Archivo de la categoría: Educación

Podemos ¿No puede?

Es importante que la coalición Unidos Podemos tenga un número de diputados significativo en el Congreso, pero Podemos no consigue mejorar sus resultados en las encuestas y Pablo Iglesias es un líder mal valorado.

Es cierto que tiene en contra a los grandes medios y, por tanto, a las encuestadoras. En la sociedad de mercado, las empresas fabrican lo que se les pida y las encuestadoras (con la “cocina”) están más cerca de la publicidad que de la información, por eso fallan tanto.

Pero Podemos, que nació en la calle, se ha encerrado en el Congreso. Se ha “posicionado” y de ahí su impotencia.

Sus inteligentes y formados dirigentes saben que el Congreso es una institución muy controlada, con un reglamento que favorece al gobierno. Saben que el Senado es un bunker de la derecha que puede invalidar muchas de las decisiones del Congreso. Saben que la Ley Electoral está llena de trampas antidemocráticas. Y tienen que saber que encerrarse ahí equivale al suicidio.

Alberto Garzón (diputado mejor valorado del Congreso) , con Izquierda Unida, ha argumentado sobre la necesidad de movilizaciones sociales, pero en Unidos Podemos está en minoría, lo que no quiere decir que no debería hacerlo, quizá con ello saldría de su debilidad actual.

Unidos Podemos tiene que crear tejido social y comunicación social para neutralizar a la armada mediática, que está bastante debilitada porque los medios españoles producen en su audiencia uno de los mayores índices de desconfianza de la Unión Europea, y tiene que salir a la calle a exigir lo que no puede conseguir en un Congreso que “no nos representa”.

Con un gobierno ahogado por la corrupción y utilizando en su provecho las instituciones, la acción política no puede ser exclusivamente institucional. El Régimen del 78 se ganó en la calle.

No sabemos si puede o no puede porque desde que ocupó los escaños ni lo ha intentado. Sería lamentable que no quiera hacerlo, porque, como en el caso del PSOE, estaría traicionando a sus bases.

Otra posverdad de El País contra el Ayuntamiento de Madrid

El País de ayer publicaba un artículo sobre la división del PSOE sobre el grado de oposición en el Ayuntamiento de Madrid. La proximidad de las elecciones les está poniendo nerviosos.

Al final del artículo, cita a un concejal si determinar: “Creo que Montoro está haciendo política en Madrid, pero también que Sánchez Mato es un gestor pésimo, que ha llevado a la quiebra al Ayuntamiento. El PSOE tendría que pedir el cese de Mato sin ninguna duda”, explica un edil.

Este concejal del PSOE debería saber, y el autor del artículo lo sabe porque lo ha publicado él mismo, que Sánchez Mato ha conseguido pagar este año toda la deuda que correspondía y además un superávit de 1000 millones que Montoro no le deja emplear en mejorar los servicios sociales.

Por tanto, la quiebra del Ayuntamiento de Madrid no es más que un deseo de algunos concejales del PSOE para mejorar sus resultados en las próximas elecciones.

Para El País es un acto más en su campaña contra los ayuntamientos del cambio.

M Rajoy, un presidente de mentira

Un presidente que miente por costumbre. En el plasma, en directo, ante los tribunales o ante el Congreso.

Que repite a diario que respeta la Ley y ataca la Ley de Memoria Histórica, desoye los mandatos de la U.E. para enmendar leyes injustas, manipula tribunales …

Que apoya a los grandes medios de comunicación en sus campañas cotidianas de manipulación informativa.

Que dice defender la Democracia y promueve leyes que atentan contra derechos fundamentales.

Que dice luchar contra la corrupción y cobra sobresueldos, destruye pruebas y tiene 800 imputados en su partido y los están al caer.

Que dice luchar por el pleno empleo y propone leyes que destrozan los derechos laborales y deterioran el empleo.

Un presidente y un gobierno que mienten sin interrupción y ahora ponen el grito en el cielo porque dicen que los demás -en las redes sociales- mienten.

Quieren tener el derecho exclusivo a mentir. Quieren tener el control de la información. Sólo se sienten seguros en un régimen totalitario donde sólo haya una verdad oficial.

Dan miedo. Y una parte de los que se dicen izquierda les apoya y otra parte que no les apoya sestea en los escaños del Congreso.

¿Esta es la España que queremos? ¿Un país de mentira?

La causa de la pobreza no es natural, es política

Hace dos días El País nos sorprendía con un artículo de propaganda de la Caixa como si fuera información.

El banco celebraba diez años de un programa de caridad con el que ayuda a niños y jóvenes en riesgo de exclusión social. Con tal motivo sus organizadores vienen a decir que la pobreza se hereda, que es como una catástrofe natural y que, por supuesto, ellos no tienen ninguna culpa, más bien son benefactores.

La pobreza se heredaba en la Edad Media, en las monarquías absolutistas, en la sociedad de castas. En la democracia debería haber igualdad de oportunidades para evitarlo. Que esto no ocurra es una prueba más de que gobiernan las oligarquías financieras. Esto lo explicaba ayer perfectamente un artículo en Público.es.

Otra prueba de la escasa credibilidad de esta democracia es que los tribunales consientan que los medios informativos vulneren la Ley vendiendo publicidad como si fuera información.

Es evidente que la pobreza y la desigualdad son producto de las políticas económicas y sociales que imponen las mafias financieras y bancarias, cuando promueven bajadas de salarios a los trabajadores mientras sus responsables se suben los sueldos.

La reforma laboral del gobierno de Rajoy ha aumentado la pobreza y la precariedad laboral hasta el punto que tener un trabajo ya no evita el peligro de exclusión social. Además las clases medias y bajas pagan más impuestos que la banca y el mundo financiero y el sistema tributario cada vez es más regresivo. Por eso los bancos tienen beneficios y los trabajadores cada vez ganan menos.

El discurso neoliberal, de que el que es pobre es porque quiere, va contra las estadísticas, pero El País nos sigue machacando con él porque es el que imponen sus mayores accionistas: fondos de inversión y bancos. Por eso vende propaganda en vez de información.

El País aceptó dinero de Putin

Público.es publica hoy una información: “El País’ aceptó dinero de Putin por publicar propaganda rusa hasta 2016” en la que se explica que este diario publicó un suplemento en el que se incluía “información sobre la OTAN, las guerras de Siria y Ucrania o de política energética venía redactada directamente desde Moscú”.

Qué El País esté ahora atacando a Rusia y a su Presidente puede ser debido a que perdió esa fuente de financiación o quizá a que ahora tenga otra mejor del lado contrario.

La demonización de Rusia

La derecha neoliberal -o el capitalismo salvaje- impone unas políticas tan injustas que, con unos regímenes políticos de democracia liberal (con niveles mínimos de democracia real), necesita fantasmas que asusten a las poblaciones para que acepten su “protección” (este término en su acepción más mafiosa) y asuman sus pesadas cargas (sistemas impositivos injustos, contratos laborales esclavistas, deterioro brutal de los derechos ciudadanos y de la capacidad de participar en las decisiones políticas, etc.).

El fantasma principal es el terrorismo yihadista y hay indicios -publicados en la prensa- de colaboración de los cuerpos de inteligencia europeos en algunos atentados en sus propios países.

Ahora vuelven con el fantasma soviético de la Guerra Fría. Es alarmante que tengan que echar mano de mitos tan desgastados y con tan escasa credibilidad, porque demuestran el gran desprecio que sienten por los ciudadanos que degradan a la condición de meros consumidores. Porque la antigua URSS ya no es comunista, ahora se llama Rusia y es una república capitalista, por tanto ya no entraña ningún peligro de contagio de la peste comunista.

Rusia  es ahora una gran potencia capitalista y, como tal, compite en los mercados internacionales. Con un nivel de corrupción similar al del resto de los países occidentales y un sistema democrático con parecido nivel de deterioro, es simplemente un competidor con USA en la lucha por el dominio de los mercados y tiene al menos dos opciones: asociarse con la UE o hacerlo con China. Habría que pensar cual de las dos nos interesa más.

La armada mediática inventa mentiras como la de los hackers -al menos los sobrevalora- o como el apoyo de Putin a la independencia de Cataluña, ocultando sus negativas valoraciones sobre la estancia de Puigdemont en Bélgica. Y la OTAN actúa en la sombra en la misma dirección.

La mafiosa e impopular Unión Europea está alineada con el imperio USA y se suma a esta campaña de descrédito contra Rusia y su presidente, pero para los españoles podría ser un mal menor una alianza de la UE con Rusia que supondría la única posibilidad de contrarrestar la hegemonía económica, cultural y política norteamericana. Aunque esto no lo podría tolerar Alemania que perdería así su dominio sobre la UE.

Pero en los mapas de Europa, incluso en el franquismo, siempre aparece Rusia y el muro de Berlín cayó hace muchos años. Como decían en el 15M, queremos mentiras de más calidad y políticas menos mafiosas.

El ADN del PSOE

El PSOE renace en los 70 por el pacto de Felipe González con el Departamento de Estado USA (Juan E. Garcés “Soberanos e Intervenidos” Ed. Siglo XXI, 1996) que le sitúa en una “izquierda” neoliberal. Posición contradictoria y de difícil credibilidad.

Los dineros alemanes, la necesidad de libertad de los españoles tras 40 años de dictadura y la ineficacia de la derecha posfranquista le dan la mayoría absoluta en 1982. Cuando pierde esa mayoría tiene dos opciones para gobernar: hacerlo con Izquierda Unida o con los nacionalistas vascos y catalanes. Elige la derecha nacionalista. Antes había salvado a Jordi Pujol de la cárcel por la quiebra de Banca Catalana y contaba con él como aliado y servidor seguro.

Sus políticas fueron progresistas en los social y neoliberales en lo económico. Solchaga fue el patrocinador de los “pelotazos” económicos y Boyer, con la ley de encarecimiento de los arrendamientos de vivienda, obligó a los españoles a comprar piso en vez de arrendar dando origen al fortalecimiento del sector de la construcción, muy vinculado con el franquismo y la corrupción, y a la burbuja inmobiliaria que, con la colaboración de Aznar, se desató en 2007.

El rápido giro de Pedro Sánchez desde el “No es NO” a Rajoy, con el que recuperó la Secretaría General, hasta aceptar el 155 y al apoyo al gobierno más corrupto e insolidario de la época democrática se entiende de esta manera.

El PSOE no puede escuchar a sus bases y mucho menos obedecerlas porque tiene compromisos con la banca (créditos perdonados …) y con el imperio USA que no puede superar. Así se entinde que empresarios o/y intermediarios comisionistas como Felipe González y Juan Luis Cebrián sigan siendo respetados por los dirigentes del PSOE.

Los militantes traicionados tendrán que tomar alguna decisión porque el PSOE no puede cambiar.

El gobierno de Rajoy ataca al Ayuntamiento de Madrid

Un columnista de Público.es nos tacha hoy de “País de idiotas” y no le falta razón. El gobierno más corrupto de Europa occidental, preocupado por salvar su propio pellejo, no está resolviendo ninguno de nuestros problemas y está creando más para generar el caos del “río revuelto”. Necesita un Golpe de Estado para librarse de la Justicia. ¡Y nadie se mueve!.

La investigación policial de la corrupción ha declarado en el Congreso que Rajoy, Trillo, Cascos, Arenas y todos los secretarios generales recibieron dinero negro de la corrupción. Todos los tesoreros de su partido han sido encausados por el mismo motivo. ¿Cómo es que sigue siendo un partido legal?

Ha soltado a la ultraderecha para amedrentar a la población y su descoordinación es tal que ya ni el Fiscal General del Estado actúa a su gusto.

Ha destrozado Cataluña y ahora ataca al Ayuntamiento de Madrid porque el gobierno del cambio está dejando en evidencia sus prácticas corruptas. Está gobernando a favor de los ciudadanos y consiguiendo superávit. Está demostrando que se puede gobernar de otra manera. Es decir, bien.

Montoro ataca con saña a la corporación que gobierna bien, en lugar de atacar el enorme fraude fiscal que estrangula la economía. Ahora la delegada del Gobierno, encausada por corrupción, trata de impedir que el Ayuntamiento mejore las condiciones de trabajo de 4.200 de sus trabajadores.

Todo esto con la inestimable ayuda de la armada mediática, con los panfletos de PRISA a su cabeza. El País y la SER ponen en duda el apoyo de la Alcaldesa al Concejal de Economía y Hacienda, mientras diario.es y Público.es lo dan por seguro, como ella misma declara. Yo he sido testigo de la manipulación de estos medios sobre actos municipales.

Ignacio Escolar (diario.es) justifica las políticas del ayuntamiento en “La hipocresía del Gobierno en seis datos sobre la intervención de Madrid”

Prisa le aplica al Ayuntamiento de Madrid la misma estrategia que a Venezuela: al enemigo ni agua. Carlos Sánchez Mato está en el punto de mira del Gobierno porque está poniendo en evidencia sus políticas injustas y sus mentiras.

Y, curiosamente, el PSOE apoya al Ayuntamiento por un lado y al Gobierno por el otro. Difícil de entender. ¿Algún día lo explicarán?

Carlos, amigo, si te ataca el Gobierno es que lo estás haciendo bien. Ya sólo falta que disminuya el número de idiotas.

El partidismo (¿corrupto?) de Montoro

El mismo día en que un jefe policial declara ante el Congreso que la caja B del Partido Popular es “corrupción en estado puro” y que Rajoy, Trillo y Alvarez Cascos recibieron sobresueldos de dicha caja, nos enteramos de que Montoro controlará las cuentas del Ayuntamiento de Madrid semanalmente porque, a su juicio, no está cumpliendo el techo de gasto.

El Ayuntamiento de Madrid heredó una deuda de varios miles de millones de la época de Gallardón y Botella y en dos años ha amortizado dos mil millones de dicha deuda (más de lo previsto por la Sra. Botella), ha saneado sus cuentas y tiene un superavit de 1000 millones de euros. Más de 600 ayuntamientos incumplen el techo de gasto y la Comunidad de Madrid lo hace todos los años, por ejemplo.

¿Por qué Montoro impide al Ayuntamiento de Madrid emplear su superavit en gastos sociales e interviene sus cuentas sin actuar de la misma manera contra otros ayuntamientos que además tienen déficit?

La política económica de este Ayuntamiento, personificada en su responsable Carlos Sánchez Mato, está demostrando que se pueden administrar bien las cuentas municipales y a favor de los madrileños, en vez de favorecer a los grandes grupos económicos, como hicieron los alcaldes del PP. Está destapando los chanchullos millonarios de las administraciones anteriores y ya ha puesto en los juzgados la venta de pisos sociales a fondos buitre, por la Sra. Botella, a precios por debajo del valor del mercado y sin cumplir requisitos legales.

Carlos Sánchez Mato está en la diana del PP porque está haciendo dos cosas que les ponen en evidencia: administrar para los ciudadanos y denunciar los atropellos anteriores. No hay tradición de estos comportamientos en el régimen del 78 y ya sufrió una denuncia judicial por parte de uno de los jefes de la mafia policial, el jubilado comisario Villarejo que acaba de entrar en la cárcel, por investigar los chanchullos de la M-30.

Montoro haría bien en atacar el enorme fraude fiscal que soporta este país y que ha sido una de las razones para poner el techo de gasto pero, en lugar de esto, penaliza el supuesto incumplimiento de dicha medida cuando menos razones hay para ello.

Él sabrá por qué y quizá los demás acabemos enterándonos. Con el “sálvese quien pueda” de los corruptos acaba sabiéndose casi todo.

Independencia

El simulacro de independencia protagonizada por algunos políticos catalanes, ha sido un despropósito con muy difícil justificación. Pero los deseos catalanes de secesión podrían ser una respuesta (no muy acertada) a los recortes producidos por una crisis que ha sido una verdadera estafa.

Meter en la cárcel a sus dirigentes cuando aún están libres muchos e importantes políticos corruptos también tiene difícil explicación.

Joaquim Bosch, portavoz de Jueces para la Democracia, siempre equilibrado en sus valoraciones, se ha visto obligado para defender esta decisión judicial, a recurrir al ejemplo del encarcelamiento de los titiriteros, que el mismo juez puso en la calle en virtud de los recursos que interpusieron a su sentencia.

La magistrada que ha mandado a la cárcel a estos políticos, con la chacota correspondiente por parte de algunos agentes de la Policía Nacional, es la misma que, no hace mucho, calificó como terrorismo una pelea en Alsásua, a altas horas de la madrugada en una discoteca, en la que participaron dos guardias civiles y algunos jóvenes de la localidad.

La independencia de Cataluña no resulta creíble, pero la independencia de la Justicia Española que menciona a diario el gobierno de Rajoy tampoco tiene demasiada credibilidad, con un Fiscal General del Estado impugnado en el Congreso y con tanto pepero corrupto en la calle. Como la profesionalidad no partidista de la gestión del Ministerio del Interior.

Quedan aún resquicios de esperanza cuando ocurren cosas como la detención hoy de un importante comisario jubilado, que metido en tantas causas de corrupción policial desde los tiempos del franquismo, por fin ha sido detenido. Pero siguen aún en la calle conocidos torturadores protegidos por el gobierno.

Esto parece la larga marcha hacia la dictadura, porque la presencia en democracia de presos políticos asombra hoy a la mayoría de los países de nuestro entorno.

Es cierto que los banqueros de Nueva York ya denunciaron en los años 70 que había un exceso de democracia para sus negocios, pero los políticos corruptos están favoreciendo a los banqueros, mientras se llenan sus bolsillos y evitan entrar en la cárcel.