La OTAN y Ucrania

La OTAN impone la anexión de Ucrania, no sé si para cuando esto ocurra seguirá habiendo ucranianos, porque la guerra será larga, o allí solo quedarán algunos europeos que han ido a arramblar con lo que puedan.

La adhesión de Ucrania al área europea, abandonando su tradicional relación con Rusia, es lo que ha provocado la guerra, que empezó en 2014 con el golpe de Estado financiado por Alemania y EEUU y la guerra contínua con las regiones orientales que siguen hablando ruso.

Este plan forma parte de la estrategia norteamericana de conseguir la adhesión de todos los países fronterizos con Rusia para instalar allí sus bases miliares y tratar de impedir su comercio con Europa. Por eso EEUU voló los oleoductos del Báltico que llevaban gas natural de Rusia a Alemania que ahora compra gas norteamericano a precios mucho más altos porque además es de fracking y, por tanto, mucho más contaminante que el natural. Por cierto, el actual canciller alemán estaba de “visita” en EEUU cuando la voladura (terrorista, por supuesto) y no dijo ni pío. Los alemanes ahora tienen mayor gasto energético, pero el Imperio impone su Ley. ¿Quién nombra a nuestros dirigentes?

Las repúblicas bálticas Estonia, Letonia y Lituania, también eran rusas y ahora son algo independientes, pero no mucho, porque allí hay tropas de la OTAN y españolas por eso del “peligro ruso”. Lo que ha cambiado es que antes Rusia tenía salida abierta por el Báltico y ahora esa salida depende de Finlandia (que también parece que entrará en la OTAN) y Estonia.

Ese es el papel de Ucrania, cerrar la salida de Rusia al mar Negro y quitarle la península de Crimea que es donde estaba su mayor flota naval, por su cercanía al Mediterráneo.

El conflicto de Ucrania es la guerra de EEUU para mantener su hegemonía comercial en el mundo, que ya no tiene porque China vende más y con este conflicto trata de evitar la competencia comercial de Rusia. Esta batalla se disfrazó de guerra por la Libertad en lo que llamaron Guerra Fría, pero EEUU nunca ha respetado la Libertad de los demás países, y ya ha arrasado varios en el Oriente Próximo y en el Mediterráneo (Libia).

La OTAN es el brazo armado del imperio y “departamento comercial” del “complejo industrial-militar” del que ya hace más de 60 años, avisó el general Eisenhower, en su discurso de abandono de la Presidencia de EEUU, de que era un peligro para la democracia.

Todo esto lo saben los participantes en la Cumbre Aniversario y todos saben a lo que están obligados por estar allí.

Los que no lo deben saber son los periodistas, porque la mayor parte hablan del acontecimiento como si fuera una gran celebración, cuando sus consecuencias causarán muchas muertes. Unas por las conflictos que provocarán y otras porque el enorme gasto militar a que se está obligando a los países “amigos”, impedirá muchas políticas sociales imprescindibles para frenar el avance de la pobreza y evitar las muertes que conlleva.

El rapto de Europa

El mito se repite en forma de historia chunga. El toro que secuestró a Europa, es ahora un artefacto militar norteamericano.

Ecologistas en Acción y otras dos organizaciones acaban de publicar un informe titulado: LA UNIÓN EUROPEA Y EL CAPITALISMO VERDE MILITAR: MATERIAS PRIMAS Y ACUERDOS COMERCIALES PARA EL EXTRACTIVISMO NEOCOLONIAL, en el que se describe el reposicionamiento de la Unión Europea en el mundo, basándose en tres pilares: Defensa, Migraciones y Comercio.

Según este informe, “Defensa”, significa militarización, “Migraciones”, quiere decir “control de fronteras” y cancelación del “derecho humano de asilo”, y “Comercio” se refiere a “Extractivismo”: despojar a los países menos desarrollados de minerales que las grandes corporaciones necesitan para sus negocios.

Este plan es consecuencia de las conclusiones de la Cumbre de la OTAN celebrada en Madrid en junio de 2022.

Leyendo este informe, se entiende el apoyo militar de EEUU a los conflictos de Ucrania y Palestina, la campaña mediática que estamos soportando sobre la “amenaza rusa y china” y la “necesidad de establecer una economía de guerra” que están promoviendo los líderes europeos. Pedro Sánchez ya prometió, en nuestro nombre, 1.100 millones de euros para esta benéfica campaña.

Sólo por la corrupción que engrasa este neoliberalismo que disfrutamos, se pueden entender que a la presidencia de EEUU sean candidatos principales un delincuente y un anciano que dice sólo obedecer al dios todopoderoso; de ahí procede el veloz desarrollo de la ultraderecha y que la Unión Europea se comporte como un fiel ejecutor de los planes del Imperio y que los “socialistas” Borrell y Sánchez cumplan fielmente unos planes que sólo favorecen a las grandes corporaciones aunque perjudiquen a la inmensa mayoría de los europeos, españoles incluidos, como demuestra año, tras años, el aumento de la pobreza.

Estas son las políticas de ultraderecha que imponen las Grandes Corporaciones. Úrsula von der Leyen, con el apoyo de Giorgia Meloni y otros/as, disfrutarán ejecutando estas políticas de guerra. Habrá nuevos conflictos y muchas personas morirán; los palestinos ya superan la cifra de 38.000.

Hace muchos años que Varoufakis dijo: «la Unión Europea, transformarla o destruirla», pero por aquí, aún se oye “Más Europa”.

La carrera de los Reyes

Un año le ha costado a la hija del rey llegar a Alférez, cuando a sus compañeros les puede costar cinco o seis. Además recibe la Gran Cruz del Mérito Militar (no sé qué es Mérito Militar, ni por qué es una cruz, pero parece importante). Que en vez de una Matrícula de Honor, le den una cruz, queda raro, pero la sangre real no es como la de los demás. Además, su padre es el Jefe de las Fuerzas Armadas, él sabrá. En todo caso, en las Monarquías absolutistas o poco-constitucionales españolas, los Austrias y los Borbones, los reyes eran jefes supremos y la aristocracia ostentaba los cargos en los ejércitos.

Pero que en un sistema político, que se dice democrático, las Fuerzas Armadas estén en manos del único gobernante que no se elige, que es “inviolable y no está sujeto a responsabilidad” (Art. 56.3 de la Constitución), cuando menos es para pensárselo y, por lo menos, preguntarse ¿por qué las Fuerzas Armadas no dependen de la soberanía nacional que “reside en el pueblo español, del que emanan los poderes del Estado” (Art. 1.2 de la Constitución)?.

¿Por qué las Fuerzas Armadas, al menos aparentemente, quedan al margen de la “soberanía nacional”? La “soberanía económica” se la llevó la Unión Europea.

Tal pareciera que una mano negra (con muchísimos dedos, seguramente) ha querido garantizar que sus “intereses” quedan protegidos por la fuerza de las armas. ¿Contra quién?

En la sociedad actual, ver al rey con uniforme militar, a los que hicimos “el servicio militar obligatorio” nos da “cosa”.

Cantinfleando

Cantinflas fue un famoso cómico mexicano cuyo humor se basaba en hablar mucho y deprisa pero sin sentido.

Es curioso que últimamente derecha y ultraderecha parece que han adoptado ese mismo recurso humorístico pero sin ninguna gracia. Lo intentó M. Rajoy y casi lo consiguió, pero Feijóo, nada de nada.

Hace poco lo hemos podido ver con el visitante argentino, aunque puede que ya no sea argentino porque últimamente viaja mucho por el mundo, ya que está destrozando su país y, como decía Gamero: “Como fuera de casa, en ningún sitio”.

El Catedrático de Derecho Constitucional Javier Pérez Royo comenta en Diario.es la fundamentación jurídica de los autos del Tribunal Supremo sobre la Amnistía, calificándola de “cantinflada”.

Cuando los altos tribunales del Estado se toman las cosas a guasa, la cosa es para echarse a temblar, porque indica que han perdido el respeto a la Justicia y a sí mismos.