Olga Rodríguez, la política y el periodismo

Llevo años admirando el trabajo de esta Periodista que se siente discípula de Kapuściński y CTXT publica un artículo de Pablo Iglesias sobre su intervención en La Base explicando su forma de entender el periodismo.

Lo que Iglesias cuenta que dijo en dicha intervención es irrebatible como periodismo necesario, aunque pocos lo practican hoy porque el sistema económico-político no quiere informadores, sino propagandistas, vendedores. Por eso se enseña en las mismas facultades periodismo y publicidad y a todo esto se le llama Comunicación, lo mismo que en las empresas el departamento de publicidad se llama de Comunicación. Universidad y Empresa van así de la mano. Como manda el Sistema.

Muy certeras las alusiones a Ken Loach y Kapuściński y la explicación de por qué los bancos invierten en medios que no son rentables económicamente. Extraordinaria, por poco escuchada su opinión sobre la necesidad de incluir en el Sistema Educativo la Educación Mediática y la estructura de propiedad de las empresas del ramo. Esto lo llevamos pidiendo algunos enseñantes desde hace mucho tiempo, pero entre los periodistas no es muy común. La ministra debería ponerse a ello, porque la mayor parte de las comunidades creo que no son partidarias, quizá la ministra tampoco. Prefieren la propaganda.

Fantástico y necesario su discurso (lamentable que sólo se haga en La Base y en CTXT, no por su culpa, por supuesto) pero me gustaría hacer una matización a su consideración de que ese periodismo que critica es Poder. Considero que el buen periodismo es Poder porque empodera a su audiencia, pero el que ella critica no es poder sino herramienta de otro poder: el Sistema Económico-Político, se podría quizá añadir Militar, a juzgar por la que está cayendo.

Entiendo que, en este sistema, el poder Económico compró el poder Político por corrupción y el llamado “cuarto poder” para utilizarlo como sistema de propaganda. Un poder comprado, que se convierte en herramienta, sólo es poder por delegación. Creo.

En todo caso, agradecimientos a Olga Rodríguez por su profesionalidad y a La Base, a elDiario.es y algún otro por facilitar su hermoso y útil trabajo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*