en el terreno parlamentario porque ahí sabe que tiene todas las de ganar (impusieron las reglas el juego). Si la izquierda lo acepta, algo falla en la izquierda.

Como dice Vicenç Navarro: Franco murió en la cama, pero la dictadura murió en la calle.

El gobierno de los ricos

El final de la Segunda Guerra Mundial trajo el cambio de una economía basada en la hegemonía industrial a otra de dominio financiero. Los bancos, los fondos de inversión, etc. comenzaron a tomar las riendas de la política.

Durante los primeros 30 años (los Treinta Gloriosos) gobernaron con moderación. Las heridas de la guerra estaban abiertas, en Europa había partidos comunistas muy fuertes y la Unión Soviética era una alternativa al capitalismo.

A finales de los 70 se entra en otra fase. Los Chicago Boys elaboran una nueva teoría económica que ensayan en el Chile de Pinochet y a finales de la década Reagan y Thatcher la imponen en USA y UK: el neoliberalismo o capitalismo salvaje.

La caída del muro de Berlín (1989) coincide con el Consenso de Washington, en el que el economista John Williamson recoge, de acuerdo con los grandes banqueros americanos, los 10 mandamientos de las políticas económicas neoliberales. La Trilateral las difunde por el mundo desarrollado y esto desemboca en “Gobernar para las Élites” que dice Oxfam-Intermon: los políticos de la democracia actúan a las órdenes de los financieros y en su beneficio.

Puede que estemos entrando en otra fase: el gobierno de los ricos. Los ricos toman directamente el poder. Tras el laboratorio Berlusconi, Trump llega a la presidencia de EEUU y ahora Carlos Slim (cuarta fortuna del mundo y primera de México) llama a la unidad de los Mexicanos y se ofrece para lo que sea necesario.

Que un sistema político que se denomina Democracia, teledirigido por el mundo financiero y ahora parece que incluso dirigido directamente por sus representantes, siga llamándose así ya no es más que una fantasía (interesada, por supuesto) de los media en la época de la posverdad.

El robo de las eléctricas

Las tarifas eléctricas no son un problema económico de ingresos y gastos, es un problema político porque es el gobierno el que regula las tarifas, las actuales la puso el ministro Soria y son injustas para que se forren las grandes compañías.

El gobierno está en manos de las grandes empresas. Numerosos expolíticos están en sus consejos de administración, por eso, los gobiernos no han cumplido los mandatos judiciales de reclamarles cobros excesivos. Zapatero (y el ministro Sebastián) olvidaron exigir los más de 3.000 millones que dictaron los tribunales. El gobierno de Rajoy penalizó el autoconsumo de energías limpias porque perjudica su control del mercado.

Está claro que el Congreso no es el lugar más indicado para luchar contra este robo y la Justicia tardará bastantes años en dictar sus veredictos, para entonces las eléctricas ya nos estarán robando de otra manera.

Las energías que nos proporcionan luz y calor, afectan a los derechos fundamentales de las personas.

¿Por qué los partidos de izquierda no están convocando manifestaciones para que todo el mundo pueda expresar su indignación y reclamar sus derechos?

¿Será que se están convirtiendo en casta?

Esperanza Aguirre: un desastre de gestión

El Tribunal Superior de Justicia de Madrid y el Tribunal Supremo han declarado ilegal el campo de Golf, que ordenó construir la lideresa en terrenos del Canal de Isabel II, han ordenado que vuelvan a dejar el terreno como estaba.

Este es un ejemplo de la desastrosa gestión de la Comunidad de Madrid que presidió la Reina de la Ranas. Lo empezó a construir sin la licencia municipal correspondiente porque el Ayuntamiento de Gallardón no lo consideró apropiado. Luego intentó legalizarlo con la ayuda de la alcaldesa Ana Botella. Ahora, la heredera Cifuentes se ve en la obligación de demolerlo y ha tenido que pactar con la alcaldesa Carmena para tratar de salvar las instalaciones de fútbol y pádel.

Mientras tanto, la línea 1 del metro, una de las más largas, ha estado cerrada todo el verano porque durante el largo mandato de Aguirre no se hizo el mantenimiento necesario y amenazaba ruina y accidentes. La línea 8, que construyó Aguirre y aceleró su finalización para que coincidiera con unas elecciones, cerrará un día de estos porque tiene graves problemas de impermeabilización.

Los juzgados madrileños están en situación lamentable porque esta señora tampoco realizó las inversiones necesarias para modernizar y mantener sus instalaciones, ya que prefirió dedicar los dineros a construir “La ciudad de la Justicia”, que está parada y en los tribunales, atacada por el cáncer de la corrupción. A pesar de esta desastrosa gestión, no se priva de acusar de lentitud a la justicia siempre que tiene ocasión.

Podríamos hablar del destrozo que hizo con la Educación, la Sanidad y los servicios sociales públicos, pero este tema es bien conocido.

Si su gestión como presidenta de la Comunidad ha sido desastrosa, como portavoz del PP en el Ayuntamiento de Madrid sigue en la misma línea y, como ejemplo, cuando estas navidades Carmena semipeatonalizó la Gran Vía, cuando los índices de polución dañaban la salud de los madrileños, ella se quejó de que los aparcamientos (privados, por supuesto) estaban vacíos.

Las acciones de un político tóxico dañan la escasa confianza que hay en el sistema democrático y atentan contra los derechos de los ciudadanos.

¿Por cuánto tiempo tendremos que soportar esta plaga?

PSOE: un partido con dos almas

El nombramiento de Eduardo Madina para elaborar la ponencia política y José Carlos Díez para la económica evidencia la estrategia del PSOE: discurso socialdemócrata y políticas neoliberales.

Curiosamente (y significativamente), José Carlos Díez es el economista de cabecera de PRISA desde que se ha impuesto la nueva línea editorial y la nueva generación de lobeznos que la administra. Agresivo e inconsistente con economistas experimentados y de reconocido prestigio, como Vicenç Navarro y Juan Torres, a los que acusó de indocumentados cuando elaboraron el borrador de la propuesta económica de Podemos; la altura de la tribuna que le facilita El País, le ha hecho creer que es mérito propio, cuando resulta un simple vocero de los intereses de la banca y las mafias financieras. Eso sí, con un discurso simpático y suave, como de vaselina.

Con esto se ve como, desde el derribo de Pedro Sánchez, PRISA (y sus amos financieros) mandan en el PSOE.

La estrategia de discurso socialdemócrata y acciones neoliberales, rige su trayectoria desde los tiempos de Felipe González y esa contradicción, que favorece a las élites y aumenta la desigualdad, es lo que impide la credibilidad de sus discursos “progresistas” y hace que sus votantes tengan una edad media elevada, parecida a la del PP, que dificulta sus posibilidades de mejorar resultados electorales.

Muy democrático tendrá que ser el nuevo congreso y mucho tendrá que luchar Izquierda Socialista para que esto cambie y el PSOE consiga credibilidad.

Justicia “a la española”

El pasado diciembre el Tribunal de Justicia de la Unión Europea dió un tirón de orejas al Tribunal Supremo español, en relación con las claúsulas suelo, estableciendo que cuando son nulas, lo son desde que se firmaron y el dinero debe devolverse desde entonces y no desde el 2013 como pretendía el alto tribunal español.

El decreto ley que aprobará mañana viernes el Gobierno sobre la devolución de las cláusulas suelo, para arreglar el entuerto, y al que ha tenido acceso Público no sanciona al banco si al final no devuelve el dinero cobrado de manera abusiva más sus intereses.

El borrador sobre el que trabajan PP, PSOE y Ciudadanos, como es costumbre, beneficia a los bancos y perjudica a los afectados.

El gobierno de Rajoy, ahora apoyado por el PSOE, está acostumbrado a cumplir los mandatos de la Unión Europea si benefician a los ricos y a incumplir los que les perjudiquen, como pasó con la sentencia del tribunal de Estrasburgo que acusaba a la legislación española sobre desahucios de ser favorable a la banca.

España, como en el franquismo, sigue siendo “diferente” y la justicia parece que también.

Hay crecimiento pero se llevan los beneficios

Según el último informe de Oxfam Intermón “España, un crecimiento económico que deja fuera a las personas más vulnerables”, en los últimos años se ha recuperado el crecimiento del PIB (2014 1,4%, 2015 3,2%), pero ha aumentado la desigualdad: ha crecido el número de millonarios y la precariedad de los más débiles.

Las cifras son claras. En 2015, la fortuna de las 3 personas más ricas (Amancio Ortega, su hija Sandra Ortega Mera -Zara- y Juan Roig -Mercadona-) creció un 3% y la renta del 30% más pobre decreció un 33,4%.

Entre 2007 y 2014, la renta media de los españoles cayó un 9%, pero la del 10% más pobre menguó un 21%.

Entre 2008 y 2014 los salarios más altos apenas se movieron y los más bajos cayeron un 28%. Las reformas laborales han dado sus frutos.

Hay ganancias, pero se las llevan unos pocos … que además no pagan impuestos.

En 2015, el 84% de la recaudación tributaria lo aportaron las familias y el 13% las empresas. La Agencia Tributaria de Montoro esquilma a los pobres y favorece la elusión y el fraude fiscal. Los de salario o pensión estamos pagando los gastos del país: sanidad, educación, defensa, carreteras … Todo esto lo aprovechan las empresas, que aumentan sus beneficios y se los llevan a paraísos fiscales.

El régimen del bipartidismo roba (con la ayuda de la Ley) a los pobres para dárselo a los ricos.

El bochorno de la Sexta Noche … y del periodismo

Que un catedrático de Economía tenga que abandonar un programa de debate porque un periodista no deja de interrumpirle y de acusarle de hechos falsos y que el conductor del debate lo permita y no entienda que se ha ofendido al catedrático es una muestra clara del papel de los medios de comunicación en el neoliberalismo actual.

El profesor Vicenç Navarro, uno de los pocos intelectuales que habla claro en y sobre los medios, lo ha explicado en su blog de ayer publicado en Público.es  “El bochorno de La Sexta Noche: un espectáculo poco edificante”.

Es lógico que pasen estas cosas, porque la función de los grandes medios es ocultar lo que no beneficia al conglomerado político-económico-mediático y hacer propaganda de un sistema político-económico que roba a los pobres para dárselo a los ricos.

Eduardo Inda ha sido ya condenado varias veces por defender falsedades, ha servido de instrumento para filtrar informes falsos creados por las cloacas del ministerio de Interior para atacar a partidos legales en favor del partido del Gobierno, y ahí sigue, creando espectáculo donde debiera de haber información y tratando de machacar a todo el que no opine como la banca manda.

Y sobre estas malas prácticas periodísticas ¿Qué opinan el resto de los periodistas? ¿Qué opinan los intelectuales? Nada o muy poca cosa. Sólo hemos visto manifestarse a un cargo de un programa de la citada cadena. El servilismo de esta profesión (¡claro que hay excepciones!) y de la Asociación de la Prensa, está en gran parte causado por la precariedad en el empleo. Como en cualquier otro negocio.

Pero la calidad de la información que reciben los ciudadanos es un índice fundamental para valorar la calidad de la democracia, porque un ciudadano mal informado ¿cómo puede elegir? El mismo Estado que controla la calidad de los alimentos para cuidar nuestra salud física, intoxica nuestras mentes para destrozar nuestra salud mental y nuestra capacidad crítica.

Porque este sistema económico no precisa ciudadanos, necesita siervos.

La libertad de expresión otra vez ante la Justicia

Hace algunos meses unos titiriteros fueron enviados a la cárcel por un Sistema Judicial que no supo distinguir entre realidad y ficción.

Ahora, ese mismo Sistema Judicial, amenaza a una twittera por hacer chistes sobre el político y militar franquista Carrero Blanco. La Fiscalía pide dos años y seis meses de cárcel para Casandra acusándola de “humillación a las víctimas del terrorismo”.

Carrero Blanco, como alto responsable del régimen franquista, fue mucho más verdugo que víctima y la defensa de su memoria por parte de este Sistema Judicial choca con la ceguera que le impide cumplir su obligación de hacer respetar las leyes.

Nueve años después de la aprobación de la Ley de Memoria Histórica, en Santoña (Cantabria) el soberbio monumento a Carrero Blanco aún destaca por encima del más humilde dedicado al navegante y cartógrafo Juan de la Cosa, que participó en los primeros siete viajes que se hicieron a América y dibujó el mapa más antiguo que se conoce del continente americano.

Cuando torturadores franquistas y grandes delincuentes económicos, reclamados por la Justicia, andan tranquilos por la calle y miles de españoles siguen enterrados en las cunetas, que un fiscal pretenda hacer caer el peso de la Ley sobre una estudiante de 21 años por hacer chistes, sobre un dictador asesinado hace 43 años, es una prueba evidente de que este sistema no es justo ni eficaz.

Y lo estamos pagando con nuestros impuestos los que más lo sufrimos.