Bulo: Una ley desgravará la inversión en autoconsumo eléctrico

El gobierno reconoce que, con desgravaciones en el IRPF, se han estado potenciando durante muchos años los fondos de pensiones privados y ahora quiere ponerse de parte de la ciudadanía desgravando, de manera muy ventajosa en la declaración de la renta, las inversiones que se hagan para conseguir un auto consumo eléctrico para disminuir el poder abusivo de los monopolios energéticos para imponer precios.

Por fin, un gobierno de España de pone del lado de la gente corriente. Quizá esto sea una pequeña iniciativa para avanzar hacia un sistema verdaderamente democrático, frente a un sistema que esquilma los presupuestos familiares.

¿Para cuándo una Hª de España bien contada?

En la Dictadura se reescribió la Hª de España para acomodarla al lema “Por el Imperio hacia a Dios” y, con el exilio de la intelectualidad y la purga del profesorado formado en la República, la nueva historia se empezó a parecer a la Historia Sagrada: puro mito. Ayer Televisión Española pasó el documental “Annual 1921” que, a pesar de parecer reciente, bebió de las fuentes sagradas.

En su versión de la guerra del Riff (Marruecos), los invasores españoles son los buenos y los marroquíes invadidos, unos traidores y las mujeres “sedientas de venganza”, que aunque no se explica por qué es fácil de imaginar. Como en la guerra de la Independencia, pero al revés, en esta los guerrilleros españoles eran los buenos y, curiosamente, el comportamiento de los marroquíes es muy similar al de los españoles contra los franceses.

Como es propio de los medios de confusión, este documental cuenta los sucesos sin ningún tipo de contextualización y centrándose en los hechos militares, como si la guerra -colonial, por supuesto- no tuviera motivos económicos. Quizá por ello los protagonistas son dos generales y el Rey (éste poco, merecería más explicaciones, ya que su implicación fue uno de los motivos que le hizo huir al proclamarse la República).

Tampoco se habla (se menciona muy de pasada) de la tremenda corrupción de los jefes militares, que hace casi 90 años, retrató Arturo Barea en la segunda parte:» La ruta» de su trilogía “La forja de un rebelde”, que tiene más verdad que muchos libros de historia.

¿Qué hacían los españoles en Marruecos? En el documental no se plantea esta importante pregunta. Lo diré yo: defender los intereses de los grandes accionistas españoles de las minas del Riff (el Conde de Romanones, varias veces presidente del gobierno, la burguesía catalana -el Marqués de Comillas y el Conde Güell-, el propio Rey ….). Las minas eran lo más importante del Riff, pero ni se mencionan.

Por otro lado, creo que ya va siendo hora de que a la llamada Guerra Civil se la llame, como en el extranjero, la Guerra de España, porque no fue, como se cuenta, una guerra entre españoles, sino una guerra internacional de demócratas contra fascistas, como acreditan las Brigadas Internacionales en el lado republicano y los fascistas italianos y nazis alemanes, con los rebeldes.

BULO: El gobierno se enfrenta al monopolio de las eléctricas

De fuentes generalmente mal informadas se oye que:

El gobierno quiere primar la autogeneración ciudadana de energía eléctrica, porque sale más barata al no tener que trasladarla cientos de kilómetros para que llegue a los hogares y por no tener que pagar dividendos a accionistas. Ellos la crean y ellos la disfrutan.

Para ello, creará una empresa pública, como la que tienen otros países europeos, para administrar las presas hidroeléctricas, que fueron construidas por el Estado y terminan su periodo de concesión a grupos privados, y para potenciar el autoconsumo de energía eléctrica.

Cambiará el sistema de subastas para no pagar la energía hidroeléctrica y la nuclear, ya amortizadas, a precio de gas (agua a precio de whisky).

En los Presupuestos Generales del Estado (PGE) de este año, se recoge una partida para subvencionar las instalaciones de autoconsumo en viviendas unifamiliares, bloques de propietarios y cooperativas de autoconsumo eléctrico.

En las leyes de acompañamiento de dichos PGE se incluye una que permite la desgravación del IRPF por inversión en instalaciones de autoconsumo individuales, colectivas o de cooperativas.

BULO: Todos somos culpables del calentamiento global

En este mundo, del que la Democracia tuvo que exiliarse hace tiempo, porque los muy ricos le hicieron la vida imposible; unos pocos toman las decisiones y la mayoría sólo tenemos la opción de cumplirlas o no (al precio que nos impongan). Repartir las culpas del expolio del planeta entre todos, ni es justo ni es verdad.

El Calentamiento Global reaparece en los medios, porque se ha reunido el G-20, que es un grupo formado por el Presidente USA y sus capataces. USA es uno de los países que más contamina, junto con China y la India. El acuerdo anterior para la conservación del medio ambiente se tomó en París y el Presidente Trump no lo firmó.

Ahora Biden, visita al Papa (¿para confesarse?, sólo el Pontífice perdona los pecados más grandes), y convoca esta cumbre sin India y China que son fundamentales (contaminan mucho y son potencias económicas), para sentirse emperador, imponer sus condiciones y dejar al margen a sus competidores.

Hoy, en el desinformativo de las 8h, RNE en vez de explicar estas cosas, miente pontificando que del Cambio Climático somos culpables todos. El sumario del desinformativo de las 14h, eligió una frase de Boris Johnson (Trump 2.0) que le echó la culpa a “la humanidad”. Este discurso que olvida mencionar a las grandes industrias, los monopolios de los combustibles fósiles y las trabas para usar energías renovables, por ejemplo, deja fuera de foco a los verdaderos culpables -lo que se llama crear “realidad mediática” (manipulación)- y puede ser comprensible en los medios privados controlados por la banca, pero resulta doloroso en los medios públicos que pagamos entre todos.

Como decían en mi pueblo: además de puta, poner la cama.

BULO: La soberanía nacional reside en el pueblo español

Lo dice la Constitución Española de 1978, en su artículo 1.2, pero parece ser mentira.

Por lo que se ve, los que mandan son unos desconocidos (a los que nadie ha votado y que parecen “trabajar” en Bruselas), pero a lo mejor tampoco son esos.

Lo cierto es que se quiere derogar la Reforma Laboral y parece que no va a poder ser, porque antes lo tienen que aprobar allí y a los empresarios no les viene bien. Además va a ir Pablo Casado para asegurarse de que allí no lo aprueban y la ministra Calviño igual le acompaña porque en este punto, como en muchos otros, está más cerca del PP y de la patronal que de sus socios de gobierno.

Esto no es la primera vez que pasa. Todos los años se les manda el proyecto de presupuesto -que es una de las claves de la soberanía nacional: cómo nos gastamos los cuartos- para que le den el visto bueno, antes de discutirlo aquí en el Congreso, que es donde dice la Constitución que se ubica la soberanía.

Pero también hay enemigos internos. Que el Tribunal Supremo obligue a cesar a un diputado (representante de miles de personas que le votaron), porque un magistrado (protagonista de varias sentencias “raras”) le condene sin pruebas y la presidenta de la Cámara se lo entregue contra el criterio de sus propios asesores legales, y de muchos expertos juristas, tampoco ayuda a entender donde reside la soberanía nacional o si está de vacaciones en el extranjero.

Las dos almas del PSOE (2)

No es fácil convivir con el PSOE, que un día se levanta socialdemócrata y otro socioliberal. Así ha sido siempre y por eso va perdiendo credibilidad, sobre todo para los que se percatan de que en todos sus gobiernos el equipo económico siempre es neoliberal.

Desde Solchaga y Boyer hasta Calviño, no encontrarás un ministro del área económica que no lo sea. Aún hoy, cuando la doctrina neoliberal se ha desacreditado a sí misma, pero sigue impuesta por los que tienen poder para hacerlo.

Para ocultar esta realidad, el PSOE recurre a la política de gestos: un “ingreso mínimo vital” que no llega ni a la mitad de las personas en riesgo de exclusión, por ejemplo.

Si llega el momento de derogar la Reforma Laboral, Sánchez saca a la ministra más neoliberal para que lo impida y trata de ocultarlo con otro gesto “Abolir la prostitución”, que puede estar muy bien, pero que es contradictorio con mantener la Reforma Laboral, la Ley de Extranjería y la cortedad del Ingreso Mínimo Vital, porque las prostitutas necesitan comer, como todo el mundo.

Las tarifas de las eléctricas y las gasolinas, son otra muestra de como el alma neoliberal, proclive a los monopolios, acaba siempre superando a la socialdemócrata.

La claudicación del poder legislativo ante el judicial, ejecutado por la presidenta de la Cámara, frente al informe contrario de los letrados de la propia Cámara y destacados juristas y catedráticos universitarios, es otro ejemplo.

Talmente parece que el alma socialdemócrata sólo asoma en los Congresos o en las campañas electorales.

No basta con decir que se es socialdemócrata, además hay que parecerlo. Por cierto, ¿cómo se arreglarán los militantes para saber qué alma se tienen que poner cada día?

Bulo: Luis de Guindos condenado por estafa

El Tribunal Supremo ha condenado a Luis de Guindos, exministro de Mariano Rajoy, por malgastar más de 60.000 millones de euros para el rescate de la banca, con el argumento de que esta operación no iba a tener un coste real para los españoles.

El alto tribunal basa la sentencia en que sólo se ha recuperado un 7% de lo gastado, y condena al exministro a prisión permanente revisable.

Nota. Ya sabemos que el resultado del rescate fue premiar al protagonista con la subdirección del Banco Central Europeo pero, en vista de que los bulos tienen más éxito que la información fidedigna, he cambiado de bando para conseguir el triunfo en las redes sociales y los grandes medios, con la esperanza de que el Banco de España o alguno de los grandes bancos me fiche para su gabinete de Comunicación.

Ya sé que no soy periodista pero se me da bien la ficción, de joven me dieron varios premios literarios.

Reconozco que, a estas alturas, el término “real” resulta un tanto ambiguo. Trataré de hacerlo mejor en el siguiente.

Lo siento, no volverá a ocurrir.

¿Será marciano el ministro Escrivá?

Al menos, parece que vive en otro planeta. Sus propuestas casi nunca cuadran ni con lo que negocia el gobierno con los sindicatos, ni con lo que observamos los ciudadanos de a pié.

También puede ser que esté en ese ministerio para defender los intereses de las grandes empresas y los fondos de pensiones, lo mismo que la Sra. Calviño defiende las directrices de la UE al servicio de los intereses de los lobys europeos o que la Sra. Rivera le pide empatía a las eléctricas en vez de exigirles juego limpio o el presidente va a EEUU a ver qué les puede vender a los fondos buitre -lo mismo que Ayuso-, con lo que comprendimos por qué se resiste a controlar el precio de alquiler de viviendas (derecho básico) como hacen en Alemania.

El caso es que este ministro pide un cambio de cultura para que se pueda trabajar hasta los 75 años y Juan Torres López (Catedrático de Economía Aplicada) le contesta algo que parece normal:

“Quizá el cambio cultural que haya que plantear vaya en otro sentido. Necesitamos más bien que las empresas que tienen más poder de mercado asuman como cultura la de la competencia, la productividad y la innovación y no solo la de la explotación. Y, sobre todo, la cultura que implica que las leyes (incluidas las laborales) hay que respetarlas. En España se está produciendo un fenómeno de sobreexplotación laboral del que apenas se habla y que está suponiendo un coste no solo personal y no monetario dramático, sino general y muy caro en recursos económicos y financieros. A las empresas les compensa incumplir las normas legales que regulan el tiempo de trabajo y se está produciendo una intensificación en los horarios que reduce la productividad, destroza la trayectorias profesionales y tiene un coste de oportunidad extraordinario en términos sanitarios, educativos e incluso demográficos.”

¿Quién es Carlos Lesmes? Por fin, periodismo

Ignacio Escolar publica en elDiario.es un informe sobre la trayectoria profesional de Carlos Lesmes, presidente del Consejo General del Poder Judicial y del Tribunal Supremo.

Con este informe queda retratada la lamentable situación actual de la Justicia española y se entiende la inaceptable actitud de bloqueo de la renovación del CGPJ que mantiene Casado en defensa de la supervivencia del PP y contra el mandato de la Constitución.

Es vergonzoso que podamos ser el hazmerreir de Europa, no de la Unión Europea que ya sabemos como anda.

Pero de algo tenemos que felicitarnos: Por fin periodismo de verdad, en vez de la propaganda mediática cotidiana.

11 de septiembre. 48 aniversario del Golpe de Estado Militar en Chile

Tal día como hoy de 1973, EEUU levantó al ejército chileno contra el gobierno democrático del Presidente Allende, sirviéndose del general Pinochet. Este golpe y la dictadura correspondiente fueron una de las tragedias más sangrientas de la segunda mitad del siglo XX. Su finalidad: propagar el régimen económico neoliberal que tantos destrozos ha causado en el mundo entero.

Pero hoy los medios de propaganda ocultan esta hazaña norteamericana exagerando la importancia del extraño ataque terrorista a las Torres Gemelas de Nueva York. El sistema de propaganda impone este evento en las portadas como “el atentado que cambió el mundo” y esto es un insulto a la población en general porque forma parte de una gran mentira.

Llaman “cambiar el mundo” a que la administración americana aprovechara la ocasión para intentar hacerse con el petróleo y las riquezas minerales de Oriente Medio invadiendo Afganistán e Iraq, cosa que llevaban planificando desde mucho tiempo antes. Las dos invasiones, como la posterior de Siria, han sido un fracaso, porque destrozaron dichos países, pero no lograron hacerse con sus riquezas, al menos totalmente. El mayor éxito fue para el complejo industrial-militar, sobre todo americano, pero también francés y para el negocio de la guerra (ejércitos privados, suministros, etc.). Aún hay muchos puntos oscuros en “la verdad oficial” sobre el atentado a las Torres Gemelas.

El éxito norteamericano, fue consolidar el “terrorismo islámico” como enemigo mundial, porque la adaptación al capitalismo de la antigua Unión Soviética, lo descartaba ya como el enemigo fundamental que el sistema económico USA necesitaba para justificar sus negocios.

Este sistema de propaganda es el que desvía la mirada de la tragedia afgana, centrando la atención en el radicalismo talibán y su odio a la mujer. Sonali Kolhatkar, RAWA (Asociación Revolucionaria de mujeres de Afganistán) explica cómo ve la situación actual en Viento Sur: “En los últimos 20 años, una de nuestras demandas fue el fin de la ocupación norteamericana y de la OTAN e incluso mejor si se hubiera llevado consigo a sus fundamentalistas islámicos y tecnócratas y hubieran dejado que nuestro pueblo decidiera su propio destino.”

En este sistema económico que disfrutamos, los medios que informan son arrojados a la cuneta para que los que hacen propaganda circulen con más facilidad.

Afortunadamente, algunos siguen informando desde la cuneta y muchos ciudadanos tenemos memoria. A nosotros, las maniobras mediáticas no nos hacen olvidar la tragedia chilena porque recordamos el sufrimiento de la mayor parte de la población, entre ellos algunos de nuestros familiares.

Blog de Antonio Campuzano