El Mercado no es Política. El Arte tampoco.

Entonces ¿qué son? ¿fenómenos naturales? Este es el discurso del franquismo. Ocultar la Política para poder lucrarse con ella.

En ARCO se vuelve a poner en evidencia el intento de los poderosos por definir y controlar lo que es arte y lo que no lo es. Sierra y Merino han plasmado, en un contrato -fantástica maniobra-, su concepto del arte incluso dentro del mercado.

Para muchos coleccionistas, el arte solo es útil en el mercado. Se compra como inversión. Este es el papel del arte en el capitalismo salvaje. Por eso parece incomprensible que no quieran comprar algo que les venden por contrato, que es el alma del mercado.

Otros coleccionistas más listos, piensan que estos escándalos favorecen el mercado. Me parece bien, porque también favorecen la reflexión sobre la realidad.

Para mi y para muchos, el arte es una forma de pensar y actuar sobre la realidad y esto puede poner en cuestión el mercado … y todo lo demás. Por eso algunos coleccionistas (traficantes de obras de arte), han declarado que preferirían quemar a los artistas que a la obra cuestionada. ¡Esto cuando parecía haber desaparecido la Inquisición!

Estupendo retrato del mercado en el artículo en El País de Peio H. Riaño. ¡Enhorabuena!

La “ayuda humanitaria” USA

Decía mi abuela que se coge antes a un mentiroso que a un cojo pero, añado, para ello hay que querer coger al mentiroso y la armada mediática (medios públicos incluidos) no está por la labor, sigue intoxicando.

Nazanín Armanian publica hoy en Público.es Yemen y Palestina desenmascaran la farsa de “Las acciones humanitarias” de EEUU, en el que explica como EEUU ha reducido radicalmente sus ayudas a países necesitados y la propia Cruz Roja de Colombia no acepta que la campaña que apoya el ultraderechista presidente de su país pueda considerarse “ayuda humanitaria”.

Es claro que hay desabastecimiento en Venezuela. En tiempos de Allende en Chile hubo una larga huelga empresarial de transportes que provocó el desabastecimiento alimenticio y de artículos de primera necesidad, formaba parte de la preparación del golpe de Pinochet.

Tenemos memoria y aún hay medios que, aunque sean pequeños, cuentan la verdad. Es una vergüenza el comportamiento de los grandes medios y recordamos como cuando acabó la última campaña de Iraq los grandes medios americanos pidieron perdón y destituyeron a sus directores. Pero no es suficiente porque la historia se repite. Casualmente el coordinador de la campaña de Iraq fue el mismo que ahora hace su trabajo contra Venezuela. Es bien conocido Mr Bolton.

No son medios informativos, son de propaganda.

¿Quién triunfó el 23F?

La armada mediática nos convenció de que el Rey había parado el golpe y estábamos en Democracia. Pero esto es lo que estamos viendo:

Los golpistas fueron tratados con mucha deferencia (cárceles-hotel …) y más tarde algunos indultados.

40 años después volvemos a las elecciones con las mismas leyes electorales llenas de trampas para impedir la democracia y con un Senado que sólo sirve para garantizar los intereses de la derecha.

El rey actual afirma que el Derecho está por encima de la Democracia. Esa sería una de las funciones del senado, garantizar un Derecho que beneficie a los suyos.

Durante estos 40 años hemos perdido derechos ciudadanos, laborales, etc. que nos vuelven a la dictadura. Los dos partidos que han gobernado han colaborado en este sentido y los dos han premiado a los torturadores y a las cloacas del Estado. La evidencia está en las dificultades para sacar al dictador de su magnífico panteón mientras más de 100.000 de sus víctimas siguen en las cunetas.

Si la economía, la empresa, el ejército, la policía, la justicia, los medios de comunicación, la influyente Iglesia Católica … no son democráticos, ¿qué hay en España de democrático? ¿El teatrillo de las votaciones periódicas?

El País, diario de referencia durante tantos años, es hoy un panfleto golpista. Espero que algún día Gallego-Diáz y Estefanía, entonen el mía culpa.

Otra pista más. El Gobierno de España y los medios de comunicación públicos apoyan diariamente el golpe de estado de Trump sobre Venezuela. Hoy TVE2 retransmite en hora punta el concierto organizado por la mafia de Miami (con Bosé y Sanz como protagonistas) a favor del Golpe en Venezuela. Hay otro concierto en Venezuela, pero no se menciona.

Aún quedan documentos del 23F por desclasificar, pero la cosa está bastante clara.

El capitalismo salvaje se ha comido la Democracia y Trump, el pendenciero global, es candidato al Nobel de la Paz.

Demoledor

Mi corazón y mi pensamiento anidan hoy en Collioure

Y lloro. Siempre lo hago allí.

Primero me invade la rabia por el futuro que nos robaron. Recuerdo mi infancia chapoteando en la charca putrefacta del nacionalcatolicismo y el tiempo y el esfuerzo que me llevó despojarme de tanta mierda. Pero no puedo cruzar la frontera de Portbou sin acudir a la cita. Tampoco puedo olvidar el medio millón de españoles que cruzaron por La Junquera y Portbou en el invierno de 1939, ni los 100.000 republicanos españoles que tanto sufrieron, en la cercana playa de Argelès-sur-Mer custodiados, en condiciones inhumanas, por soldados marroquíes y senegaleses, por gentileza del gobierno francés.

Después, me reconforta la tumba, en sitio principal, tapizada de todo tipo de exvotos dedicados a este verdadero santo porque es laico, con el buzón siempre repleto de escritos de escolares. La última vez, una pareja de veinteañeros le cantaban al Poeta su Saeta musicada por Serrat.

Hoy no quiero estar allí. Me dolería coincidir con Sánchez y Macron, tránsfugas del socialismo, que visitan al Santo de Collioure para pedirle votos de izquierda.

Me gustaría que, así como la derecha celebra cada año los difuntos con el Tenorio, la izquierda pudiéramos recordar al Poeta con “Este sol de la infancia” de Eusebio Calonge, si es posible, tal como la pusieron en Lavapiés, en La Puerta Estrecha.

Al César lo que es del César

La jerarquía española se rebela contra el mandato del Vaticano de que obedezcan al poder civil. Y no se trata de problemas de Fe. Tragan con el divorcio y el aborto, pero lo que les duele es Franco.

Es asombroso que una jerarquía eclesiástica que se comprometió a principios de los ochenta a autofinanciarse y nunca lo ha logrado; que tiene que tener claro que vive a cuenta de los españoles, que paga muy pocos impuestos y que el mantenimiento de su propio patrimonio corre a cargo del Estado, se ponga siempre en frente de la mayoría de los españoles creyéndose poseedora de privilegios divinos.

Su cinismo llega a defender sus abusos hablando del Estado de Derecho, cuando son una sociedad privada que no respeta derechos humanos fundamentales como la igualdad de la mujer y el derecho a una muerte digna.

No acaban de entender el dicho de su Mesías: Al Cesar lo que es del Cesar y a Dios lo que es de Dios. Es cierto que Franco se lo dio todo, lo uno y lo otro, pero es increíble que no puedan aceptar que el dictador, que ellos paseaban bajo palio, murió hace más de 40 años. Ellos siguen en su Edad de Oro: la Edad Media

En parte, tienen razón, porque ninguno de los gobiernos de esto que llaman democracia se lo ha hecho saber y siguen permitiendo que nos roben el patrimonio por medio de las inmatriculaciones, que no paguen impuestos por actividades lucrativas y el “socialista” Zapatero les subió la subvención.

Uno de sus líderes, el Cardenal Arzobispo de Madrid, da ejemplo mostrando más respeto por los supuestos derechos de la familia del dictador que por los derechos de sus víctimas. En esto se distingue un hombre de Iglesia de un hombre de Dios.

Otra vez el escorpión

El escorpión trataba de convencer a la rana de que le ayudara a cruzar el río, pero la rana desconfiaba:

  • Para que me des un picotazo.
  • Entonces me ahogaría yo también.

La rana accedió y al llegar al medio del río, el escorpión le picó. La rana agonizante le miraba incrédula.

  • No lo puedo evitar. Es mi naturaleza.

Esta fábula, que le atribuyen a Esopo, explica la dificultad de luchar contra la propia naturaleza.

La naturaleza del PSOE es socioliberal, es decir, centro derecha. Neoliberal en lo económico (recortes, impuestos injustos, precariedad laboral, obediencia ciega al FMI y a Bruselas …) y progresista en lo que no sea negocio (matrimonio homosexual, aborto … eutanasia no, porque con la Iglesia no quiere líos).

Pedro Sánchez es economista neoliberal porque ha estudiado en una universidad privada y estuvo en el equipo que modificó con nocturnidad y alevosía el artículo 135 de la Constitución para poner los derechos de los bancos por encima de las necesidades de los españoles.

Cuando está en la oposición, como suele hacer el PSOE, se vuelve incluso de izquierda; pero llegado al gobierno vuelve a su naturaleza. Iba a subir los impuestos a la banca pero como Paloma Botín dijo que no, ya de esto ni se habla. Iba a derogar la Reforma Laboral y las leyes Mordaza, pero no ha tenido tiempo.

Muy presionado por Unidos Podemos, que le habían empujado a la Moción de Censura, prometió una subida del salario mínimo bastante decente, pero los poderes económicos y los dinosaurios de su partido dijeron que eso perjudicaría la creación de empleo. Cualquiera que sepa un poco de economía sabe que eso no funciona así, pero la banca y los dinosaurios son muy convincentes.

Así que cerró el diálogo con los catalanes y pronto tendremos elecciones y después podrá pactar con Ciudadanos, que es lo que le pide el cuerpo, en vez de con la izquierda. La Gran Coalición que exige Dinosaurio González.

Cuando González perdió la mayoría absoluta y pudo elegir gobernar con Pujol o con Izquierda Unida, eligió a Pujol obedeciendo a su naturaleza. Siempre el escorpión.

Como monos gritones

No hablan para personas inteligentes, porque estas saben que lo que dicen es falso. Gritan, agitan palos y banderas, insultan, para simular protagonismo y para hacer olvidar que fueron los responsables de la corrupción y la estafa que llaman crisis. De los recortes sociales que tanto dolor y muerte siguen produciendo y del deseo de volver a la dictadura de Una Grande y Libre.

Lo de Una es antidemocrático y anticonstitucional, aunque ellos se autoproclamen “constitucionalistas”.

Grande nunca lo ha sido. El Imperio no era español, lo dirigía la casa de Austria y sus objetivos eran los de los Habsburgo. La plata americana llegaba a Sevilla y seguía hasta los Países Bajos que es donde había industria y negocios. Y a estos los sucedieron los borbones franceses. Cuando fracasó la Primera República buscaron un rey italiano.

Libre solo lo fue en los dos periodos republicanos que terminaron en golpe de Estado. ¿Quién ha gobernado en España? ¿Cuando aparece el término España?

Los que dicen amar a España son los que la han esquilmado con la corrupción y son los capataces de los que la están vendiendo. Ven golpe de estado en Cataluña y no lo ven en Venezuela. Les importa España, para hacer caja, pero la preferirían sin españoles.

Las amenazas a la Democracia

José María Lassalle, secretario de Estado de Cultura y Agenda Digital con Rajoy, escribe hoy en El País señalando a los populistas como enemigos de la democracia.

Todos sabemos que los reales enemigos de la democracia no son los políticos, sino las mafias financieras que los patrocinan, como estamos viendo ahora mismo en Venezuela.

Los medios de propaganda pagan voceros para que nos distraigan y confundan, pero con sus mismas incoherencias nos muestran como los que están apoyando el golpe de estado de Venezuela son los partidos que aquí se dicen “constitucionalistas” (el de Lassalle es uno de ellos) que se van a manifestar mañana en Madrid por el mito de la “Unidad de España”, con el verdadero propósito de cargarse el Gobierno de España y poder seguir con el “Paquí Pallá S.L.” de la corrupción.

Es infame el lugar al que está cayendo El País, que durante un tiempo fue “Diario de referencia”.

Uno de las mayores carencias a esta “democracia” es la falta de respeto al derecho constitucional de una información de calidad.

Salvador Távora

Ha muerto uno de los grandes. El País titula con toda propiedad “La honradez hecha teatro”.

En la dureza de los últimos años de Franco, el teatro de la Cuadra de Sevilla, “Quejío”, “Los palos”, … fue el teatro que nos ayudó a seguir respirando. Y en los primeros años, igual de duros, de la transición: “Herramientas”, “Andalucía amarga” en el Colegio Mayor San Juan Evangelista, Johny el Comunista para algunos, muchos estudiantes pudimos entender la crudeza de la vida cuando la vimos convertida en arte. Un privilegio.

Años mas tarde, “Carmen, ópera andaluza de trompetas y tambores”, en el teatro Madrid del Barrio del Pilar, con el caballo blanco bailando en el escenario. La magia del teatro. Inolvidable.

El arte que ayuda a vivir. Gracias Salvador. Descansa en paz pero sigues en nuestra memoria.

¿Qué “Comunidad Internacional”?

La Iglesia Católica monopolizó y controló el saber durante siglos y conserva un poder basado en mentiras desde el siglo V. Siempre apoyándose en poderes militares.

Las mafias financieras, cuyos jefes suelen ser creyentes, utilizan ahora muchas de las viejas argucias cristianas (es su cultura), para mantener su hegemonía. Manipulan el lenguaje, crean los conceptos necesarios para justificar cualquier cosa, porque lo que les sobra es gente inteligente que prostituya su cerebro para justificar cualquier desatino.

Al final de la 2ª Guerra Mundial, crearon la ONU (con derecho a veto para una minoría selecta de países), el FMI y el BM para controlar el mundo político y financiero pero, a estas alturas, ya no les funcionan porque no tienen credibilidad. Tampoco la necesitan porque para algo tienen un sistema militar que es el doble del de todos los demás países juntos. Ahora pueden inventar cualquier mentira porque la armada mediática la predicará en todo el planeta y la armada militar la impondrá si es necesario.

La “Comunidad Internacional” tiene la misma legitimidad que la “Transubstanciación”, ninguna. La misma que la OTAN destruyendo la dictadura de Gadafi para dejar Libia en manos de varios señores de la guerra.

Yanquilandia está creando estados fallidos: Iraq, Afganistan, Libia, … lo intentó con Siria y ahora quizá busque lo mismo en Venezuela, porque todos estos países tienen algo en común: recursos petrolíferos.

Que el Gobierno de España nos haya metido en esa banda mafiosa, sin ni siquiera consultarnos, es lo que resulta vergonzoso y espero que decepcionante para los que aún creían (cuestión de fé) que vivimos en un país democrático.

Volvemos a la Edad Media, la época de los señores de la guerra, y creo que no es buen asunto.