Archivo de la categoría: Medios de Comunicación

Vuelven los dinosaurios

Aparecen de nuevo Aznar y González, otra vez de acuerdo, para clamar contra el gobierno aún no nacido. Parece que sólo su posibilidad les pone de los nervios.

Y esto, que es comprensible en Aznar por el fracaso de sus cachorros, lo es menos en González que se opone a un gobierno dominado por su propio partido del que dice sentirse huérfano. Rosa Díaz ya encontró una nueva familia.

La explicación es clara. Los dos trabajan para el capital. Antes fueron políticos y ahora, tras varias puertas giratorias, se dedican a sus negocios y parte de su valor en bolsa se debe a su capacidad de seguir interpretando su personaje anterior. Su presencia mediática responde a eso mismo. En las próximas semanas veremos otros fantasmas mediáticos protestar por la posibilidad de un gobierno, ni siquiera de izquierdas, simplemente progresista, lo que indica la debilidad de este sistema “democrático”.

El capital no se manifiesta. Sigue dedicado a sus negocios y extorsiones. Son sus sirvientes los que tratan de aprovechar las migajas de la mesa del señor.

En las próximas semanas veremos aparecer nuevos muñecos para representar la misma farsa antidemocrática de tratar de formar gobierno al margen de las urnas, porque la sola posibilidad de perder privilegios hace bajar las cotizaciones. Volvemos al siglo XIX: la «democracia de los propietarios».

Hasta es posible que Sánchez se vuelva a desdecir alegando incomprensión, desconfianza, insomnio o cualquier otra tontería. El capital tiene muchas “razones” difíciles de rechazar. La guerra contra el futuro gobierno ha comenzado.

S. Ignacio Ellacuría, martir de la cia

La Iglesia Católica necesita hacer muchas tareas para lograr ponerse al día. Una de ellas es revisar el santoral.

Que el milagro de San Cosme y San Damián consista en que le quitaron media pierna a un negro para trasplantársela a un rico o que San Cirilo de Alejandría sea un obispo que ordenó asesinar a Hipatia (415), directora de la importante biblioteca de esa ciudad, y después incendiar la biblioteca, dificultan mucho justificar su ejemplaridad.

Parece que el Papa actual quiere beatificar a Ignacio Ellacuría, jesuita español, rector de la Universidad Centroamericana (UCA) de El Salvador, asesinado en su casa por tropas de ese país teledirigidas por la CIA, junto a otros cuatro jesuitas españoles y uno salvadoreño y dos criadas.

Como los asesinos de Monseñor Romero y Rutilio Grande, todos siguen impunes. Uno de los militares salvadoreños, Inocente Orlando Montan, está en España en prisión provisional, la fiscalía pide para él 150 años de prisión, la Audiencia Nacional decidirá, en breve, si lo mantiene en prisión para enjuiciarlo o lo deja en libertad.

Desde mi calidad de ateo y apóstata, reclamo justicia para estos luchadores por los derechos de los pobres y un castigo ejemplar para los terroristas institucionales y sus inductores.

La insultante actitud de El País

Un presidente constitucional que gana claramente la primera vuelta de las elecciones, tiene que esconderse y huir porque el jefe del Ejército le “sugiere” que dimita y varios de sus ministros tienen que hacer lo mismo y El País, por las expresiones de sus “periodistas”, pone en duda que sea un golpe de Estado. La misma actitud que tuvo cuando el fracasado golpe militar contra el Presidente Chávez en Venezuela, que le costó varios días reconocerlo.

Cuando Evo Morales llegó a la presidencia y desarrolló una legislación tratando de impedir que una empresa extranjera pudiera hegemonizar los medios de comunicación de su país, como hay en otros países y como había en España para las televisiones hasta que Aznar la deroró para que Berlusconi pudiese comprar T5, una persona muy relevante de la administración de El País -ya difunta- dijo que había que matarle.

Es muy posible que no todos los accionistas de El País piensen lo mismo pero la información sobre Latinoamérica está siempre sesgada por sus importantes intereses empresariales, no sólo en el campo de los medios de comunicación.

Es insultante para los lectores españoles que el periódico de referencia en España informe tan sesgadamente a la población, sabiendo que hay acceso a otros medios más fiables, lo que justifica la enorme desconfianza de los españoles sobre la prensa de nuestro país detectada por un estudio de la Universidad de Oxford.

Es lamentable que un medio tan volcado en sus propios intereses económicos y políticos esté dirigido por periodistas que han tenido una trayectoria profesional tan digna como Soledad Gallego Díaz y el economista Joaquín Estefanía.

Pero es comprensible, aunque no justificable. El mayor accionista de PRISA es un fondo USA (30%) , el tercero es el HSBC (Hong Kong and Shanghai Banking Corporation), el banco más multado del mundo por sus irregularidades.

La fiabilidad de los medios informativos de un país es paralela a la credibilidad de su democracia.

La caída del Antiguo Régimen

Luis XIV de Francia, el Rey Sol, vivió 76 años y reinó 72. Fue el máximo representante de la Monarquía Absolutista y puso a Francia en el camino de la Revolución, que tardó en llegar porque entonces las cosas iban más despacio. La información se transmitía a la velocidad del caballo.

Cuando murió en 1715, su sucesor el futuro Luis XV tenía 5 años y se encargó de la regencia Felipe II Duque de Orleans, ilustrado, músico, estudiante de química, libertino, … que trató de ejecutar reformas políticas y económicas (el papel moneda, p.e.) para modernizar el país, que la nobleza y la Iglesia boicotearon. Harto de la resistencia de un régimen que se oponía al cambio, el Regente se volvió a sus estudios y a sus orgías con el lema “Que la fête commence!” -refiriéndose a la Revolución Francesa que llegó unos años después-. Bertrand Tavernier lo cuenta en una de sus mejores películas (1975).

El Régimen Neoliberal y el Régimen del 78 están tan caducos como entonces la Monarquía Absolutista. Las hogueras de los descontentos ya arden en varios países pero, como todo Régimen, se resisten al cambio porque muchos ricos temen perder sus privilegios. Otros -más ilustrados- ya se han dado cuenta de que se necesitan reformas, pero no parece que los ganadores de estas elecciones se encuentren entre ellos.

Medios públicos españoles apoyan golpes de estado

La información que están dando hoy RNE y TVE de las revueltas de Bolivia apoyan el golpe de estado que intenta EEUU. Pasó lo mismo con la reciente intentona de Venezuela. Los medios de todos los españoles están alineados con Trump. ¡NO EN MI NOMBRE!

Hace unas semanas vimos llegar a Pedro Sánchez de la cumbre de Davos (el Club de los Ricos) dispuesto a liderar en Europa la intentona norteamericana en Venezuela y su esperpéntico reconocimiento de Guaidó -el muñeco de Trump- como presidente, que ya está desaparecido acusado de relaciones con el narcotráfico colombiano.

Los medios públicos españoles adolecen de las mismas carencias democráticas que el resto de las instituciones de este país. Son un producto del bipartidismo PP-PSOE. -con importantes dosis de franquismo-. No puedo entender que aún haya gente que crea que el voto a PP y PSOE es útil, salvo para las corporaciones. Necesitamos un voto de izquierda transformadora no una mierda “progresista” Más País-PSOE.

Vacío moral

El PSOE alega un “vacío jurídico” para no derogar la Reforma Laboral.

Nadia Calviño lo dijo más claro cuando era candidata a presidir el FMI: esa derogación “no resuelve nuestros problemas” (los de ellos, por supuesto). Que Pedro Sánchez la nomine para vicepresidenta económica es un claro síntoma de por donde quiere llevar las cosas.

Como Rosa Díez en el mitin del PP: “Estoy aquí porque me da la gana”. ¡Con un par!

La “liberalización” del tren

Está comprobado que la privatización de servicios públicos conlleva la subida de sus precios y el deterioro de sus servicios. Hace muchos años que ésto se está haciendo (Felipe González fue pionero siguiendo a Margaret Thatcher a la que dijo admirar) y los resultados son evidentes.

Lo que resulta chocante es que tanto los gobiernos del PP y como los del PSOE lo hayan hecho, coreados por la Unión Europea, y que ahora mismo, con un gobierno en funciones que ha sido incapaz de derogar las reformas laborales, que con la bajada de salarios están asfixiando la demanda, y las leyes mordaza que penalizan las protestas, no encuentre problema para privatizar el tren, aunque los medios de propaganda lo llamen “liberalización”.

El ministro Ábalos tendría que olvidarse por un momento de Cataluña y explicar por qué continúa la expansión del AVE que es una estrategia ruinosa que solo beneficia a los constructores, por qué no se realiza el mantenimiento necesario de la red ferroviaria pública, cuyo deterioro en Extremadura, Cantabria y otros lugares produce múltiples molestias a sus usuarios y se quiere privatizar para acabar de rematarlo.

Sánchez también tendría que explicarlo como resultado de sus políticas “progresistas”, aunque ahora no es el momento ya que, en campaña electoral, está muy ocupado en tratar de dar una imagen de “izquierdas”.

Un paso de gigantes

El presidente en funciones le dijo a Ferreras en su palaciega entrevista que el segundo entierro de la momia ha sido un paso gigante para la democracia.

En los últimos años de Franco se contaba un chiste: (discurso con voz de pito) “Españoles hace unos años estábamos al borde del precipicio, hoy hemos dado un paso al frente” (risas).

Cuando la historia se repite lo suele hacer en forma de esperpento.

Una nueva primavera

Hermosa lección de Historia sobre las Brigadas Internacionales en la Guerra de España, en la Sala Mirador.

Me molesta el nombre de Guerra Civil Española porque no se corresponde con los hechos. Muchos historiadores extranjeros la titulan Spanish War, y la interpretan como prólogo de la 2ª Guerra Mundial, y no fue una guerra civil, entre hermanos, sino una guerra contra el fascismo porque en ella participaron, a favor de la República, las Brigadas Internacionales: voluntarios llegados de numerosos países para defender la República contra el golpe de Estado fascista y a favor del golpe tropas, armamento y aviación de la Alemania Nazi y la Italia Fascista.

En la obra se representan muchos personajes y testimonios de los extranjeros que vinieron a luchar, incluso de algunos periodistas extranjeros que les pareció más necesario, que hacer su trabajo, tomar las armas.

Iván Campillo escribió y dirige la obra y él mismo y Mireia Clemente interpretan una multitud de personajes, arropados por textos e imágenes producidos por Ariadna Puig, una voz en off completa la ambientación en un espectáculo en el que la emotividad acompaña y refuerza el rigor histórico.

Es una lástima que espectáculos como éste, que deberían representarse en los institutos, tengan que acogerse a salas pequeñas y con escasa capacidad de difusión. Es de agradecer el esfuerzo de los artistas y de la sala por acogerlos, pero espectáculos que cubren lagunas históricas en nuestra formación (la Guerra de España, no suele explicarse en los colegios) deberían programarse en Centros Culturales y centros educativos para que llegaran al público que los necesita.

Brecht hablaba de teatro bueno, teatro malo y teatro necesario del que este espectáculo es un ejemplo. Lamentablemente hoy es la última función.

La violencia de las instituciones

Hay revueltas callejeras, o ha habido recientemente, en Argentina, Bolivia, Cataluña, Chile, Ecuador, Francia, Hong Kong, Israel … Cada una puede empezar por un motivo, que es el que enciende la mecha ya incandescente, pero en todas hay una causa: hartazgo general por medidas políticas impuestas que impiden o perjudican notablemente la vida de muchísimas personas.

El Fondo Monetario Internacional, el Banco Mundial, la Unión Europea … son algunas de las instituciones que están causando las hogueras.

La armada mediática trata de disimularlo poniendo etiquetas relacionadas con el motivo para evitar nombrar la causa: el robo por parte de los poderosos de los recursos imprescindibles para la supervivencia de la mayoría. En Cataluña la etiqueta es “independentismo”, que existe, pero allí han hecho recortes sociales superiores a la media del resto de España y el gobierno independentista y corrupto hace mucho que sólo toma medidas sobre política institucional, olvidando las políticas económicas y sociales que necesita la población, lo denuncia frecuentemente el profesor Vicenç Navarro.

Hoy se reúnen los dirigentes empresariales catalanes para exigir a los gobiernos que acaben con las hogueras. Gran cinismo. Ellos son parte fundamental del problema, porque apoyan y se lucran con las reformas laborales que están empobreciendo a la población. Que suban los salarios y eliminen la precarización en el empleo y las hogueras se apagarán pronto. Pero quieren seguir robando sin castigo, como le ocurre con los pequeños chorizos.

En televisión, las hogueras son un gran espectáculo, pero la violencia institucional es real pero simbólica y difícil de visualizar -de no ser el salvajismo de las fuerzas represivas- y las televisiones tampoco tienen interés en mostrarla porque están con los que mandan.

La violencia institucional causa muchísimas más muertes y sufrimiento que las revueltas callejeras. No nos dejemos engañar.