La OTAN es un peligro

Es el departamento comercial del complejo industrial-armamentístico. Su objetivo es vender armas y si no hay conflictos que las necesiten, crear los conflictos. Esa es la finalidad de la “defensa preventiva”, que es la versión industrial de la mentalidad norteamericana de que a más armas más seguridad, que a diario vemos los resultados, claro que los muertos suelen ser inocentes, inofensivos e irrelevantes, niños incluidos.

Los medios tratan de dar a entender que la OTAN depende de la Administración Norteamericana, pero ¿cómo los que verdaderamente mandan en ese país se van a fiar de Bush jr, Trump o un señor que se duerme en los discursos?. La OTAN depende de ellos directamente, de los que mandan en Davos, ni siquiera de los que van.

Esta semana se manifiesta la OTAN en Madrid para imponernos quienes son los enemigos -también es cosa suya crearlos- y los enormes peligros que sufriremos si no nos armamos más. Se necesita volver a la Guerra Fría porque es la mejor manera de crear guerras calientes y uno de los enemigos es Rusia, como siempre, aunque ya no sea comunista y aunque Putin llegó al gobierno nombrado por Yeltsin, que le ganó las elecciones a Gorbachov con el apoyo económico de su amigo el Presidente Clinton.

Esto solo se entiende si se ve como un conflicto económico, por el dominio de los mercados. Como ha dicho en The Washington Times «Volver a dominar el mercado… por la fuerza». Y podemos preguntarnos qué papel jugamos nosotros apoyando a una organización que no respeta las leyes internacionales y que su único recurso es el conflicto armado, dicho con otras palabras el terrorismo institucional. La única respuesta que se me ocurre es que la población española somos unas víctimas más de ese negocio.

Lo de Pedro Sánchez y sus mariachis (Albares y Robles, sobre todo) se entiende porque esta “Cumbre” es un guateque en el que podrán saludar a personas muy importantes y la experiencia del PSOE, es que llegó al gobierno con el lema “OTAN, de entrada NO”, cambió de rollo y Solana ascendió a Secretario General de la OTAN. Si Sánchez no se opone, sino que les invita a unas cañas (total ¿qué son 50 millones de euros?), podrá llegar incluso más arriba que Solana. Claro que también puede acabar como Borrell diciendo a diario tonterías que, a estas alturas, puede que hasta se las crea. Pero con sueldos de ensueño. Cuando se llega a esos niveles, las tonterías que haya que decir o los crímenes de guerra importan poco, porque además USA no acepta como delito los que se cometen a su favor.

A nosotros ¿qué nos queda? Pagar los gastos de ahora y de lo que venga, conformarnos con los recortes a los servicios públicos… y protestar. Ahora entendemos por qué este gobierno se negó a suprimir las leyes Mordaza. Ha prohibido varias manifestaciones (volvemos al franquismo), aconseja que los madrileños no salgamos de nuestras casas (¡Viva la Democracia Plena que disfrutamos!) porque tenemos que quedar bien con los invitados. Esto es como cuando, en la Dictadura, llegaba al pueblo el Gobernador o el Obispo y se nos mandaban saludarles con banderitas.

Para manifestar nuestro desacuerdo, parece que sólo nos darán una oportunidad, la de mañana a las 12 en Atocha. Habrá que aprovecharla.

2 comentarios sobre “La OTAN es un peligro”

  1. Como me gustaria que el mundo…..no! los seres humanos fueran disferentes y cuando hay no democratas estar armada para defenderme me parece menos malo que acabar siendo su esclava…..ya le gustaria creer que los seres humanos en masa fueran coherentes…pero cada uno tiene sus deseos…..

    1. El problema es que contra los no demócratas las armas no sirven, porque ellos siempre las tendrán más y mejores, porque son la guardia palaciega del Capital. Los demócratas tenemos que unirnos y tratar de defender la democracia porque, aunque parezca una utopía, es la única arma que nos sirve.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*