Los obispos españoles no son de este mundo

Hay razones históricas. La Iglesia, durante el último milenio ha sido una institución de poder. En la baja Edad Media tuvieron su momento álgido en las instituciones feudales: las catedrales góticas son el signo del poder del obispo (algunos tenían hasta ejército). En la Edad Moderna se alían con las monarquías absolutistas, justifican el esclavismo y apoyan el imperialismo (los jesuitas presentaron un plan a Felipe II para invadir China, menos mal que el desastre de la Armada Invencible, lo hizo imposible).

En el siglo XIX, con la burguesía (y las teorías de Darwin y Marx), pierden mucho poder, pero no en España donde siguen gobernando monarquías absolutas que le dan a la Iglesia el monopolio de la educación. Por todo esto se queman iglesias y conventos, en la Semana Trágica de Barcelona (1909) y en la República, porque la Iglesia forma parte de la oligarquía dominante.

El apoyo de la Iglesia al golpe de estado de Franco, concediéndole el título de Cruzada, la fortaleció cuarenta años más, a costa de sacar al Caudillo bajo Palio. El general fusiló a algunos curas, pero eran vascos.

Esos cuarenta años han sido decisivos para sus posturas actuales. Durante ese régimen, los futuros curas entraban en el seminario a los 10 años, separándolos de sus familias, y se les vestía con sotana negra. Así llegaban, aislados en grupos masculinos, hasta los 24 en que se les ordenaba sacerdotes y seguían vestidos de negro. De ese enclaustramiento, y separación de la vida familiar y social, proceden la mayoría de los actuales obispos. No se les puede pedir que sean normales, porque allí les comieron el tarro bien.

Que ahora, para ocultar sus “defectillos” (venta de bienes parroquiales, inmatriculaciones, pederastia, etc.) se enfrenten al gobierno y al propio Papa, parece lógico, porque ellos no son “ciudadanos”, son “hombres de Iglesia” (a ellos sólo los juzga Dios), como en la época medieval pertenecen a otro estamento. No hay que olvidar que la Iglesia Católica lleva 1.000 años con el mismo logotipo.

Un comentario sobre “Los obispos españoles no son de este mundo”

  1. Bueno me llamo Jesús y como hijo de Dios, ordeno tener todas esas sotanas bajo arresto, Cárcel de Marte, todo recto, la primera a la izquierda, panda joputos, el 90%…Fijo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*