El Cine funde a negro

Ha muerto uno de los cineastas más grandes.

Hijo de Visconti y Pasolini, supo aunar la refinada estética del primero con la capacidad de transgresión política del segundo. Storaro fue fundamental en su estética, como Gregg Toland lo fue para Orson Welles, porque el cine básicamente es luz, y seguramente hoy llora su pérdida.

El último tango en París y Novecento son dos cumbres de la historia del cine, en las que se funde la calidad técnica y estética con la transgresión social, y Soñadores uno de los homenajes mas bellos al Septimo Arte en el contexto del Mayo francés.

Con el tango, le dió a Marlon Brando la oportunidad de hacer la mejor interpretación de su vida y con Novecento lanzó la carrera de dos jóvenes prometedores: Gérard Depardieu y Robert de Niro, mientras despedía a otro monstruo de la interpretación: Burt Lancaster. Tuvo la suerte de contar con estas estrellas, pero les dio energía para brillar como pocas veces tuvieron.

Ennio Morricone o Gato Barbieri también disfrutaron de grandes oportunidades con él.

Es doloroso perder a alguien con el que has gozado tanto, pero me acompañan sus mejores películas en DVD y, si hay suerte, la televisión pública quizá haga la retrospectiva que merece.

El enorme artista Bernardo Bertolucci ¡vive!

Un pensamiento en “El Cine funde a negro”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*