El ADN del PSOE

El PSOE renace en los 70 por el pacto de Felipe González con el Departamento de Estado USA (Juan E. Garcés “Soberanos e Intervenidos” Ed. Siglo XXI, 1996) que le sitúa en una “izquierda” neoliberal. Posición contradictoria y de difícil credibilidad.

Los dineros alemanes, la necesidad de libertad de los españoles tras 40 años de dictadura y la ineficacia de la derecha posfranquista le dan la mayoría absoluta en 1982. Cuando pierde esa mayoría tiene dos opciones para gobernar: hacerlo con Izquierda Unida o con los nacionalistas vascos y catalanes. Elige la derecha nacionalista. Antes había salvado a Jordi Pujol de la cárcel por la quiebra de Banca Catalana y contaba con él como aliado y servidor seguro.

Sus políticas fueron progresistas en los social y neoliberales en lo económico. Solchaga fue el patrocinador de los “pelotazos” económicos y Boyer, con la ley de encarecimiento de los arrendamientos de vivienda, obligó a los españoles a comprar piso en vez de arrendar dando origen al fortalecimiento del sector de la construcción, muy vinculado con el franquismo y la corrupción, y a la burbuja inmobiliaria que, con la colaboración de Aznar, se desató en 2007.

El rápido giro de Pedro Sánchez desde el “No es NO” a Rajoy, con el que recuperó la Secretaría General, hasta aceptar el 155 y al apoyo al gobierno más corrupto e insolidario de la época democrática se entiende de esta manera.

El PSOE no puede escuchar a sus bases y mucho menos obedecerlas porque tiene compromisos con la banca (créditos perdonados …) y con el imperio USA que no puede superar. Así se entinde que empresarios o/y intermediarios comisionistas como Felipe González y Juan Luis Cebrián sigan siendo respetados por los dirigentes del PSOE.

Los militantes traicionados tendrán que tomar alguna decisión porque el PSOE no puede cambiar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*