Bréxit: Avaaz pierde una batalla. Yo no.

Ricken Patel y Avaaz me mandan un mensaje contándome que con el bréxit han perdido una batalla pero no la guerra y piden unidad y amor.

Para mi, el bréxit es el rechazo a las políticas económicas de la UE que han aumentado de forma extraordinaria el número de pobres para favorecer a los ricos.

Hoy mismo, el profesor Vicenç Navarro en su blog explica “Lo que los medios no dicen sobre las causas de Brexit” y menciona, entre otras cosas que, “según la encuesta Pew, el 92% de la población en Grecia desaprueba la manera como la UE ha gestionado la crisis existente en Europa; tal porcentaje es de 68% en Italia, el 66% en Francia y el 65% en España”. Es decir, somos mayoría los que estamos en desacuerdo con esta UE.

La unidad y el amor que pide Avvaz no sirven para resolver la lucha de clases y la desaparición de explotadores y explotados.

No conozco a Ricken Patel y, aunque he firmado algunas peticiones de Avaaz que me parecieron justas, desde hoy miraré con desconfianza sus propuestas porque su discurso de paz y amor no me vale para erradicar la explotación y los abusos de las mafias financieras que dominan la UE.

Considero que el bréxit ha sido una buena llamada de atención a los eurócratas porque el rechazo a sus políticas es mayoritario entre los europeos aunque los medios de propaganda digan otra cosa. Esta UE no nos interesa a la mayoría de los europeos porque ni es democrática, ni es transparente (el TTIP es una prueba de ello), ni es justa porque está provocando una enorme brecha social, en la que ya no basta con tener un trabajo para no ser pobre.

Esta UE o se modifica mucho o habrá que destruirla. Porque se ha convertido en un instrumento para la explotación. Por tanto esta batalla la hemos ganado muchos europeos aunque no seamos ni xenófobos ni ultraderechistas como mienten Avaaz y los medios. Y tendremos que deshacernos de los políticos que la apoyan.

Es evidente que las bolsas han sufrido el impacto del bréxit. Los amos de las bolsas (las armas del terrorismo financiero) son los que nos perjudican. Si Ricken Patel y Avaaz están con las bolsas bien ha estado que nos lo digan.

Brexit: nos libramos del próximo recorte

Todo empezó con el tratado de Maastricht, que Izquierda Unida fue el único grupo español que no firmó. Luego vinieron el tratado de Lisboa y tantos otros.

La oligarquía financiera diseñó y fue forjando una Unión Europea a la medida de sus intereses y, por tanto, contra la mayoría de los europeos.

Esta mañana, en la SER, Pepa Bueno y Jonh Carlin, dos periodistas a sueldo de la oligarquía, estaban dolidos y desconcertados, no se lo esperaban. A ellos no les afecta la crisis, forman parte del 20% que se beneficia de las migajas del poder.

A pesar de las enormes campañas mediáticas, en G. B. ha ganado la salida. Ahora otros países tendrán que celebrar referendum y la UE se verá obligada a abandonar el austericidio que beneficia a los ricos y machaca a los que no lo somos.

Varufaquis dijo: democratización o destrucción. La destrucción ha comenzado, si no comienza pronto la democratización que permita a los europeos sentirse partícipes de las grandes decisiones, en lugar de sólo víctimas, veremos la desintegración de la actual U.E.

Para empezar, ya no podrán imponernos ni la multa ni el recorte que nos tenían preparados y si gana Unidos Podemos la democratización de la UE será más rápida.

No es una crisis, es una estafa

El número de millonarios españoles aumentó el año pasado en España más que en cualquier otro país de Europa […] Desde que estalló la crisis financiera, en 2008, el número de millonarios españoles se ha incrementado un 50%, precisa el estudio.” (El PaísEspaña es el país europeo donde más aumentó el número de ricos en 2015”).

En el artículo de El País no se habla de las causas, pero son evidentes: un sistema impositivo injusto que beneficia a los ricos y perjudica a todos los demás. El fraude fiscal y las amnistías fiscales. La ausencia de medidas políticas contra los paraísos fiscales. Los recortes en las prestaciones sociales. Las reformas laborales que han bajado los salarios de los trabajadores y aumentado el beneficio de las grandes empresas y de sus accionistas, la corrupción …

La crisis no ha afectado por igual a todos los españoles y Zapatero y Rajoy han dado ayudas a las grandes empresas y han rebajado impuestos a las grandes fortunas mientras favorecían las bajadas de salarios y los fraudes a la Seguridad Social. Estas son las políticas del bipartidismo que causan el aumento del número de ricos y que en este momento casi un tercio de los españoles están en peligro de exclusión.

¿Está claro a quién hay que votar el domingo?

Gallardón vuela a Venezuela

En Madrid acaba de estrenarse, esta misma semana, la comisión municipal que investiga las cuentas de las dos últimas legislaturas (Gallardón y Botella) con una sesión prácticamente protocolaria porque el PP se niega a participar y Gallardón ya vuela a Venezuela. ¿Volverá si le llaman para dar alguna explicación?

Parece que ha encontrado un trabajillo allá. Junto con Felipe González tratará de defender al opositor encarcelado. Bonita pareja Felipe y Alberto defendiendo los derechos humanos al otro lado del Atlántico. Aunque quizá no en el lugar más necesario, en Colombia, Costa Rica, Guatemala, … quizá los necesiten más.

Pero este trabajo puede serle muy útil. Si no sale bien la investigación de cuentas quizá ahora adquiera experiencia sobre cómo defenderse. La verdad es que él no ha trabajado en esto casi desde que salió de la facultad. Con 25 años ya se colocó de concejal en el Ayuntamiento de Madrid.

Si le llaman a declarar ¿volverá? Seguro que Felipe González le aconseja bien, ya que está acostumbrado a aconsejar a gente muy importante.

Al menos ha dejado a su hombre de confianza en “Al rojo vivo” para que defienda sus intereses y amague dentelladas al concejal de Economía y Hacienda.

¿Veremos también a la Sra. de las peras y las manzanas en el extranjero?

La lucha interna del PSOE

La falta de liderazgo en el PSOE hace visible la lucha interna por el poder.

Por un lado la casta de las puertas giratorias (Felipe González, Solana, Almunia, Borrell, Sevilla, Chacón …), que asumieron la ideología socioliberal o neoliberal a secas, tratan de defender los intereses de sus patrocinadores que se plasman de manera sencilla: la Gran Coalición y el apoyo a las políticas de la Troika.

Las bases que, a pesar de las políticas de su partido, siguen defendiendo y hasta creyendo que son socialdemócratas, se sienten defraudadas porque ven que la falta de democracia interna hace inútiles sus esfuerzos.

Los ciudadanos que sin ser afiliados han votado muchas veces al PSOE, ya no se creen sus promesas porque han visto que cuando están en la oposición dicen una cosa y cuando llegan al gobierno hacen otra.

En esta situación, este partido se convertirá en bisagra en las próximas elecciones y se verá obligado a elegir entre apoyar la continuidad de Rajoy o llegar a acuerdos de gobierno con Unidos Podemos.

Contra la postura de Sevilla en el debate de los economistas y la de Sánchez en el debate de los políticos, la Sra. Batet, la gran esperanza rubia, que ha desplazado a la Sra. Chacón en Cataluña y se ha colocado como segunda en la lista de Madrid, acaba de optar por la coalición de izquierdas.

La Gran Coalición supondría la desaparición del PSOE, pero a sus defensores quizá no les importe porque ya están “colocados” en el mundo de los negocios. La siguiente generación, la de la Sra. Batet, es la que necesita “empleo”. Esto puede desplazar al partido hacia la izquierda desde el centro derecha en que le colocó Sánchez con el pacto con Ciudadanos. La consecuencia puede ser un gobierno de izquierdas, incómodo para los grandes capitales y la actual jerarquía de la Unión Europea.

¿Cómo podrían reaccionar las mafias financieras para resolver este problema?. Obama visitará España en el momento en que se esté negociando la formación de gobierno ¿Esconderá alguna amenaza en la manga?. Un pequeño atentado “islamista” bien manejado por los medios del Sistema podría generar muchos votos para la viejuna derecha tradicional.

La socialdemocracia y el PSOE bifronte

Coherente con su trayectoria bifronte, el PSOE presenta hoy su cara socialdemócrata para tratar de ganar votos negando su praxis socioliberal que inauguró el gobierno Felipe González con privatizaciones, reconversiones industriales salvajes, reformas laborales y de pensiones, etc. que le costaron cuatro huelgas generales por parte de unos sindicatos menos domesticados que los actuales.

Zapatero siguió en la misma línea con políticas sociales de izquierdas y políticas económicas de derechas (reforma laboral, “no cobro” a las eléctricas de los más de 3.000 millones que la justicia señaló que habían cobrado de más a los consumidores, bajadas de impuestos a los ricos, etc.). Con Zapatero y Rubalcaba el PSOE era “progresista” (no de izquierdas) y llegó a decorar sus mítines con fondo azul.

Pedro Sánchez ha vuelto al fondo rojo para ganar votos y a reconocerse socialdemócrata para competir con Unidos Podemos y Susana Díaz, que está ejecutando en su feudo políticas socioliberales (negativa a una banca pública, recortes en sanidad y educación, propaganda en las escuelas de la economía neoliberal con “educación financiera”, etc.), ahora se reclama socialdemócrata, pero uno es lo que hace, no lo que dice.

Esto lo explica muy bien hoy, en Público.es, el profesor Vicenç Navarro en “Contestación a Susana Díaz: ¿Qué es la socialdemocracia?”, uno de los pocos intelectuales que no pertenece a la cuadra de El País y que tiene la trayectoria, el rigor y la coherencia que tanto se echa en falta en nuestro país.

El socialdemócrata transversal y el vendedor de preferentes

El domingo pudimos ver un debate político genuinamente televisivo.

Tras la presentación inicial, se nos ofreció un resumen de actuaciones anteriores que terminó con Rivera recibiendo aplausos.

Luego comenzó el debate propiamente dicho en el que Rivera interrumpía continuamente al adversario y, por casualidad o por querencia, las cámaras iban automáticamente hacia él siempre que abría la boca.

Parece que Iglesias no quiso que Ana Pastor moderara el show, quizá porque esta presentadora no es mucho de moderar, mas bien de atacar a quien se lo merece según los sacrosantos intereses de la cadena. En el fragmento que yo vi, creo que Évole también se mostró parcial en algunas ocasiones, quizá para que no olvidemos que el que paga manda y esta cadena, como la 3, es también de Lara – Planeta – La Razón, etc.

No vi como acabó, porque pronto me cansé de las peleas que se favorecen en la tele-espectáculo y porque no me resultaba interesante el enfrentamiento entre el socialdemócrata transversal (no sé si al difunto Marx le habría gustado la etiqueta de socialdemócrata que le adjudica este profesor) y el vendedor de preferentes, que con su discurso camuflado con generalidades y conflictos extranjeros lo que trataba era de vendernos un pescado de muy mala calidad.

Tengo curiosidad por ver el debate de los economistas.

El PSOE un partido marxista-grouchista

Felipe González, en el primer congreso del partido celebrado en España al comienzo de la transición, forzó el abandono del marxismo amenzando con su dimisión y adoptó el marxismo-grouchista en su máxima: tengo una moral, pero si no les gusta tengo otra. Él decía: “Gato blanco o gato negro da igual, lo importante es que cace ratones”.

Este partido se ha caracterizado por proponer políticas de izquierda cuando está en la oposición y ejecutar políticas de derechas, sobre todo en el ámbito económico, cuando está en el gobierno. Por eso va en caída libre, como su homólogo francés que está tratando de imponer allí la reforma laboral que aquí impuso el PP, o como el griego y el italiano que ya están prácticamente desaparecidos.

Pedro Sánchez se desgañita con el discurso del “cambio” que es algo tan ambiguo como el “quítate tu para ponerme yo” que ha acordado con el PP en los 40 años de timo-transición. Anclado en el bipartidismo, en posiciones de centro derecha, como su rápido entendimiento con Ciudadanos y sus actuales ataques a Podemos demuestran (aunque los medios de propaganda del sistema se empeñen en etiquetarlo de izquierda), ya nadie medianamente informado confía en ellos y así lo demuestra la encuesta que publica hoy El País en que el perfil de sus votantes se parece bastante al de los del PP.

Ya no habla ni de derogar la Reforma Laboral, ni la Ley Mordaza, ni la Ley Wert, ni de reforma fiscal … como hizo en la campaña electoral de diciembre. Ahora habla de “cambio”, para ver quien pica, porque los que mandan en el PSOE han decidido que lo que les conviene, a ellos y a la banca, es la Gran Coalición con el PP. Su homenaje al expresidente Suárez es un gesto surrealista de complicidad con la derecha.

Mientras tanto harán ruido por si funciona lo de “a río revuelto …”.

La estrategia del miedo

Ayer, festividad de San Isidro en Madrid, sobre las 17:15, al pasar cerca del intercambiador de Atocha, nos encontramos con un control de la Policía Nacional. Prácticamente paramos, porque de tres carriles habían cerrado dos, e hicimos la caravana hasta que llegamos al último policía. En vista de que no nos hacían ninguna señal recomenzamos la marcha y, en ese momento un agente golpeó el parabrisas con un señalizador. Paramos y, con ademanes chulescos, se dirigió a mi que iba de copiloto diciendo que por qué habíamos acelerado, traté de bajar el cristal de la ventanilla y le respondí que no habíamos acelerado y, con la misma actitud chulesca, me dijo que bajara el cristal que no me oía. Yo, a pesar de mi hipoacusia, si le oía a él por lo que pensamos que simplemente estaba empleando actitudes intimidatorias.

Al final, sin pedirnos ni aparcar al margen, ni la documentación nos “permitió” marchar, pero la desagradable sensación de estar en un estado policial tardó varias horas en disiparse. Que un festivo, cuando vas al teatro, te amargue la tarde un policía nacional abusando de su autoridad y no respetando tus derechos ciudadanos, no es propio de un país democrático.

El ministerio del Interior, en funciones, presidido por un ministro que tiene un ángel ayudante que se llama Marcelo y ya le ha concedido la medalla policial a varias vírgenes incumpliendo la legalidad vigente según algunos sindicatos policiales y que está generando falsos informes policiales para atacar a partidos legales, es un ministerio pagado por todos los españoles que tributamos para que nos amedrente y votemos lo que les interesa, seguramente el partido al que pertenece el ministro. La policía está utilizando la impunidad que le da la Ley Mordaza.

Esto, no pasaba desde los tiempos de Franco que creímos haber dejado atrás, pero Franco ha vuelto, acompañado por Hitler, en una proyección sobre las torres del castillo de un ayuntamiento manchego regido por el PP.

Con hechos así, la Policía Nacional vuelve a vestirse de gris, como en los viejos tiempos, mientras el anterior responsable de la policía se ve imputado en la comunidad valenciana por corrupción.

Nosotros interpretamos este incidente como un acto pre-electoral tan ilegal como el uso de los fondos B que ha usado el partido gobernante en todas las elecciones de esta transición que algunos, cada vez menos, aún califican de modélica.

Los mercados y los políticos corruptos han convertido España no en una república bananera, en algo peor: una monarquía bananera.

El coste de las elecciones

Las elecciones son, en esta pseudodemocracia, una de los pocos cauces de participación de los españoles en la resolución de nuestros problemas.

A estas alturas ya está muy claro que, para el mundo del dinero, todo gasto que no les beneficie es supérfluo y si es en beneficio de la mayoría mucho más.

El gasto de las elecciones es el chocolate del loro si lo comparamos con el fraude y la elusión fiscal. Así que esta campaña contra las elecciones, acusando a los partidos de no ponerse de acuerdo, no es más que una maniobra de los capitalistas para desacreditar a los políticos y tratar de imponer, como hicieron en Italia y Grecia, gobiernos tecnócratas que sirvan a sus intereses.

Los medios de propaganda trabajan en esta dirección, como se puede ver hoy en la viñeta de Peridis en El País.

No queremos Gran Coalición PP-PSOE que es lo que está intentando la banca. Queremos elecciones libres y cuanto antes con una ley electoral justa.