Propaganda sionista en Arte Canal

Este centro especializado en grandes exposiciones acoge ahora una centrada en el campo de concentración de Auschwitz o, mas bien, en las penalidades de los judíos en dicho campo.

Procedente de Alemania, va a recorrer el mundo contando esos crímenes contra los judíos. En Madrid fue inaugurada por el embajador de Israel y parece que quieren poner un museo como el de Berlín.

Los grandes medios españoles elogian esta exposición y olvidan contar que en ese campo murieron 1200 españoles a los que no se menciona en la misma.

Holocausto es una marca excluyente porque sus “patrocinadores” se niegan a compartirla con gitanos, comunistas, homosexuales y los más de 9000 españoles que sufrieron las mismas penalidades que los judíos.

Esta exposición ha sido tachada de “adoctrinamiento” y de “negocio”, a 9 euros entre semana y 11 los fines de semana.

Recientemente una delegación de diputados españoles de diferentes partidos viajó a Israel para visitar Gaza y el gobierno Israelí les impidió la entrada. Los supuestos descendientes de los judíos maltratados por los nazis están haciendo ahora lo mismo con los palestinos.

Algunos estados están pidiendo a la ONU boicot comercial para Israel. Consideran que el apartheid de los palestinos es más duro que el que Sudáfrica infrigió a la población negra, pero el holocausto palestino durará todo lo que quiera la banca judía de Nueva York, a la que hace la pelota Trump cuando habla de trasladar su embajada a Jerusalén.

Como siempre, no estamos hablando de un problema de un problema religioso, sino de un problema político por el control de los mercados.

La parcialidad de El País

Titular de hoy “El Gobierno de Venezuela confirma que mató al piloto rebelde Óscar Pérez”.

En el artículo se lee “el agente que había organizado una célula guerrillera y se había alzado en armas contra el Gobierno” . En artículos anteriores se cuenta como este policía robó un helicóptero con el que atacó al Tribunal Supremo.

Este señor para la línea editorial de El País (al menos para el que hace los titulares) no es un terrorista, es un rebelde.

Cada vez es más frecuente ver en este periódico titulares que no concuerdan con el contenido del artículo. Se ve que los periodistas hacen su trabajo y el capataz se lo “reorienta” en el titular. El País tiene “categorías” especiales para lo que pasa en Venezuela.

Esto es libertad de empresa. En el Estado Liberal las empresas pueden hacer lo que quieran. En EEUU algunas farmaceúticas están regalando medicinas con componentes opiáceos que crean adicción y no pasa nada. Bueno, ha aumentado el número de muertos por sobredosis, pero esto afecta a los ciudadanos, no a las empresas

¿Hasta donde llegará este ya patético diario?

La “calidad” informativa de El País

El País digital muestra una noticia fechada ayer sobre la huella humana más antigua que se conoce.

La noticia es verdaderamente interesante porque a dicha huella se le atribuye una antigüedad (entre 5 y 15 millones de años) en la que aún no existían los humanos. Ni siquiera puede ser de un homínido porque la huella es de un zapato.

Que las redacciones de los grandes medios estén repletas de becarios, no puede ser beneficioso para la calidad de la información, pero como además ya casi no se redacta y se corta y pega de noticias de agencias, esta puede estar hecha, con cierta mala intención, por una señora de la limpieza un poco rencorosa porque teniendo una carrera está con trabajo precario.

En fechas como estas, o en vacaciones, nos estamos acostumbrando a encontrar un aumento de errores gramaticales, faltas de ortografia, noticias incomprensibles … porque jefes y veteranos se toman su descanso y allí queda lo que queda.

Este deterioro de la calidad de la información no deja de ser una enorme falta de respeto para los lectores de El País pero, lamentablemente, la legislación española y la justicia en general no respeta mucho el derecho constitucional a una información de calidad.

Desciende la esperanza de vida en EEUU

Baja por segundo año consecutivo y el Sr. Krueger, que fue presidente del Consejo Económico de Barack Obama, lo achaca al consumo de drogas por parte de los trabajadores.

Los economistas neoliberales suelen cometer errores de bulto en sus análisis porque suelen elegir las variables que les interesan y despreciar otras que pueden ser muy importantes.

Vicenç Navarro, que conoce bien ese país porque ha trabajado allí muchos años, hace casi dos años hablaba en su blog del desastroso modelo de sanidad USA y también sabemos de su esclavista sistema laboral que trata a los trabajadores como objetos de consumo (capital o recursos humanos), de usar y tirar.

El consumo de drogas por parte de los trabajadores se puede considerar un síntoma, más que una causa, de las enormes dificultades de supervivencia que produce en ellos el sistema económico y laboral.

Pero la doctrina neoliberal predica que el que no trabaja es porque no quiere y el que gana poco es porque no trabaja lo suficiente. Aunque esto ya no se lo cree nadie, el mundo empresarial lo sigue utilizando porque le produce beneficios.

Es lógico que el consumo de drogas coopere en el descenso de esperanza de vida, pero también colaborará un sistema de salud tan caro que no es asequible para muchísimos ciudadanos, una carencia de control en la salubridad de los alimentos que seguramente contribuye a que en EEUU el porcentaje de personas que sufre cáncer sea mucho más elevado que en Europa y muchas otras causas producidas por un sistema económico gestionado por los ricos para explotar a los pobres.

La caída de la esperanza de vida en un país desarrollado es claramente la consecuencia del sistema económico neoliberal. Aquí también lo estamos viendo. Echarle la culpa a la droga es distraer de las causas fundamentales.

Como dice el profesor Navarro: Así de claro.

¿Para qué sirve la OTAN?

La OTAN es el brazo armado de las grandes corporaciones norteamericanas para actuar al margen, o incluso en contra, de la ONU.

Es un lobby de la industria armamentística USA porque impone a sus asociados una homogeneidad en su armamento que prima a su industria.

Es sobre todo el arma que permite la hegemonía político-económica del imperio USA.

Los países no entran en la OTAN, ella entra en los países e hipoteca sus políticas de defensa. Eso mismo hace con la Unión Europea que, por eso, no tiene autonomía defensiva.

La actual OTAN dirigida por Trump impone a sus socios un gasto militar del 2% del PIB. España está presupuestando para 2018 un 3,8% del PIB, mínimo histórico que hace años esperaba llegar al 6%, cosa que nunca logró, porque continúan los recortes en todos los servicios públicos menos en Defensa que es un servicio que sólo beneficia a las empresas del IBEX, que son las que tienen intereses internacionales.

El gasto de Defensa lo pagamos entre todos los españoles y se benefician las empresas del IBEX que son las que menos tributan porque todas menos una tienen sucursales en paraísos fiscales.

La pertenencia de España a la OTAN es una de las mayores sangrías que sufrimos los españoles en beneficio de las mafias financieras y el complejo industrial-armamenístico.

Somos una colonia de la Unión Europea que tiene controlado nuestro presupuesto nacional y también del imperio USA que controla nuestra política de defensa.

¿Por qué nos dicen que esto es una Democracia? Mas bien parece un robo a mano armada.

¿Para qué sirve el Congreso?

Ha pasado año y medio desde que el PP perdió la mayoría absoluta y la Ley Mordaza y la Reforma Laboral siguen vigentes. Esto no es lo que prometieron los partidos que pedían el voto de izquierdas.

Quizás a Unidos Podemos, con tanto ir y venir, se les ha olvidado lo principal.

Quizás el PSOE ha vuelto a cambiar de opinión.

Lo cierto es que con la Ley Mordaza la libertad de expresión depende del capricho de los jueces (no hay acuerdo entre ellos para este tema) y con la Reforma Laboral muchos españoles han perdido el derecho a la supervivencia, porque su sueldo y su contrato dependen del capricho o la caridad de los empresarios, ya que un trabajo no garantiza el salario mínimo para sobrevivir y la calidad de la sanidad pública cae en picado, como los techos de los hospitales madrileños.

Si valores fundamentales como la supervivencia y la libertad de expresión ya no están defendidos por la Constitución y la cámara de representantes tampoco es capaz de hacerlo, estamos financiando una institución inútil y antidemocrática (una más).

Los diputados de izquierdas que salgan a la calle, que tenemos que hablar.

¿Defender la Ley o defender la Justicia?

¿Por qué hay que defender una ley injusta? ¿Es que los jueces no tienen conciencia?

Tenemos un parlamento con metástasis por corrupción que hace las leyes que benefician a las élites, basándose en unas mayorías de diputados y senadores elegidos con una ley electoral con más trampas que una película de chinos. Les dijimos que no nos representan, pero ahí siguen.

El gobierno, con más de 800 imputados por corrupción en sus filas, ejecuta las políticas más infames apoyándose en una Unión Europea, nada democrática y manejada por los grandes corporaciones, porque sabe que mientras siga sirviendo a esos señores tiene el apoyo de los organismos internacionales y de los grandes medios de comunicación.

Los políticos corruptos entorpecen todo lo que pueden la administración de justicia, despojándola de recursos y manejando las carreras judiciales y los nombramientos de tribunales. Para esto la Justicia está ciega.

Como consecuencia, en 2016, en España creció el número de millonarios (9.600 nuevos que hacen ya un total de 202.200) y el 62,6% de españoles tienen dificultades para llegar a fin de mes, mientras el Estado no puede ayudarles porque tiene déficit. Esta es la Ley de Montoro y al que trata de enfrentarse a ella, se le corta la cabeza, como en la época medieval.

Muchos progres, que se dicen de izquierda, dicen que respetan las instituciones y quieren trabajar desde dentro de ellas para cambiarlas; pero muchas de estas instituciones son poco respetables porque son escasamente democráticas y actúan contra la mayoría de sus “representados”.

En un país con sus instituciones más importantes quebradas por la corrupción resulta extraño que aún haya profesores de universidad que las quieran cambiar desde dentro  y al calorcito de sus escaños, cuando mucha gente no tiene donde dormir. La derecha envalentonada (y con razón) y la izquierda enrocada en sus escaños.

Nos vendría bien que recordaran las palabras del poeta: A la calle, que ya es hora …

Pablo Iglesias cada vez más Felipe González

Predicar una cosa y hacer otra fue la estrategia cotidiana de F. González, el estatista que ha acabado en “hombre de negocios” como Aznar, hasta que la corrupción le obligó a salir del gobierno.

Pablo Iglesias acaba de declarar a la SER: “El Ayuntamiento de Madrid está siendo un ejemplo de gestión y es normal que se reconfiguren. El Consistorio seguirá demostrando que, en tiempos difíciles, se puede gobernar de otra manera”. Carlos S. Mato ha sido el que más ha trabajado para gobernar de otra manera.

Está (estaba, veremos que pronto cesa esa comisión) auditando las cuentas de los gobiernos anteriores que pueden llevar a la cárcel a los alcaldes y a algunos empresarios. Ha conseguido que el Ayuntamiento de Madrid, que lleva años en pérdidas, tenga un superávit de 1000 millones. ¿Por qué le quitan? Por lo primero o por lo segundo.

Pablo Iglesias ha dicho que la regla de Montoro la van a cambiar en el Congreso cuando sabe que es mentira, que ahí con las mayorías “constitucionales”, el reglamento de la Cámara y otras “herramientas” de la derecha eso no es posible.

El discurso de P. Iglesias es el discurso del Poder, no el de las necesidades de los españoles.

Ahora veremos si IU existe y toma algunas medidas, además de las palabras de Alberto Garzón y Marina Albiol. Porque de cara a las próximas elecciones a Podemos le estorba IU. Le priva de su estrategia “transversal” que busca el centro para llegar a ser PSOE 2.0.

Podemos ¿No puede?

Es importante que la coalición Unidos Podemos tenga un número de diputados significativo en el Congreso, pero Podemos no consigue mejorar sus resultados en las encuestas y Pablo Iglesias es un líder mal valorado.

Es cierto que tiene en contra a los grandes medios y, por tanto, a las encuestadoras. En la sociedad de mercado, las empresas fabrican lo que se les pida y las encuestadoras (con la “cocina”) están más cerca de la publicidad que de la información, por eso fallan tanto.

Pero Podemos, que nació en la calle, se ha encerrado en el Congreso. Se ha “posicionado” y de ahí su impotencia.

Sus inteligentes y formados dirigentes saben que el Congreso es una institución muy controlada, con un reglamento que favorece al gobierno. Saben que el Senado es un bunker de la derecha que puede invalidar muchas de las decisiones del Congreso. Saben que la Ley Electoral está llena de trampas antidemocráticas. Y tienen que saber que encerrarse ahí equivale al suicidio.

Alberto Garzón (diputado mejor valorado del Congreso) , con Izquierda Unida, ha argumentado sobre la necesidad de movilizaciones sociales, pero en Unidos Podemos está en minoría, lo que no quiere decir que no debería hacerlo, quizá con ello saldría de su debilidad actual.

Unidos Podemos tiene que crear tejido social y comunicación social para neutralizar a la armada mediática, que está bastante debilitada porque los medios españoles producen en su audiencia uno de los mayores índices de desconfianza de la Unión Europea, y tiene que salir a la calle a exigir lo que no puede conseguir en un Congreso que “no nos representa”.

Con un gobierno ahogado por la corrupción y utilizando en su provecho las instituciones, la acción política no puede ser exclusivamente institucional. El Régimen del 78 se ganó en la calle.

No sabemos si puede o no puede porque desde que ocupó los escaños ni lo ha intentado. Sería lamentable que no quiera hacerlo, porque, como en el caso del PSOE, estaría traicionando a sus bases.

Otra posverdad de El País contra el Ayuntamiento de Madrid

El País de ayer publicaba un artículo sobre la división del PSOE sobre el grado de oposición en el Ayuntamiento de Madrid. La proximidad de las elecciones les está poniendo nerviosos.

Al final del artículo, cita a un concejal si determinar: “Creo que Montoro está haciendo política en Madrid, pero también que Sánchez Mato es un gestor pésimo, que ha llevado a la quiebra al Ayuntamiento. El PSOE tendría que pedir el cese de Mato sin ninguna duda”, explica un edil.

Este concejal del PSOE debería saber, y el autor del artículo lo sabe porque lo ha publicado él mismo, que Sánchez Mato ha conseguido pagar este año toda la deuda que correspondía y además un superávit de 1000 millones que Montoro no le deja emplear en mejorar los servicios sociales.

Por tanto, la quiebra del Ayuntamiento de Madrid no es más que un deseo de algunos concejales del PSOE para mejorar sus resultados en las próximas elecciones.

Para El País es un acto más en su campaña contra los ayuntamientos del cambio.