Es el neoliberalismo, estúpido

Con Clinton era la economía, pero la economía -los poderes económicos- han corrompido la política y es el neoliberalismo la doctrina que ha justificado y expandido la corrupción.

Con esta doctrina, los grandes empresarios se han sentido los reyes del mambo y han pensado ¿Para qué necesitamos políticos? En Europa tuvimos a Berlusconi, en España la caricatura Marcos de Quinto, pero en EEUU todo a lo grande, empezaron con un mal actor, pasaron a un empresario deficiente y han llegado a un empresario tramposo, como indica su propio nombre, que podían defender la gran estafa de seguir enriqueciendo a los ricos y aumentando el número de pobres aunque fuera mintiendo continuamente y engañando a los menos inteligentes. En eso consistía el truco.

El presidente saliente, como el virus de la pandemia, ha destapado muchas cosas. Las trampas del sistema, la gran mentira de la Democracia americana y que la gran debilidad del sistema político que al acrecentarse y desregularse el económico evidencia que el Neoliberalismo es la vía hacia el Fascismo.

Muchos norteamericanos ingenuos hoy se sentirán avergonzados pero es lo que se merecen por permitir que su adorado país haya destrozado medio mundo.

Lo peor es que esto deja secuelas en España. La ultraderecha norteamericana sembró económicamente sus ideas en Europa y PP y Vox están comparando el intento de golpe americano en el Congreso con las manifestaciones de protesta de rodearlo en España, cuando lo correcto sería compararlo con el 23F.

Una parte del gobierno español juega también al neoliberalismo y el ministerio de Defensa contemporiza con los generales jubilados que desearían un golpe de Estado. Las razones son las mismas que las del gobierno Trump, que son una minoría, pero escribieron al Rey y ahora a la Ministra. Si la Ministra no ataja esta revuelta con sanciones, en vez de con palabras ambiguas como las del Rey, estaremos abocados a otro golpe de Estado, porque ellos dicen que no son una minoría y además están armados.

Los medios juegan a favor del golpe, incluso RNE, la ¿pública?, ¿la Radio de todos?. En los últimos días, he oído dos veces en el informativo de las 14h propagar la tesis de ultraderecha de la comparación del asalto al Congreso de EEUU con el rodearlo “populista”, en vez de condenar el 23F.

En estas estamos.

Julian Assange víctima por la libertad de información

Muchos nos estremecimos con las fotos de Abú Ghraib de torturas realizadas por los norteamericanos en la invasión de Iraq.

Esas fotos, secretas, por supuesto, junto con otra documentación sobre crímenes de guerra, fueron filtradas por la exanalista de inteligencia del Ejército estadounidense Chelsea Manning, a Wikileaks, por lo que fue condenada a 35 años de cárcel e indultada por Barack Obama en los últimos días de su mandato.

Ningún criminal de guerra fue juzgado. Aquí tenemos el caso Couso, fotógrafo español asesinado por soldados norteamericanos cuando sacaba fotos desde el balcón del hotel.

Wikileaks -Julian Assange, australiano- envió dicha documentación a grandes periódicos, entre ellos El País, que publicaron lo que les pareció. Desde ese momento fue perseguido por los servicios secretos norteamericanos que lo acusaron falsamente de violación en Suecia, con documentos manipulados por la policía sueca.

Tras el robo de sus ordenadores, llega a Londres y se refugia en la embajada de Ecuador (en tiempos del presidente Rafael Correa). Ahí pasa varios años encerrado y la empresa española contratada por Ecuador para protegerlo, se vende a la CIA y pone micrófonos por todas sus dependencias para que los americanos le puedan controlar.

Cuando el presidente Correa cesa, los norteamericanos compran al actual Lenín Moreno que le retira la protección diplomática y es detenido por la policía británica.

Los norteamericanos piden a Gran Bretaña la extradición a EEUU y estos días un tribunal británico lo ha denegado. EEUU tiene catorce días apara reclamar.

El Diario.es publicó el 26 de febrero una larga entrevista con el relator especial de la ONU para casos de tortura, de donde he sacado toda esta información, que pone los pelos de punta sobre los abusos de poder de la administración norteamericana y su total ausencia de respeto a los derechos humanos y, lo que quizá sea peor, la complicidad de los medios de comunicación para ocultar y falsear la información.

En este enlace se puede encontrar dicho artículo.

En España se nota poco la protesta en defensa de la calidad de la información de los medios españoles que, en su mayoría, han ocultado o tergiversado esta historia. Se ve que estamos entretenidos con el virus.