¿También el arte tiene que ser de derechas?

Hasta el siglo XX, la inmensa mayoría de las manifestaciones artísticas fueron financiadas por el poder religioso, el político o por los dos. Existieron artistas que iban contra corriente, pero, en muchos casos su obra fue destruida. Goya murió en Burdeos.

A finales del XIX empieza a haber movimientos artísticos independientes del poder con la consolidación del movimiento obrero, pero hoy mismo es muy fácil encontrar la pintura de la burguesía, el impresionismo, por ejemplo, y resulta mucho más difícil ver la pintura social de esa época, la que denuncia la explotación laboral de los obreros.

Hoy los bancos y las aseguradoras (Mapfre, Caixa, Santander, BBVA, March, …) son importantes coleccionistas y programadores de exposiciones. ¿Por amor al arte? Porque con sus exposiciones, fortalecen su sistema ideológico y tratan de revalorizar sus propios fondos.

Hoy, el pensamiento dominante, establecido y alimentado por el mercado y con su armada mediática como instrumento, determina lo que es arte y anatemiza lo que le viene mal catalogándolo como provocación.

Pero no toda provocación es mala, si es puramente formal y convierte el arte en espectáculo (Koons, Hirst, Murakami …) eso es bueno para el mercado. Lo que es malo es el arte que critica al sistema y muestra sus imposturas.

Eso es lo que se trata de ocultar y cuando consigue hacerse ver, se prohibe. IFEMA y ARCO lo han explicado con toda claridad.

Santiago Sierra pone al PP con el culo al aire

La censura franquista aplicada estos días ha sido un fracaso estruendoso porque ha conseguido lo contrario de lo que pretendía. Veamos a los protagonistas.

Santiago Sierra es un artista capaz de crear imágenes potentes y de utilizar los medios que le permiten explotarlas con eficacia. Reconocido a nivel internacional, rechazó en 2010 el Premio Nacional de Artes Plásticas, pero en España no es popular a pesar de trabajar con una de las galerías más importantes: Helga de Alvear. En este caso presentaba una obra que, con claridad y eficacia, denunciaba los abusos del poder.

Helga de Alvear es una reputada galerista y coleccionista de Arte. Ama el arte pero vive en el mercado. Cuando le dijeron que retirara la obra, que estaba vendida desde días antes de la inauguración, no puso ningún problema, ella está en el mercado.

IFEMA es una institución mayoritariamente pública que acogía una importantísima feria de arte: ARCO. El director de IFEMA, representante o “encargado” (que diría S. Sierra) del poder y mas papista que el papa, pensó que esa obra molestaría a sus amos y quiso evitarles ese disgusto. Él ha dicho que sin mala fé.

Se supone que ARCO aceptaría la medida porque lo suyo es el mercado, no la libertad ni la libertad del expresión.

Los principales medios de comunicación dan la noticia hablando sólo de tres de los veinticuatro personajes retratados en la obra, casualmente catalanes. Los demás como si no existieran. El País, el primer día dijo simplemente que “se retiró la obra”, sólo al segundo día habló de censura. Varios diarios digitales sí hicieron la denuncia desde el principio. En todo caso, la ocultación de veintiuna de las víctimas fue evidente por parte de los grandes medios. Así se despreció el caso de los titiriteros, de los chavales de Alsásua que a las 4 de la mañana se enzarzaron con dos guardias civiles en una discoteca y una jueza los acusa de terrorismo y muchos otros. Organismos internacionales ha constatado la presencia de presos políticos en España y eso es lo que el artista ha denunciado y los grandes medios han tratado de ocultar desviando la información, como es costumbre, hacia el conflicto catalán.

El PP, en su linea de cinismo permamente. Cifuentes está en contra de la censura pero su consejera vota a favor de ella en la comisión que, a petición del Ayuntamiento de Madrid, cuestiona la retirada de la obra. El ministro de Cultura también está en contra de la censura pero todo esto ocurre por la Ley Mordaza que defiende este gobierno.

El PSOE, aquí y allá. La ex-jueza Margarita Robles apoya la medida y cuando recibe un toque de la dirección de su partido la matiza.

La Corona inaugura ARCO modificando su recorrido para no pasar ante la pared vacía y no visitando una de las galerías españolas más importantes. ¿Será verdad que los Borbones se equivocan siempre?

Izquierda Unida y Podemos denuncian el acto de censura.

El Ayuntamiento de Madrid, convoca al comité directivo de IFEMA para tratar de que se vuelva a exhibir la obra, pero la Comunidad de Madrid y la Cámara de Comercio tienen mayoría y lo impiden. La Sra. Alcaldesa no acude a la inauguración, como es costumbre, en señal de protesta.

Grandes medios de comunicación internacionales muestran su asombro por el atentado a la libertad de expresión artística.

La obra protagonista, cuyo comprador quiere que se vea, se exhibirá en el famoso museo de Lleida.

Las administraciones peperas, en dos días, han conseguido dos cosas: que un artista importante que se caracteriza por la crítica social de sus obras además se haga popular y que sus dirigentes pierdan, si esto es posible, un poquito más de credibilidad.

Todavía hay quien dice que el arte no sirve para nada.

Ha muerto un artista, se ha roto el paisaje

Cuando el arte trata de representar la realidad y lo consigue, la realidad acaba pareciéndose al arte. En eso consiste su capacidad transformadora.

Esto ha ocurrido con nuestros “paisajes cotidianos” que durante tantos años ha estado dibujando Forges. Concha con el libro y Mariano con el fumbol de la tele es el “paisaje” de millones de hogares. Los blasillos caminando por el páramo y lamentándose puede ser la imagen de cierta izquierda. Los naúfragos tratando de sobrevivir en su pequeña isla parecen el precariado abandonado por los sindicatos y los servicios sociales …

El País pierde uno de sus pocos atractivos. Es curioso el deterioro paralelo de El País y del país. El primero por causa del neoliberalismo que defiende y propaga (se envenena con su propia medicina), mientras que el segundo sólo lo sufre con (demasiada) paciencia. Mañana, Forges ya no estará allí y es una pena porque algo de nosotros mismos se ha ido. Nos queda El ROTO, que también lleva muchos años hablando de nosotros, pero parafraseando al personaje de “Amanece que no es poco”, nosotros somos contingentes pero Forges es necesario.

Ayer entró la censura en ARCO, una de las ferias de Arte más importantes de España, ¿será eso lo que le ha animado a irse? Su viñeta de hoy es bien expresiva.

España ya no es país para gente honesta. Forges quizá se ha ido a tiempo.

El nacionalismo españolista

La defensa que están haciendo el PP (el títere Rafael Hernando, por ejemplo) y el gobierno de la candidatura de Luis de Guindos al BCE es la misma que hacía la burguesía en el siglo XIX: Si somos españoles tenemos que apoyarnos.

Pero ni el PP ni el gobierno apoyan a los españoles. Sus políticas son favorables sólo a los españoles ricos y muy agresivas contra todos los demás (la inmensa mayoría).

Luis de Guindos no se ocupó de la mayoría no rica de los españoles cuando era dirigente de Lehman Brothers, empresa que quebró por prácticas excesivamente especulativas y, curiosamente este ejecutivo teóricamente “fracasado”, fue ascendido a ministro de España.

El mismo que fue a fardar a Bruselas de que habían logrado una reforma laboral “muy agresiva”, con las consecuencias que todos conocemos, igual que las de las políticas neoliberales que ha conseguido imponer desde su ministerio.

Luis de Guindos ha hecho en España mucho daño y si asciende al BCE conseguirá hacer mucho más, porque es un sicario (¿económico?) de las mafias financieras, las que nos roban con la complicidad de los políticos corruptos.

El “problema” de las pensiones

Este problema consiste en una campaña alarmista de los medios de comunicación, a instancias de fondos de inversión que los financian, y algunos políticos corruptos (Rajoy, Celia Villalobos … Ahorrando 2 € al mes, en 40 años tendrás 960€, esta señora no sabe multiplicar) para crear miedo y fomentar las pensiones privadas.

Lo primero que hay que tener en cuenta es que el tema de las pensiones es político, no económico. ¿Puede quebrar el ejército? (por cierto, los jefes militares se rigen por un sistema de pensiones propio, esto no va con ellos. Prueba evidente de que es un problema político). ¿Puede quebrar la educación o la sanidad públicas?. NO, se financian con los impuestos, por tanto están garantizados. ¿Por qué las pensiones y la Seguridad Social no tienen el mismo sistema de financiación? Por una decisión política de los gobiernos de esta democracia, inducida por la Unión Europea y las mafias financieras.

Los trabajadores cotizamos durante toda nuestra vida laboral para tener pensión. Es un sueldo diferido. Por tanto es un derecho adquirido. La Hucha de las Pensiones la ha vaciado Rajoy con la Reforma Laboral que ha desplomado los salarios y con ello las cotizaciones. Seguimos con las causas políticas.

El argumento de que la gente vive más y las aportaciones de los trabajadores han descendido es un argumento falaz que emplea el neoliberalismo que, como siempre, considera los factores que le vienen bien y descarta los demás. Vicenç Navarro, Juan Torres y Alberto Garzón en¿Están en peligro las pensiones públicas?” enuncian los ocho factores más importantes que hacen que pueda aumentar o disminuir el volumen de las cotizaciones sociales son los siguientes: El empleo y desempleo existentes, El nivel salarial, El volumen de actividad económica y su evolución a lo largo del tiempo, es decir, la tasa de crecimiento económico, La distribución de la renta, La calidad del empleo, La productividad del trabajo, La extensión de la economía sumergida, La tasa de actividad y de empleo femenina.” El razonamiento de la propaganda de las mafias financieras no tiene en cuenta la mayoría de ellas.

La verdad es que las pensiones públicas no pueden quebrar, aunque sí las pueden rebajar los gobiernos corruptos y la mayoría de los fondos de pensiones privados están en pérdidas, no son ninguna garantía. En Chile, Pinochet privatizó las pensiones y gobiernos posteriores las han tenido que nacionalizar porque quebraron.

El “problema de las pensiones” es que las mafias financieras las quieren privatizar para aumentar su negocio y compran políticos y medios de comunicación para que hagan su labor. Lo demás es propaganda para amedrentarnos. Como dice el profesor Vicenç Navarro: Así de claro.

Descréditos

Pregunté a un psiquiatra si el Papa, habida cuenta de que se cree el representante de Dios en la Tierra, era un delirante y me dijo que no, pues los delirios compartidos son, técnicamente hablando, otra cosa. Total, que si a usted se le aparece la Virgen es muy probable que lo ingresen y lo sometan a una o dos sesiones de electroshock. Pero si se le aparece en compañía de unos amigos o de unos pastorcillos no pasa nada.

Se me olvidó preguntar cuántas personas deben participar de un delirio para que deje de serlo, así que lo siento, pero no puedo proporcionar en estos momentos esa información. En cualquier caso, mucho me temo que su cuñado de usted y usted no son suficientes para legitimar una quimera.

Provoca asombro que los delirios consensuados adquieran de inmediato el estatus de realidad. Si el Gobierno, los consumidores, los bancos y los notarios se ponen de acuerdo, por ejemplo, en que un piso de noventa metros cuadrados vale un millón de euros, el piso valdrá un millón de euros, aunque su valor real sea muy inferior. Al año siguiente, si alguien no detiene la bola, costará un millón cien mil, y así de forma sucesiva, hasta que el espejismo reviente como una pompa de jabón.

Lo de los pisos no es un supuesto teórico, ha ocurrido en España, junto a otras alucinaciones de carácter económico. El delirio y la lucidez se trenzan de tal forma en la vida diaria que no hay forma de distinguir el uno de la otra. De modo que cuando en la faja de una novela se incluye la leyenda «basada en hechos reales», deberíamos tener en cuenta que los llamados «hechos reales» son producidos a su vez, en gran medida, por sucesos completamente imaginarios.

En otras palabras: que cuando los teóricos hablan del descrédito de la ficción deberían aclarar si piensan que una ficción compartida deviene en una realidad homologable.

Juan José Millás. Articuentos completos. Ed. Seix barral. 2011

Terrorismo de Estado

Israel es un peligro para todos sus vecinos porque no respeta las leyes internacionales, ni los mandatos de la ONU y les ataca cuando lo tiene a bien. Es el matón del barrio, al servicio de las mafias financieras, la gran banca judía y sus propios dirigentes.

El País cuenta hoy, con toda naturalidad, como Israel ha atacado un centro de investigación, próximo a Damasco, donde supuestamente se investiga en desarrollo de misiles. Esto recuerda las armas de destrucción masiva que, aunque no existían, sirvieron como pretexto para que USA y sus criados (España entre ellos, para mejorar el currículo personal de Aznar) destruyeran Irak.

El complejo industrial-armamentístico necesita conflictos para vender sus productos y el régimen de Israel enciende fuegos por toda la zona para animar el mercado.

Que a sus propios pobladores palestinos les trate peor que a los enemigos es la representación de un régimen militar (EEUU tiene fuerza militar pero no moral para decir qué estado es demócrata o terrorista), genocida y racista.

Israel es más terrible, peligroso y vengativo que el Jehová del ojo por ojo y diente por diente que destruyó Sodoma porque no le gustaba como se comportaban sus pobladores (que supuestamente él mismo había creado). El régimen de Israel, quizá de forma blasfema, se ha convertido en el caprichoso e irascible Jehová. Por su dios los conocereis.

La “democracia” y el gasto en “defensa”

En Público.es de hoy, Diego Herranz firma un artículo titulado  “Los 20 gigantes del negocio militar que más dinero donan a los políticos estadounidenses”(1) en el que se afirma que todos financiaron el gasto electoral del partido Republicano y del Demócrata, pero que 18 de ellos favorecen más al Republicano y que los 2 que apoyan preferentemente al Demócrata son los que ocupan los lugares 15 y 20 en el ranking de mayores donantes y que su mayor donación no es significativa.

Esto nos ayuda a entender por qué la administración Trump ha aumentado el presupuesto de defensa un 10% con respecto al de Obama y, como consecuencia, las grandes corporaciones armamentísticas han subido un 27% en bolsa.

Trump consiguió que el no muy bien visto régimen saudí, por su desprecio por los derechos humanos, suscribiera un contrato de compra de armas USA por 110.000 millones de dólares (parte de ellas irán al terrorismo islamista) y que sus socios de la Unión Europea se comprometan a aumentar sus compras en 100.000 millones de dólares.

El Secretario General de la OTAN visitó nuestro país hace unas semanas y, poco después, la Sra. Cospedal, Ministra de Defensa, anunció que de aquí al 2024 se duplicará el gasto de su ministerio.

¿Se entiende ahora por qué hay que seguir recortando en sanidad, educación, pensiones, servicios sociales … ? El “complejo industrial-armamentístico”, en expresión del general Eisenhower -primer presidente norteamericano que visitó España en la Dictadura-, da la impresión de que tiene un látigo muy largo.

(1) http://www.publico.es/economia/presupuesto-militar-20-gigantes-negocio-militar-dinero-donan-politicos-estadounidenses.html

¿Progreso? ¿Democracia?

Este enero se han cumplido 170 años de la publicación del Manifiesto Comunista. El desarrollo de la industria, que supuso un gran avance tecnológico y económico tuvo unos beneficiarios: la burguesía y unos damnificados: la clase obrera que, trabajando en régimen de esclavismo sin distinción de edad ni sexo (en 1841 se prohibió en Francia el trabajo a menores de 8 años), se comenzó a organizar formando partidos comunistas en varios países europeos.

En enero de 1848 Marx y Engels publicaron el Manifiesto Comunista como programa político para tales partidos con diez puntos básicos:

1. Expropiación de la propiedad inmueble y aplicación de la renta del suelo a los gastos públicos.

2. Fuerte impuesto progresivo.

3. Abolición del derecho de herencia.

4. Confiscación de la fortuna de los emigrados y rebeldes.

5. Centralización del crédito en el Estado por medio de un Banco nacional con capital del Estado y régimen de monopolio.

6. Nacionalización de los transportes.

7. Multiplicación de las fábricas nacionales y de los medios de producción, roturación y mejora de terrenos con arreglo a un plan colectivo.

8. Proclamación del deber general de trabajar; creación de ejércitos industriales, principalmente en el campo.

9. Articulación de las explotaciones agrícolas e industriales; tendencia a ir borrando gradualmente las diferencias entre el campo y la ciudad.

10. Educación pública y gratuita de todos los niños. Prohibición del trabajo infantil en las fábricas bajo su forma actual. Régimen combinado de la educación con la producción material, etc.

Como se puede ver, casi ninguna de estas reivindicaciones se han resuelto en 170 años y las condiciones laborales están volviendo a ser como las del siglo XIX.

Una magnífica película alemana plantea estos días, en las pantallas de los cines españoles, la problemática de aquellos años: “El joven Karl Marx” (Raoul Peck, 2017). Pero ningún gran medio ha celebrado este aniversario, lo que es lógico ya que la burguesía se ha transformado en mafias financieras que controlan los medios de comunicación convertidos en medios de propaganda.

Al mes siguiente de la publicación del Manifiesto estalló la Revolución de 1848.