Más profesores y sanitarios y menos militares y policías

Siempre se dijo que a más profesores menos policías, pero los gobiernos del bipartidismo hicieron lo contrario. Así estamos.

Ahora sobran militares y afortunadamente están disponibles para lo que haga falta, espero que sin armas (qué es la mayor parte del presupuesto), pero lo que necesitamos es profesores y sanitarios pero no quieren trabajar en Madrid porque es el sitio en que peor pagan y peor les tratan.

Es muy difícil de entender que ante una crisis sanitaria, en el comité anticrisis que aparecía todos los días en la tele, había más uniformados que sanitarios. Resultaba escandaloso, realmente, porque este régimen del 78 no parece una dictadura militar, pero lo peor es que se trataba de controlar en vez de sanar.

Las políticas del PP y el PSOE han favorecido la privatización de los servicios públicos fundamentales y ahora somos líderes en Europa de víctimas del bicho porque no tenemos una sanidad pública que nos proteja y lo peor es que no se ven medidas reales y creíbles que traten de solucionarlo.

La increíble presidenta de la Comunidad dice que no tiene medios, pero sigue empeñada en bajar los impuestos a los ricos. ¡Alucinante!, pero ahí sigue.

Lo de la Comunidad de Madrid es de Juzgado de Guardia, pero también este servicio anda jodido porque el Consejo del Poder Judicial (que nombra los Jueces) lo tiene controlado y acaparado el PP para tratar de salir bien librado de los innumerables juicios de corrupción que tienen pendientes.

Salimos de la dictadura, pero el régimen del 78 ha sido un fraude. ¿Podremos salir de esta?

Al menos, habría que intentarlo.

RNE. Preguntar al que no es

Hay un truco desinformativo, muy manido, que consiste en pedir información a un “experto” con intereses en el tema, para que diga lo que le interesa a la cadena informativa. Por ejemplo, entrevistar sobre la necesidad de la fusión bankaria a los directivos de las empresas que se fusionan. Otro truco es preguntar al responsable de un suceso por aspectos del mismo que no son de su competencia, para permitirle defenderse desviando la atención hacia otros temas.

El gobierno de la Comunidad de Madrid ha declarado el confinamiento de varias áreas sanitarias de diversos distritos del sur de Madrid y de otras poblaciones de la Comunidad.

El hecho es que la situación en esta Comunidad es desastrosa, porque apenas ha tomado medidas efectivas contra la propagación del virus, como contratar personal sanitario para la atención Primaria que está por los suelos, rastreadores, etc. Eso sí, está construyendo un nuevo hospital a pesar de que el Consejero de Sanidad dice que no hay médicos. Un hospital sin médicos ¿para qué? ¿sólo les interesa beneficiar a las constructoras?.

En este contexto, en el informativo de las 14 de hoy, entrevistan al Consejero de Sanidad y le preguntan por las medidas de orden público que se van a tomar para garantizar el confinamiento que, como es obvio, no son de su competencia. Le podrían haber preguntado por las medidas que no ha tomado, debiendo haberlo hecho, o podrían haber preguntado al Colegio de Médicos si es verdad, como dice el consejero, que no hay médicos para contratar.

De lo que se trata, es de desplazar el relato hacia la posible irresponsabilidad de los ciudadanos, en lugar de hablar del problema real que es que la Comunidad de Madrid no está tomando medidas sanitarias imprescindibles, que sí son de su competencia, como han hecho otras comunidades.

La con-fusión y los medios de propaganda

Estamos sufriendo una campaña de intoxicación por parte de la armada mediática para convencernos de que la fusión CaixaBank-Bankia es beneficiosa, cuando es realmente una estafa.

Es cierto que resulta beneficiosa para algunos: la banca en general (porque se debilita la competencia y podrán seguir imponiéndonos con más facilidad condiciones abusivas) y los accionistas.

Los demás, perdemos todos. Para empezar, en Bankia predomina el capital público (61,8%) con lo que es la última reliquia de banca pública, tras las privatizaciones que hicieron PSOE-PP y todos los miembros importantes de la UE tienen más banca pública que nosotros.

En la fusión, el capital público pasará a ser el 16%, minoritario. Y ese 16% que es el Sareb o “banco malo” tiene miles de pisos vacíos, que caerán pronto en manos de los fondos buitre para seguir encareciendo la vivienda de alquiler.

Esto supone además la imposibilidad de recuperar los más de 20.000 millones que el Estado empleó para reflotar Bankia. Se le regalan los millones a la banca y luego no hay para Sanidad y Educación. Quizá no sea una estafa, pero se parece mucho.

Todos los diarios de papel y bastante de los digitales están en manos de bancos y fondos de inversión, con la complicidad necesaria del Gobierno que no hace el mínimo esfuerzo para garantizar la calidad de la información, así han pasado de ser medios informativos a ser medios de propaganda. Su función: intoxicarnos para robarnos mejor.

La prueba más clara de que el nuevo ente nos perjudica es que sus padrinos son: Luis de Guindos (ex-ministro de Rajoy y Vicepresidente del Banco Central Europeo) y Nadia Calviño (ministra de P. Sánchez -¿y de la UE?- y ex-candidata a presidir el FMI). Mientras esta señora esté en el gobierno el Capital seguirá dominando la economía española.

¡Vaya turrada que nos están dando! Por algo son los medios con menos credibilidad de Europa.

Hay ayusadas que matan

Quien, a estas alturas de la pandemia en Madrid, siga pensando que la culpa es de los ciudadanos o es imbécil o no está en sus cabales o está pringao.

Los ciudadanos, en este sistema político-económico neoliberal, cada vez pintamos menos porque los dirigentes actúan contra nosotros con la mayor desfachatez.

La política neoliberal o la dictadura de los mercados, que favorece que las mafias financieras que se estén apropiando de todo lo público, privándonos de derechos básicos como la vivienda, la sanidad, la educación, … con la herramienta de una clase política corrupta que mantiene una reglas electorales tramposas, un sistema de justicia cuajado de intereses particulares (ver la guerra de los fiscales contra el gobierno), unas fuerzas de orden con fuertes raíces franquistas (ver el homenaje en Zaragoza a los guardias civiles sublevados) y con una banca que ha conseguido que el Banco de España funcione como un lobby de la banca privada, como explica el profesor Vicenç Navarro con la privatización de Bankia, pone en bandeja esta estafa generalizada que ha conseguido que en España, en los últimos siete años, haya 47.000 nuevos ricos y 700.000 nuevos pobres.

Los ricos nos roban y esta sí que es una buena razón para independizarnos de ellos.

El que, a estas alturas de la pandemia en Madrid, siga pensando que la culpa es de los ciudadanos y no de un gobierno de la Comunidad de Madrid que en los últimos veinte años ha destrozado el sistema sanitario público y no hace nada para recuperarlo; que sigue edificando hospitales (beneficios para las constructoras), cuando lo que falta es personal sanitario y políticas públicas en vez de externalizaciones privadas (siempre a favor del capital); el que siga acusando a los ciudadanos de estos desmanes o es un ignorante o es un pringao en la mierda del sistema.

Que la “oposición” del PSOE no vea la ocasión para derrocar al gobierno madrileño es otra incógnita difícil de explicar y que todos los demás estemos en casa esperando a ver si mejora el tiempo, nos hace corresponsables de esta situación.

Nos mean, dicen que llueve y parece que nos lo creemos. ¿Qué tiene que pasar para que nos movamos?

Estatuas si, murales no

El Ayuntamiento de Madrid borra la obra de Guillermo J. Bueno

Representación de las élites si, representación de los problemas no.

El gobierno si, el pueblo no (que democracia más rara disfrutamos)

Las élites aseguran sus privilegios, protegiendo sus símbolos y tratando de impedir la reflexión y la representación de lo que no controlan.

El artista madrileño opina que el acto de borrar su obra no hace más que retratar al Gobierno de Madrid en su manera de contemplar la libertad de expresión o la posible crítica hacia ellos, hacia algo que se salga de la norma o les pueda dejar en evidencia.(Idoia Ugarte, El País 13-9-2020)

El Ayuntamiento lo borra porque incita al odio (¿contra la Policía?) y la conflictividad social, pero VOX incita al odio y la corrupción a la conflictividad social y prefieren gobernar con ello.

Decía mi abuela: se coge antes a un mentiroso que a un cojo.

¡Por una cultura sin censura!

Nota. Ha muerto Joaquín Carbonell un cantautor imprescindible. Una pena. Pero nos quedan sus canciones. Saludos para Dimitris.

Los desgobiernos del PP

Resulta difícil de entender la actuación de unos gobiernos que alardean de no gobernar mientras trincan.

El PP concurre a las elecciones y llega al gobierno, se supone que para administrar el patrimonio público, pero no, lo hace para convertir los servicios públicos, que son de todos, en un negocio para unos pocos. Mientras, van apropiándose de los restos.

Además, no gobiernan: externalizan los servicios. Pero cobran como si gobernaran. ¿No estará esto en el código penal?.

Ahora estamos viendo los negocios de la caja B de Bárcenas-M.Rajoy, pero el modelo más brillante es el del consejero de Sanidad de Esperanza Aguirre que destrozó el Severo Ochoa de Leganés y la vida de varios de sus médicos acusándoles de asesinato por aplicar cuidados paliativos.

Luego entró en los consejos de administración de varias empresas sanitarias (privadas, por supuesto) y ahora ofrece los servicios de su gabinete de abogados para pleitear con la Administración, aprovechando los contactos que hizo cuando “gobernaba”, exigiendo indemnizaciones por algunos episodios del estado de alarma.

Hay muchos episodios más en su currículo como depredador de bienes públicos, El País de ayer menciona algunos.

Este señor es el paradigma del “nacido para trincar” al que Esperanza Aguirre proponía para hacerle un monumento. Con esto queda todo dicho.

¿Aún hay alguien que se extrañe de las ayusadas?

11 de septiembre de 1973

Hay fechas difíciles de olvidar. Cuando pasa el tiempo y no cesa el dolor, se resiste a venir el olvido.

El Golpe de Estado de Pinochet, patrocinado por Nixon y Kissinger, acabó con el gobierno legal de Salvador Allende, con su vida y con miles de muertos y desaparecidos.

Ese mismo año, Kissinger recibió el Nobel de la Paz. Quizá en busca de un segundo premio repitió el golpe en Argentina tres años después. Ahí empezó la operación Cóndor con asesinatos y desapariciones y la experimentación, en ambos países, de las teorías neoliberales que quizá han causado más muertos aún que las represiones militares.

El Juez Garzón procesó al general Pinochet, en nombre de la Justicia Universal, ya que Chile no lo hizo. La Jueza Servini está intentando hacer lo mismo con los asesinatos de la transición en España, porque la Justicia española se niega a hacerlo.

¿Cómo lo vamos a olvidar si los asesinos son siempre los mismos y nuestros muertos siguen en las cunetas?.

¿Por qué privatiza el PSOE los bienes públicos?

Felipe González comenzó la privatización de las grandes empresas públicas españolas: Telefónica. Argentaria, Endesa … abriendo así, para sí mismo y para las élites de su partido, las puertas de los consejos de administración, los puestos bien pagados de la Unión Europea y de otros organismos internacionales, etc.

Así se empezó a esfumar la industria española y nuestra economía fue quedando en manos de la Construcción y el Turismo y, sobre todo, del sector financiero privado, por supuesto.

¿Eso es buena gestión?

Pedro Sánchez ha mantenido en secreto las maniobras para privatizar el único banco en que el Estado tiene la mayoría de las acciones (el 61%), porque era una operación muy delicada. Y tanto, se quiere cargar la mejor posibilidad de tener una banca pública que haga frente -compitiendo- a los desmanes de la banca privada que tiene todavía pendientes procesos por hechos muy parecidos a la estafa a sus clientes -claúsulas suelo, preferentes, comisiones abusivas, ….- y a todos los ciudadanos con sus evasiones y elusiones fiscales.

De Guindos fue el primero que aludió, con evidente sorna -¿queríais socialismo?- a la discreta maniobra de la ministra Calviño para privatizar lo público a espaldas de sus propietarios. Uno consiguió la vicepresidencia del Banco Central Europeo con sus desmanes económicos en el gobierno de Rajoy y la otra busca otro sillón de oro a costa de los españoles. Es de suponer que Pedro Sánchez lleva el mismo camino.

Esta privatización, como dice Carlos S. Mato, sólo tiene desventajas para la población. El mito de la competencia se está convirtiendo en la realidad de los oligopolios. La banca podrá seguir abusando de sus clientes, que ni tenemos legislación y Justicia que nos proteja, ni otras opciones reales.

¿Qué hará la izquierda? Porque en el gobierno parece que hay un grupito minoritario de izquierda. ¿Tragará?

¿Tragaremos todos encerrados en casita por si viene el virus?

La clase política

El enjuiciamiento a Martín Villa por “delitos de homicidio agravado” que intenta desde hace años la justicia argentina, con arreglo a la Justicia Universal, porque no lo asume la española y la “solidaridad” de los ex-presidentes de gobierno (y algunos ex-ministros) del PP y el PSOE, pone en evidencia la existencia de una clase política basada en las puertas giratorias y el bipartidismo (como en el siglo XIX), enfangada en la corrupción y en pánico por si se revisan episodios oscuros de la inmodélica transición.

Ya sabemos que, como las brujas, en nuestra sociedad no existen las clases, pero ellos se comportan como si tuvieran “conciencia de clase”, curioso.

Un régimen, el del 78, que con más de 40 años ha ido deteriorándose por la enfermedad degenerativa del neoliberalismo. Que se niega a reformar la ley electoral (que tiene más de 40 años), con grandes trampas antidemocráticas como las listas cerradas, la Ley D’Hont y con un reparto de circunscripciones que hacen que un voto de Soria valga como 35 de Madrid.

Con un sistema impositivo radicalmente injusto que parece imposible cambiar porque las empresas del Ibex y las grandes fortunas se niegan a contribuir a los gastos públicos mientras les estamos pagando servicios de enorme coste como los militares que sólo les benefician a ellos y no queda dinero para pagar la educación, la salud y las necesidades básicas de la mayoría de los españoles.

Que se ha resistido 45 años a recuperar los bienes que se incautó Franco y ahí siguen los muertos de las cunetas.

Esta clase política emparentada con la económica, en su obsesión por convertir todo en “negocio”, ha deteriorado los escasos “controles democráticos” que diseñó el nuevo régimen y está gobernando para los más ricos, sumiendo en la precariedad laboral -ahí siguen las reformas laborales, ya ni se habla de cambiarlas-, económica -que no se hable en los medios de las colas del hambre no quiere decir que no existan-, social -el virus ha destapado el deterioro del sistema nacional de salud- y política -ya ni se habla de las leyes mordazas-.

Esta clase política se ha puesto al servicio de las mafias financieras y sus máximos representantes, los ex-jefes de gobierno -sin complejos, como la extrema derecha- saben mejor que nadie que todo lo que deteriore los pilares básicos del Estado -y la Justicia es uno de ellos- abre puertas en los consejos de administración y en las instituciones supranacionales.

Franco murió pero el franquismo sigue vivo.

Los signos y la HISTORIA

Hay cierta polémica por cambiar el nombre a las calles y derribar algunos monumentos. Incluso cuando hay una Ley que lo apoya. Los que protestan por ello, diciendo que eso daña la Historia, parecen no saber distinguir entre signos e Historia.

La Historia es el estudio del pasado y su interpretación para entender el presente, con la metodología de las Ciencias Sociales. La Historia no es sagrada y La Historia Sagrada es puro mito, por eso los historiadores van buscando el significado y el sentido de los hechos pasados.

Los signos sirven para comunicarse y también para escribir e interpretar la Historia, pero no son la Historia, son lenguaje.

En los más de 2000 años de historia se pueden contar en España como períodos democráticos, con bastante optimismo, los dos años de la 1ª República en el siglo XIX, cinco de la 2ª y los cuarenta y dos últimos, cuarenta y nueve en total, un 2,45%. En todos los demás han dominado diferentes oligarquías y casi todos los monumentos y nombres de las calles los han puesto ellas para legitimarse a sí mismas.

En democracia, estos signos deberían ser consensuados. Los que se oponen al cambio, como a muchos otros cambios, son los que se identifican con esas oligarquías y añoran la Dictadura, que renombró muchas de las calles, y temen las nuevas interpretaciones de la Historia, porque dañan su nuevo disfraz democrático y pueden desnudar su linaje.

El actual alcalde de Madrid, mandó destruir la lápida del cementerio de La Almudena en la que figuraban los nombres de los fusilados por defender el gobierno legal de la 2ª República. Un personaje así es un peligro porque esa ha sido siempre la obsesión de las oligarquías: destrozar a las personas que exigían Democracia y aún su memoria.