Nuestros valores

Un eurócrata de Bruselas describe hoy en El País (Jaime Andreu, “Por ir a comprar El País”) sus experiencias relacionadas con el atentado.

En su columna de opinión señala “que la Unión Europea se funda en los valores universales de la dignidad humana, la libertad, la igualdad y la solidaridad, así como el respeto de los derechos humanos y las libertades fundamentales”. Este señor es Consejero de Información de la Comisión Europea, es decir, dirige el departamento de Propaganda de la UE.

Parece evidente que los sillones de los eurócratas de Bruselas se encuentran de espaldas a las ventanas y sus instrumentos de trabajo son informes hechos por otros eurócratas. Si en vez de leer tantos papeles administrativos bajaran a la calle y escucharan a los ciudadanos sabrían que esos valores sólo están en los informes.

Que las políticas europeas están generando pobreza por lo que la igualdad está disminuyendo (nunca existió), lo mismo que la libertad, porque en una sociedad de mercado el derecho a elegir solo lo tiene el que dispone de medios económicos. Por si no fuera suficiente, leyes tipo “mordaza” se encargan de desanimar a los que quieren proponer modelos políticos o económicos más acordes con la libertad.

Que las reformas laborales, que ellos llaman flexibilidad, y los recortes en servicios sociales, están despojando de dignidad humana y solidaridad a grandes masas de población porque les están privando de sus medios de supervivencia y, cuando uno lucha por sobrevivir, la dignidad y la libertad comienzan a ser un lujo.

Y ya no se habla de democracia, que es un concepto del siglo pasado. Se habla de derechos humanos y libertades fundamentales, sin especificar demasiado, porque si nos ponemos a detallar nos pueden considerar terroristas, que es como llaman ahora a los que antes llamaban comunistas.

Este señor, en un artículo de opinión que le publica El País, está haciendo su trabajo: propaganda, que es lo que hará cualquier eurócrata desde Bruselas porque les pagan muy bien para hacerlo.

La Unión Europea es pura ficción que, cada vez más, se está convirtiendo en pesadilla.

¿A quién beneficia el terrorismo de Bruselas?

Ayer publicaba Luis Gonzalo Segura una interesante columna en Público.es, titulada Los terroristas no son sólo los que se inmolan”, en la que reflexiona sobre el negocio para las grandes corporaciones de crear estados fallidos, la relación de importantes políticos españoles en el negocio de las armas, el tremendo crecimiento de la industria armamentística en España en tiempos de Zapatero y la importante subida en la bolsa de las grandes empresas de armamento cada vez que hay un atentado terrorista.

Es evidente que la inseguridad obliga a invertir en “seguridad”. Pero la lógica del Mercado es que para estimular las ventas cualquier operación es aceptable. Si el Mercado de armas (importantísimo) se beneficia de la inseguridad ¿quién nos asegura que no la promueve?. El atentado de París disparó el alza de estas empresas en la Bolsa. Esto mismo ha sucedido con el atentado de Bruselas y el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, ya ha culpado a los estados europeos de no tomar suficientes medidas para reforzar la seguridad.

Todos estos razonamientos de la UE y de los medios de propaganda se basan en que el terrorismo es un fenómeno meteorológico, una catástrofe, algo inevitable. Si pensamos que tiene causas políticas, económicas y sociales no se sostienen. Por eso los medios lo tratan como un problema militar (la tertulia de la Sexta “Al rojo vivo” del Sr. Ferreras, cada vez que hay un atentado incluye a un experto en terrorismo, militar, por supuesto).

El atentado de Bruselas, donde tiene su sede el Cuartel General de la OTAN, nos recuerda la cercanía de la Embajada de EEUU al lugar donde voló Carrero. Los sistemas de inteligencia occidentales no deben de ser tan inútiles cuando el negocio de las armas funciona estupendamente.

La Unión Europea, que debería llamarse Unión Contra los Europeos, y sus voceros mediáticos nos toman el pelo. El corrupto sistema del Capitalismo Salvaje no puede vivir sin un enemigo que cause terror. En un tiempo fue la bomba atómica (la de la URSS, por supuesto), luego fue la URSS misma y cuando la URSS se ha convertido al capitalismo han tenido que inventar, incluso crear, un nuevo fantasma: el terrorismo islámico, que no es que no exista, es que no es tan importante como para aterrorizar a la población como se pretende.

El verdadero enemigo es el Capitalismo Salvaje y sus instituciones como la actual Unión Europea. El terrorismo yihadista es sólo uno de sus instrumentos y los medios de comunicación y propaganda, los que nos duermen con cuentos.

La útilización política y mediática de las víctimas del terrorismo

En el mediodía de hoy algunas instituciones han decretado en sus puertas un minuto de silencio por las víctimas de Bruselas.

1.- Todos somos víctimas de Bruselas, que nos aplica las medidas austericidas que aumentan la pobreza y el miedo.

2.- El terrorismo yihadista es producto de la miseria y la desesperación que producen las políticas neoliberales, de las carencias en educación y sanidad que ejecutan los gobiernos musulmanes (EEUU se está cargando las pocas repúblicas laicas que había en Oriente Próximo) y de la inseguridad y las guerras que provoca el imperialismo de las grandes potencias para apropiarse de los recursos naturales. EEUU y otras potencias están consiguiendo el aumento de estados fallidos (Iraq, Afganistán, Libia y lo están intentando con Siria) que facilita a las grandes corporaciones para imponer sus propias reglas y apropiarse de los recursos y provoca la emigración de sus habitantes dejando abandonados sus enseres. Esto es como los bandoleros que incendian los poblados y cuando huyen sus habitantes se apoderan de sus casas y bienes.

3.- Esta estrategia de las grandes potencias y las grandes corporaciones producen víctimas continuamente, en todos los continentes, sin que tengamos que honrarlas.

Los que promueven esas políticas son los que apadrinan el luto. Un minuto de silencio por las víctimas del terrorismo se convierte en un arma de los verdugos si no va seguido de otro minuto de clamor contra los culpables: los que imponen y aplican las políticas antisociales que producen la exclusión social.

Los medios de comunicación lo saben. Pero aprovechan para intoxicar con propaganda a favor de la unidad de los políticos y los ciudadanos (hoy Ribera y P. Iglesias: “todos juntos”, ¿explotadores y explotados?) contra los yihadistas (los muñecos) no contra los que causan la exclusión (los dueños del teatro). Todo un telediario para no informar de nada, porque no hay información, sólo opiniones y conjeturas: ni un análisis y, mientras tanto, se ocultan los problemas reales. Hoy no hablaremos de corrupción, sólo lloraremos a las víctimas. El llanto sube la audiencia.

Demasiado viejo el truco, pero parece que sigue siendo efectivo.

El espectáculo Maestre

Así titula El País de hoy uno de sus editoriales en el que critica “una manera de concebir la intervención pública como provocación y con el manifiesto afán de sacar partido a la vieja polarización entre laicos y católicos que debería quedar simplemente para las hemerotecas”.

El País se apunta a los “argumentos” de la vieja derecha y llega a decir que “Lo peor es que todo el mundo se ha apuntado al bombardeo” cuando eso  es  lo que está haciendo el propio diario.

La provocación con el cuerpo más o menos descubierto se hizo frecuente en los movimientos contraculturales de la puritana EEUU en los sesenta (contra la guerra de Vietnam, por ejemplo). En España perdió sentido en los primeros años de la transición porque el desnudo dejó de ser tabú y ha vuelto ahora con Femen por el retorno al conservadurismo que ha recuperado el triunfo del neoliberalismo. Esto no es una provocación inmadura, como dice El País, es una denuncia de la vieja moral judeocristiana que defiende la ideología neoliberal y, sobre todo, es una herramienta para las personas que no tienen otras más efectivas como las que usa el poder. Es más bien una reutilización a la contra del poder mediático que siempre entra al trapo de estas provocaciones porque el desnudo femenino vende y son los medios los que convierten la política en espectáculo.

La polarización entre laicos y católicos es la herencia de siglos de abuso de privilegios eclesiásticos. Aún están candentes los problema tributarios y el de la apropiación por parte de la Iglesia de terrenos y edificios de uso público, algunos tan relevantes como la mezquita de Córdoba. No son hechos del pasado como trata de hacer ver El País. Es un problema permanente de élites económico-religiosas que atentan contra los derechos de la mayoría.

El delito de “ofensa a los sentimientos religiosos” que ha esgrimido la jueza es un arma jurídica del nacionalcatolicismo, porque sólo se usa en defensa de los sentimientos católicos, raramente contra los de otras religiones y nunca contra los de los ateos.

Hay otros sentimientos, más cercanos a los derechos humanos, como es la solidaridad que se ven ofendidos por las políticas de aumento de la pobreza, los desahucios o la venta de viviendas de protección oficial a fondos buitre, que no son considerados delitos en un sistema de justicia que funciona como arma para la defensa de los intereses del capital.

El espectáculo Maestre no es más que otro ataque a las nuevas políticas municipales, con sus armas judiciales y mediáticas, por parte de bancos, financieras y constructoras que han dominado la política municipal con el PP.

Un ministro de ficción

Un ministro que tiene un ángel que se llama Marcelo y le ayuda a aparcar (esto parece inofensivo pero quizá le ayuda a más cosas que no nos cuentan), que se dedica a interpretar la legislación internacional y, quizá con el asesoramiento del ángel, ordena “devoluciones en caliente” en las vallas de Ceuta y Melilla; que se dedica, quizá por el mismo consejero, a conceder medallas policiales a las vírgenes (¿les preguntará antes si las quieren?) y que detiene a dos titiriteros y les incluye en la cárcel en el Fichero de Internos de Especial Seguimiento (FIES) como presos muy peligrosos, no puede estar bien de la cabeza.

Vale que sea un ministro en funciones, pero es el que se encarga de nuestra seguridad y no parece nada fiable. Si no tiene el Sentido Común que tanto valora el Presidente en Funciones ¿por qué le mantiene? ¿Están todos locos?

Y ¿Quién nos defiende a nosotros? Porque la Justicia se ha tomado en serio lo del FIES de los titiriteros.

Puede que haya mucho Sentido Común (que es la lógica del pensamiento dominante), pero cordura muy poca y la democracia huyó. No me extraña.

Mejor sin gobierno

Los políticos y algunos medios se han alarmado porque sólo 1,4% de la población española está preocupada por la situación actual del Gobierno.

No es que no haya Gobierno, es que hay un Gobierno con una capacidad de actuación muy limitada dada su provisionalidad.

Yo creo que estamos bien así porque:

a) El gobierno del PP ha estado al servicio de los intereses del capital y ha obedecido fielmente las políticas de la Unión Europea cuyo único fin, al margen de los malos resultados, ha sido transferir recursos de las rentas del trabajo a las rentas del capital. Es decir, provocar que cada vez los muy ricos sean mas ricos y todos los demás más pobres. En esta situación de parálisis el gobierno actual no puede seguir haciendo destrozos en la economía española.

b) El PSOE se ha pasado a la derecha. Pudiendo pactar con la tercera fuerza más votada (Podemos) lo ha hecho con la cuarta (Ciudadanos) con lo que su maniobra no tiene sentido si no consigue el apoyo del PP.

c) Podemos no sabemos si va o si viene y parece que tiene prohibido pactar con IU. Unas veces no es de izquierda y otras sí, como el PSOE. Ahora toca que sí, pero veríamos de que sería capaz de pactar para gobernar con el PSOE.

d) La Unión Europea está pidiéndonos más reforma laboral y más recortes de servicios sociales. Son insaciables. La UE trabaja a favor de los más ricos y en contra de todos los demás. Se supone que mientras haya este gobierno actual de transición no se atreverá a adoptar estas medidas que exige la UE.

En esta situación, estamos mal, pero casi me atrevo a rogar “Virgencita que me quede como estoy”, porque unas nuevas elecciones, con la ley electoral trucada y los medios de propaganda imponiendo candidatos, no estoy seguro de que resuelvan nada.

Los Escipiones reciben su primer homenaje en España

Así titula El País de hoy un artículo sobre una exposición sobre los Escipiones en el Museo Arqueológico Regional de Alcalá de Henares.

“La familia de militares y políticos romanos que cambió la historia de España, Los Escipiones, recibe un gran homenaje en el Museo Arqueológico Regional”.

Es evidente que los romanos cambiaron la vida de los habitantes de la península Ibérica. Pero ¿fue beneficioso para ellos? La invasión militar romana, a sangre y fuego, como se puede ver en episodios como las conquistas de Numancia o Cantabria donde masacraron a los cántabros, que eran la gente que vivía allí, para aprovecharse de sus recursos mineros, no puede ser considerada como algo benefactor para los hispanos.

Otra cosa es que la cultura romana, que se impuso por la fuerza, con el tiempo acabara siendo beneficiosa. Pero los romanos podrían haber venido a comerciar, como hicieron los griegos y los fenicios, a intercambiar sus productos con los indígenas en vez de invadirlos para aprovecharse de sus recursos.

No sé como explicará estos hechos la exposición, pero la versión de El País muestra claramente su ideología de empresa imperialista.

Peridis patina

Peridis tanque Podemos

Siempre ha sido Peridis fan del PSOE, pero ahora parece que está derrapando.

Quien impide al PSOE pactar con Podemos no es un tanque conducido por Podemos. Un tanque capaz de inmovilizar a Pedro Sanchez es más verosímil que esté conducido por el capital y otros poderes fácticos, que son los que tienen “razones” capaces de impedir este tipo de alianzas.

Hace mucho que el puño y la rosa no pelean contra los tanques. Quizás desde que Javier Solana fue Secretario General de la OTAN.

A este fantástico dibujante le costó encontrar la expresión de Pablo Iglesias (eso decía) pero cuando lo ha conseguido parece que sólo la usa en su contra. Lo del tanque de Podemos tampoco es ni sutil ni acertado. Los de los tanques son los otros.

Cualquiera entiende que un pacto para un gobierno de cambio debería venir desde la izquierda, no desde la derecha y Pedro Sánchez ha preferido pactar con la cuarta fuerza política, aunque sea de derechas, que con la tercera, que era de izquierdas y más numerosa. Para ser economista parece que sabe poco de cuentas.

Por cierto, el Rey pensó en encargar gobierno a Rajoy que era el partido que había sacado más votos pero, como se negó, se lo encargó a la segunda fuerza. Ahora que esta segunda ha fracasado ¿Se lo encargará a la tercera o es que tampoco sabe de cuentas?.

Los vetos ocultos

Días atrás, Podemos denunciaba que al PSOE le prohibían pactar con Podemos.

Últimamente Pablo Iglesias ha declarado que le gustaría contar con Alberto Garzón y otros militantes de Izquierda Unida pero individualmente porque los proyectos de Izquierda Unida y Podemos son diferentes.

Como no están nada claras las diferencias entre los proyectos de IU y Podemos, ya que Podemos cambia su proyecto con bastante facilidad, podemos pensar que Podemos también tenga prohibido pactar con IU.

También podemos pensar que los que prohiben al PSOE pactar con Podemos y los que prohiben a Podemos pactar con IU pueden ser los mismos.

Hace unos días, Iñaki Gabilondo en su oráculo de las 9:10 en la SER reconocía que a IU y a Garzón se les ningunea desde los medios y que quizá merecerían más respeto. Este respeto, al que alude Gabilondo, se puede valorar en el millón de españoles que hemos votado a IU.

Esta mañana, la tertulia de humoristas, con Peridis a la cabeza, competían en destacar los errores de Podemos, podía titularse: Todos contra Podemos. La selección de humoristas era buena para la empresa, ya sabemos que PRISA apuesta por Ciudadanos, pero malo para el pluralismo informativo y la calidad de la información. Los españoles no nos merecemos estos medios, pero nos los imponen la gran banca y los fondos de inversión.

No podemos olvidar que estos vetos, como la propia Ley Electoral, están adulterando la Democracia. Son las herramientas de la oligarquía para mantener su poder y burlar la democracia.

Sr. González

Usted, que durante sus últimos tiempos como presidente aparecía en los muñecos de Canal +, su canal amigo, con una nariz larga de mentiroso, y hasta su amiga Pilar Miró puso en escena una obra de teatro del siglo de oro sobre un mentiroso que se enreda en sus propias mentiras, en la que todos supimos a quien se refería, tiene poca credibilidad de no ser entre sus jefes y cómplices.

Su trayectoria, desde abogado laboralista hasta defensor del capital y diseñador de joyas, está en todas las hemerotecas. Sólo su egocentrismo de jarrón chino le impide reconocer la realidad: usted, que ya durante su mandato, hizo una política económica neoliberal iniciando las privatizaciones, las reformas laborales y de las pensiones, durísimas reconversiones industriales … y luego ha pasado al consejo de administración de una energética, de la que se fue porque se aburría, y a funciones de lobby internacional, no puede ser reconocido como socialista. En todo caso como socialisto.

Sr. González usted, en medios amigos, puede intentar hacerse el graciosos diciendo que no sabe por qué le odian pero nadie se puede creer que, a pesar de su enorme ego y de que la cúpula del PSOE le lame los pies (ellos sabrán qué buscan), no comprenda por qué le odiamos muchos españoles.

Yo sí entiendo, como muchos otros, que usted apoye la Gran Coalición. Me parece natural en un lacayo del Gran Capital.

Dan ganas de volver al dicho de Aznar “Váyase Sr. González”, pero no lo haremos porque sabemos que usted está haciendo un trabajo y vive (muy bien) de eso. Orson Welles, en una larga entrevista a Marcel Martín, decía: puedo comprender al resistente francés que denuncia a sus compañeros para salvar a su familia, pero no al intelectual americano que (en la caza de brujas) hizo lo mismo para salvar sus piscinas.