Archivo de la categoría: Medios de Comunicación

Trump y la caverna mediática

Todo el mundo sabe que el imperio de la droga está en México y Colombia, pero los norteamericanos, como dijo Krahe: “Mandan aviones contra los andorranos, con dos cojones …”. Esta vez barcos contra el gobierno de Venezuela.

Cuando alguien se equivoca mucho, podemos pensar que nos equivocamos nosotros al valorarlo, y que no se equivoca, miente.

Trump, está haciendo más daño a EEUU que el coronavirus. Tener un presidente así es una de las peores cosas que le puede ocurrir a un país, pero como antes ya estuvo Bush-junior y montó la 2ª invasión y destrucción de Irak, esto nos permite pensar que el “sistema democrático” norteamericano falla mucho. Pero cuando un sistema falla mucho es que está diseñado para ello. En EEUU hay un 1% que siempre se beneficia de estos fallos.

Trump, puede ser positivo, incluso para su país, porque acelerará su decadencia y les obligará a repensar el sistema.

Es posible que esta operación contra Venezuela trate de distraer sobre la plaga de coronavirus en su propio país.

La hegemonía de EEUU, como la monarquía española, es muy posible que se vaya deteriorando sola, sin ayuda de nadie.

Lo mismo ocurre con la caverna mediática española que se supera continuamente en su capacidad de distorsionar la realidad, claro que siempre hay tontos (más del 1%) sin capacidad de juicio.

RNE: información tendenciosa por incompleta

Esta mañana, después de las 8, RNE informa de la propuesta de EEUU para el cambio de Gobierno en Venezuela.

Una información aparentemente objetiva, neutra en su tono, pero que olvida varias cosas.

EEUU no está legitimado para cambiar el gobierno de otro estado -ni para imponerle sanciones-, y una propuesta de este país no es cualquier cosa, lo vimos recientemente en Bolivia. Esto es un delito según las leyes internacionales. Si RNE no lo dice, está apoyando el delito. Está normalizando el delito. Esto es muy grave.

Tampoco informa de cómo ve esta propuesta el gobierno legítimo de Venezuela, simplemente no lo tiene en cuenta.

Que El País apoye la amenaza, explicando como el Secretario de Estado (Golpista Mayor del Régimen) Mikel Pompeo, asegura que Maduro no volverá a gobernar, es comprensible ya que el accionista mayoritario (30%) es un fondo americano y al menos el 52% de sus grandes accionistas con extranjeros, aunque dice muy poco de la calidad informativa de este medio y de su compromiso con los lectores.

En un medio público los accionistas somos todos los españoles y la profesionalidad de los periodistas se pone en entredicho con este tipo de trabajos mal hechos. Si lo que busca el periodista de RNE, es estar a bien con los yankis, que manejan la información en España, y con la prensa de derecha que apoya el golpe de Estado, debería ser expulsado de este medio público.

Muchos países tiene un órgano independiente que vigila la calidad de la información, pero si aquí ni siquiera funcionan los entes que vigilan el fraude fiscal o la calidad de los alimentos, debemos estar en un país del tercer mundo.

Mejor Caridad que impuestos

La derecha sigue en el siglo XIX.

El bicho malo ha puesto en evidencia que los recortes sociales, que ha estado haciendo la derecha durante tantos años, han dejado desprotegida nuestra salud y otros servicios públicos necesarios.

Ahora, nos encontramos con que la Comunidad de Madrid lidera el número de víctimas y tiene sus hospitales y residencias de mayores, muchas con gestión privada, colapsadas.

Como la Sra. Ayuso también quiere ser líder en bajar impuestos -y además tiene un equipo de gobierno desastroso-, ahora no tiene dinero para resolver los problemas sanitarios y apela a la caridad de los poderosos.

Estos, encantados de la vida, porque no sólo pagan muy pocos impuestos, sino que ahora, además, desgravarán sus donaciones. Ya están las empresas del IBEX dando sus limosnas y, además, promoviendo ERTEs que pagará el Estado.

El negocio es redondo, como siempre, mucho mejor pagar “la voluntad”, que unos impuestos justos. Capitalismo de amiguetes o capitalismo del desastre.

Vuelve la superstición

Hace unos días el patriarca católico de Lisboa le ofreció la península a la Virgen y Torra no protestó.

Ahora dicen que el Papa de Roma expondrá la hostia en la plaza de San Pedro, en plan rogativas.

Vuelven las soluciones medievales, que parecieron finalizar con la Ilustración a la vista de sus fracasos.

Cela lo cuenta, a su manera, en Viaje a la Alcarria “No he visto gente más bruta, que la gente de Alcocer, que echaron el Cristo al agua porque no quiso llover”, pues con toda la razón.

La curia está desatada, pronto la veremos combatiendo el coronavirus con jaculatorias.

El agónico sistema capitalista, vuelve a resucitar métodos fracasados para distraer de sus propias estafas y parece que las redes sociales son el canal más adecuado para ello.

Un enemigo más peligroso que el bicho malo

Juan Torres López, catedrático de Economía Aplicada de la Universidad de Sevilla, explica hoy en Público, como los ministros de Economía de los países de la Unión Europea, reunidos ayer, “De todas las opciones, eligen la peor y más cruel”. Quién esté interesado, aquí puede ver la explicación.

Pero esto me origina algunas preguntas, de las que lamentablemente no espero respuestas creíbles.

¿A quién representan estos ministros/as?

Nuestra supuesta representante es la ministra Calviño, que dado su historial de candidata a la presidencia del FMI y de opositora a la derogación de la Reforma Laboral -que ahí sigue-, yo la veo más que como ministra de España representando nuestros intereses, como agente de los lobbies de la UE en el gobierno de España.

Estas medidas económicas que tomó ayer un grupo de ministros, que no forma parte de ningún órgano oficial de la UE, y que causarán, como explica Juan Torres López, muchas muertes y sufrimiento en nuestro país ¿podrán tener algún castigo penal? ¿o seguirán quedando impunes?

Asesinar con armas económicas ¿no es delito?

Nos tienen encerrados en nuestras casas, pero nos siguen atacando desde la UE. ¿Esto cómo se llama?

No soy soldado, soy ciudadano (creo)

No es buena señal que en el conjunto de la comisión que informa sobre la crisis predominen los uniformados, porque significa que se prima el orden sobre la racionalidad. Pero que el Jujem diga que estamos en guerra y todos somos soldados, es inaceptable.

Hice la mili en el franquismo y allí sufrí la falta de racionalidad e inteligencia con que se administraban las situaciones. La llegada de la “democracia” no parece que haya cambiado mucho las cosas porque, con motivo de la exhumación del dictador pudimos ver como se comportaban mucho militares y cómo eran mas castigados los defensores de la democracia que los franquistas. La ministra del ramo no lo está haciendo bien.

Que ahora, el Jefe de Estado Mayor nos diga que estamos en guerra y que todos somos soldados, es un signo más de que en el ejército no han cambiado mucho las cosas, porque la diferencia entre ser soldado y ser ciudadano está en tener derechos o no. Que este señor no lo sepa distinguir es alarmante.

Nuestra democracia es bastante raquítica y esta forma de gobernar no favorece su desarrollo.

El bicho malo desnuda a la UE

Hace unos días, Varoufakis, en diario.es ponía en evidencia el cinismo y la perversión del Eurogrupo, imponiendo unas políticas económicas dependientes de los intereses de Alemania, que perjudican a la mayoría de los europeos.

Hoy, en Público.es podemos ver el magnífico análisis del profesor Vicenç Navarro (por cierto, sale poco este experto en los informativos de televisión) sobre las ventajas que le ha dado el neoliberalismo al desarrollo del bicho y de las enormes dificultades que pone este sistema económico para la defensa de nuestra salud.

El catedrático de Economía Aplicada de la Unv. de Sevilla Juan Torres López (tampoco este experto aparece en los informativos mediáticos) denuncia también cómo la UE, en la mejor línea neoliberal, ha decidido que cada país se arregle como pueda, decisión lógica en ella porque cuanto más dure la pandemia, más negocio habrá para la sanidad privada y esto contribuirá al crecimiento del PIB y al control de la población (sigue vigente la doctrina del Shock).

El bicho malo, y el periodismo independendiente (que desgraciadamente no es el más leído), están poniendo en evidencia que las instituciones más importantes: ONU, OMS, FMI, BM, UE, BCE, … están al servicio del mercado y que esto resulta mortal para el planeta y para los ciudadanos.

Si cuando acabe esta pandemia no conseguimos modificaciones políticas y económicas sustanciales, sobre todo exigiendo democracia y transparencia, a todas las instituciones que dictan estas políticas asesinas, seguiremos encadenando crisis y pandemias, hasta llegar a la barbarie del sálvese quién pueda.

Los aplausos no son suficiente

Los trabajadores del sistema público de salud son dignos del mayor respeto y consideración. También merecen unas condiciones de trabajo dignas. No así los gestores y los políticos, como Aguirre y sus ranas, que lo han ido debilitando con recortes y privatizaciones.

Si algo tiene de positivo el bicho malo es que está poniendo en evidencia las insuficiencias de los sistemas sanitarios. Por algo, en Europa, van en cabeza de afectados Italia y España. Y Madrid, que es una de las autonomías que menos invierte en salud, mientras protege la sanidad y la geriatría privadas, con una gestión desastrosa, como hemos visto en los “accidentes” en residencias de ancianos. Este es el alto coste en salud que estamos pagando por convertir la enfermedad en negocio. Pronto notaremos el descenso de la esperanza de vida.

Este sistema es tan pernicioso que si el negocio está en la enfermedad, curarla es un despropósito, hay que hacer que dure para que siga creciendo el PIB .

El Estado y el bipartidismo han fomentado esta estrategia asesina. Ya es hora de que el Estado tome medidas para recuperar cuanto antes la sanidad pública, porque dejarlo sólo en manos de las autonomías puede ser peligroso.

Hay que invertir en personal sanitario, reabrir las camas hospitalarias cerradas y mejorar las instalaciones y la atención primaria. Esto es inversión, no gasto, como dice la Unión Europea que, con sus políticas austericidas, protege a las corporaciones en perjuicio de los europeos.

Mientras tanto, la derecha cerril, le hecha la culpa al 8 M, y sigue defendiendo el negocio.