El cuento de Reyes

Hay muchos cuentos de Reyes, pero el que vivimos estos días es que hay que hacer regalos, de tal manera que el patrono de estas fiestas debería ser San Corte Inglés o su versión moderna San Amazon.

Los informativos de hoy mismo nos hablan de la falsa llegada de los monarcas, como si fuéramos niños, aunque saben que entre su audiencia no figura la población infantil, pero están acostumbrados a tratarnos como niños mezclando información y propaganda. Ahora nos recuerdan que estamos en tiempo de compras y loterías y con esta publicidad, disfrazada de información, como gran parte de su programación, cumplen su función: fomentar el consumo.

Este viejo cuento religioso de los magos que perseguían una estrella se recupera ahora porque dice que los magos llevaban regalos y esperan que muchas personas compren para hacer de magos, como si fuera carnaval.

Quizá también algunos esperen que en vez de tres vengan cuatro … aunque el siglo XXI, ya no es tiempo de reyes pero, como dijo León Felipe:

Yo no sé muchas cosas, es verdad. Digo tan sólo lo que he visto.

Y he visto:
que la cuna del hombre la mecen con cuentos,
que los gritos de angustia del hombre los ahogan con cuentos,
que el llanto del hombre lo taponan con cuentos,
que los huesos del hombre los entierran con cuentos,
y que el miedo del hombre…
ha inventado todos los cuentos
.

Los cuentos ya no los inventa el miedo. Ahora hay más cuentos que nunca y los inventan o reciclan, para su provecho, los departamentos de Marketing y los difunden desde algunos púlpitos y muchos medios de difusión.

Así estamos, un poco hartos de tanto cuento.

2 comentarios sobre “El cuento de Reyes”

  1. Me encanta este relato de tanto cuento, nos dejamos engañar más de la cuenta. Y si sólo fuera en comprar regalitos !! El fraude es muy amplio, demasiado amplio.
    Antonio, te mereces un poco de carbón, por destapar el cuento. Jeje
    Un abrazo

  2. Mucho cuento para el negocio de algunos.
    Los niños pequeños tienen esa ilusión, pero enseguida se dan cuenta qué es un cuento.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*