Sobre la crisis de las izquierdas

Alberto San Juan escribe en eldiario.es un magnífico artículo desmontando la operación de Errejón con un razonamiento muy sencillo. Los planteamientos de izquierda tienen que ser colectivos y el de Errejón no vale porque es de él. Algo parecido se podría decir de Manuela Carmena.

En el mismo diario, Alberto Garzón escribe otro reclamando una democracia participativa, en la que los cargos elegidos por el pueblo puedan ser revocados por el mismo. Y dice: “En momentos como estos es cuando es absolutamente crucial la preservación de las organizaciones populares y de izquierdas”, pero Izquierda Unida no da ejemplo, porque hace mucho que no se ven sus banderas en las manifestaciones, porque el biombo mediático, el silenciamiento que sufre por parte de los grandes medios de comunicación, no lo combaten con la creación de situaciones que generen debate popular.

Las organizaciones populares de izquierda sólo funcionan si debaten y participan en la cosa pública. Las organizaciones de derechas ya tienen bastante con el fútbol. En la Grecia clásica, ciudadanos eran los que participaban de la cosa pública y los que no lo hacían eran denominados idiotas (aún no era un insulto, pero era un término poco favorable).

La izquierda tiene que reeducar a sus miembros, porque la cultura del consumo de masas ha conseguido convertir a los ciudadanos en consumidores y la izquierda tiene que transformar a los “idiotas” en ciudadanos conscientes de sus derechos y dispuestos a reclamarlos.

Alberto Garzón habla en muchos de sus escritos recientes en la necesidad de que la izquierda participe en las organizaciones populares, pero no lo hace. La mayor parte de las asociaciones vecinales están dormidas políticamente, organizando talleres de yoga y bailes de salón. Los centros culturales de Madrid andan parecido.

La creación de ateneos y foros populares es una necesidad fundamental para una verdadera regeneración democrática que nos convierta en ciudadanos conscientes de que estamos perdiendo derechos y debemos reclamarlos. Los derechos ciudadanos nunca fueron un regalo, siempre una conquista.

El efecto Julen

Todos los días mueren de hambre y enfermedades fácilmente curables cientos de niños en el mundo. Algunos de ellos en España. Muchos se ahogan en el Mediterraneo. Pero para los medios no todos los niños son iguales. Como en el terrorismo, en que cada uno tiene sus víctimas y las de ETA no tienen el mismo valor que las del franquismo.

Para los medios de información y propaganda las víctimas de accidente pueden ser muy rentables, las del sistema no. Ayer murieron en Brasil un montón de personas por la rotura de un dique de una empresa minera, salió en el telediario pero en eso “no hay una historia”. Julen si que tenía “historia”, porque solo tenía dos años.

Realmente tenía muchas más historias: la de su caída a un pozo ilegal como otros miles de pozos ilegales que hay en Andalucía sin que la Junta haya hecho nada para evitarlo por lo que la Unión Europea ahora nos penaliza por su perjuicio al Parque Nacional de Doñana.

O la de una familia que deja a un niño de dos años suelto cerca de un pozo, cuando ya había perdido otro anteriormente.

Pero los medios de propaganda eligen el tema “salvamento de un niño indefenso” y lo explotan durante 14 días tratando de convencernos del imposible de que quizá pueda seguir vivo. Incluso arriesgando la vida de varios mineros asturianos que van en su búsqueda en una peligrosa operación, cuando es evidente que el niño ya tiene que estar muerto. Son frecuentes las “mentiras piadosas mediáticas” porque sirven para prolongar las “noticias” y eso hace caja.

La Administración acumula medios tecnológicos, que pagaremos entre todos, para demostrar que esta administración no repara en gastos cuando se trata de un niño incluso muerto, que vale mucho más que las víctimas de los recortes de la sanidad o las pensiones.

Todo este circo, cuando hay una película de 1951 (“El gran carnaval” de Billy Wilder) que ya lo denunciaba.

Ayer mismo, Pedro Sánchez en su rueda de prensa para tratar de hacer digerible el intento de golpe de estado contra el gobierno de Venezuela, lo mezcló con la tragedia del “pequeño Julen” para que se vea que todos tenemos un corazoncito.

El efecto Julen: Explotar los sentimientos para ocultar la información.

Sánchez y Borrell: NO en mi nombre

España busca una posición europea común para reconocer a Guaidó. Sánchez ya ha iniciado el camino para aceptar como presidente al líder opositor”. Con este titular y una foto del presidente español con varios presidentes latinoamericanos derechistas en Davos, defendía ayer El País sus posiciones de defensa del intento de golpe de estado en Venezuela. Por cierto, este diario de referencia, antes de la rueda de prensa de hoy, adelantaba que Sánchez reconocería al golpista. No ha sido así, pero no se equivocó mucho.

El tandem Sánchez-Borrell está manifestando una dependencia creciente de los intereses norteamericanos que parece que se ha acelerado en el Club de ricos de Davos. Como ha dicho Maduro, Pedro Sánchez está repitiendo el guión de José Mª Aznar en el fracasado golpe de estado contra Chávez.

Es posible que la larga mano de Felipe González haya hecho su labor para defender sus intereses económicos particulares. Esta claro que estas decisiones del gobierno defienden, no los intereses de las 200 empresas españolas en Venezuela, pero sí las de varias empresas del IBEX-35. También es posible que la participación de Sánchez en el Club de los ricos le haya movido a solidarizarse con ellos. Este chico aprende rápido. Esto facilitará su camino para llegar a ser uno de ellos.

Pero resulta decepcionante que un país “democrático” y defensor del Estado de Derecho, como nos repiten a diario políticos y medios de propaganda llegue a considerar admisible un intento de golpe de estado como el que estamos viendo.

Esta importante decisión de política internacional española debería ser debatida en el Congreso. Legitimar una acción imperialista por la que los EEUU tratan de hacerse con los recursos energéticos de los venezolanos va contra las leyes internacionales y es otra vergüenza para la ONU.

Es lamentable que el PSOE caiga en estas aberraciones criminales. Hay, por ahora, más de 20 muertos y los medios no dicen quién los ha causado lo que indica que quizá no sean culpa de Maduro sino del nuevo golpista.

Los militantes honrados de este partido, que los hay, deberían decir algo y los partidos de izquierda deberían pedir cuentas en el Congreso al gobierno por esta participación, por acción u omisión, en el golpe de estado, reclamar una mayor independencia del gobierno de la política norteamericana y, si fuera posible, salir de la OTAN sin que nos hagan otro golpe aquí; pero sobre todo exigir el cumplimiento real del derecho constitucional de los españoles a una información veraz.

PP y Cs, la derecha golpista

El cinismo de la derecha suele ser sorprendente por su desfachatez. Los partidos que se dicen Constitucionalistas, ayer clamaban contra un golpe de estado que no ha existido en Cataluña y hoy apoyan el golpe de estado que EEUU y el capital financiero internacional están intentando en Venezuela.

Hay antecedentes. En el golpe fracasado que se intentó contra Chavez, participó Aznar, entonces Presidente del Gobierno de España y El País, por supuesto. No es de extrañar, por tanto que PP y Cs (¿falta VOX? ¡que raro!), se apunten al golpe de Venezuela de la misma manera que siguen defendiendo el que dieron los militares contra la República española.

Pero defender que una masa en la calle tenga la capacidad de nombrar Jefe de Estado es un desprecio total a la Democracia y el Estado de Derecho, ni siquiera la derechista Unión Europea se ha atrevido a apoyarlo.

Que las mafias financieras atenten contra la democracia parece lógico, aunque no lo sea que la democracia no se defienda, pero que partidos políticos españoles se adhieran impunemente a los atentados de esas mafias, sin que el Estado Español tome medidas contra ellos, es un grave motivo de alarma para los demócratas españoles.

Última hora. Pedro Sánchez mantiene una conversación amigable con el supuesto jefe de los golpistas. Podemos incluir al PSOE entre los partidos “constitucionalistas” porque Borrell dice defender los intereses de los 200.000 españoles que viven en Venezuela, aunque parece que lo que defiende son los intereses de las empresas del IBEX que negocian allí.

16:34 Según El País, Felipe González pide a la UE que apoye el golpe

El gran carnaval mediático de Totalán

En 1951 el gran maestro Billy Wilder estrenó una peli, que en España se tituló “El gran carnaval”, protagonizada por Kirk Douglas. Segun filmaffinity España, la sinopsis es:

Charles Tatum es un periodista sin escrúpulos que atraviesa una mala racha a causa de su adicción al alcohol, razón por la que se ha visto obligado a trabajar en un pequeño diario de Nuevo México. Cuando un minero indio se queda atrapado en un túnel, Tatum ve la oportunidad de volver a triunfar en el mundo del periodismo. Entonces, en connivencia con el sheriff del pueblo, no sólo convierte el caso en un espectáculo, sino que, además, retrasa cuanto puede el rescate. (FILMAFFINITY) 1951

Han pasado casi 70 años y los medios siguen utilizando las mismas estrategias. O parecidas.

Ya no hablamos de un periodista sin escrúpulos. Ahora hay pocos periodistas y muchas empresas mediáticas sin escrúpulos, que contratan trabajadores precarios a los que les entregan una programación para rellenar.

Hoy el sheriff del pueblo son las empresas mediáticas que no tienen la capacidad de organizar el rescate, pero si de contarlo a su manera para obtener beneficios. Es decir, el circo que se monta en la peli en torno al rescate ahora es un circo mediático, virtual, es una comedura de coco continua con unos informativos que se interrumpen continuamente con este tema, para no contar nada porque no hay ninguna novedad de la que informar.

Este gran circo, que obtiene así beneficios económicos al aumentar su audiencia, convierte la información en espectáculo. Esta es la estafa de los informativos a sus audiencias: transformar los telediarios en reality shows. Cada vez menos información relevante y cada vez más espectáculo.

Que quede claro que no estoy criticando como se está desarrollando el rescate, pero estar insistiendo todos los días en que el pequeño puede estar con vida, después de tantos días sin comer ni beber, no es honesto y ya estamos hartos de mentiras piadosas que, como la de los Reyes Magos, siempre tienen detrás el negocio.

Otro ataque terrorista de Israel

El terrorismo de Estado es mucho más peligroso que el de grupos, aunque alguno se autoproclame Estado Islámico. Y los dos estados que más se comportan como terroristas son Israel y EEUU, seguidos de cerca por Arabia Saudí.

Esta noche Israel, que ocupa ilegalmente los altos del Golán sirios desde 1967, ha bombardeado Damasco respondiendo a una provocación de origen indefinido. La noticia que publica El País, procede de la Agencia EFE en su delegación de Jerusalén y, como no puede ser de otra manera (esto es lo que se dice ahora ¿no?), justifica el atropello.

Desde que el Jefe de Gobierno israelí está acusado de corrupción, los ataques a sus países vecinos han aumentado. Viejo truco de distraer a la peña con la creación de enemigos externos. Israel es un cáncer para la seguridad de Oriente Próximo, pero está protegido por EEUU y la banca judía. La industria armamentística global tampoco podría desprenderse de un socio tan rentable.

El estado israelí es un cáncer para la paz  y seguridad  de Oriente Medio y el área mediterránea. Mientras no cambie su política, la seguridad de todo el área estará en entredicho.

Muchos países piden un bloqueo económico para Israel y muchos españoles nos avergonzamos de las excelentes relaciones de los gobiernos españoles con ese gobierno terrorista.

El PP de Aznar

Quieren volver los viejos tiempos. El PP perdió las elecciones y el gobierno en 2004 porque el Presidente Aznar, con el apoyo de gran parte de la armada mediática, trató de convencer a los españoles, contra toda evidencia, de la intervención de ETA en el atentado islamista de Madrid del 11M del mismo año.

La peña ya estaba harta porque a mediados del año anterior, este presidente, con el 91% de la población española en contra, nos metió en la invasión de Iraq con el falso pretexto de la posesión de armas de destrucción masiva por parte del gobierno de tal país. Iraq fue destruido y la guerra aún no sabemos si ha terminado, pero esa invasión, no autorizada por la ONU, supuso el fortalecimiento del terrorismo islámico.

Contra la participación de tropas españolas en esa guerra, que él ahora niega, se produjo en Madrid la mayor manifestación de la democracia después de la del entierro de los abogados de Atocha asesinados en 1977. Unos días después, el PP perdió las elecciones y Aznar, mientras aprendía inglés de urgencia, fue contratado por una universidad norteamericana.

Además de su contribución a la invasión norteamericana,  comprometió una compra desorbitada de material de guerra (30.000 millones) a la industria USA que, aunque no nos es útil, aún estamos pagando. Dentro de casa había hecho una reforma de la Ley del suelo por la que se podía construir en cualquier lugar en el que no estuviese explícitamente prohibido, lo que causó la burbuja de la construcción que produjo la crisis de 2007 de la que aún no nos hemos recuperado.

Como consecuencia de su reinado, el 80% de su gobierno tiene problemas con la justicia y curiosamente él no, a pesar de que la boda de su hija en El Escorial parece que fue pagada por la Gürtel como demuestran las fotos de los asistentes actualmente procesados.

Su esposa, no parece tener la misma suerte con la venta, durante su alcaldía de Madrid, de viviendas sociales a fondos buitre, en los que parece que también trabaja su hijo mayor.

Este es el líder, que al final de su mandato fue recompensado con un sillón en el Consejo de una energética del IBEX (como su antecesor F. González) y que luego ha cambiado, para mejorar, por el “asesoramiento” a grupos financieros y otros “negocios”, es quien hoy defiende la unidad de España (es posible que quiera venderla entera) y los valores de la “Reconquista” (?), manejando los hilos del muñeco Casado.

Algo no hemos hecho para evitar que esto siga así.

Podemos lo tiene difícil

Hace nueve meses hablábamos de sus muchos problemas y parece que van aumentando.

Por un lado sus tres “sensibilidades” se van mostrando incompatibles. En las recientes primarias de Madrid, los anticapitalistas no quisieron participar porque pensaban que fechas y condiciones se habían impuesto por la cúpula en su propio beneficio. Ahora Errejón se “libera” y se va sin irse (en su opinión) porque entiende que la cúpula está tomando decisiones sobre su candidatura sin contar con él.

Parece evidente que los errejonistas no se pueden entender con los anticapi, porque son de izquierdas y ellos son progresistas y “transversales” (sea lo que sea transversales, pero según parece algo de derechas). El término “progresista” lo utilizó Rubalcaba cuando se presentó para presidente de Gobierno y fracasó. ¿Por qué tiene Errejón tan claro que su “progresismo” será más rentable que el de Rubalcaba? Lo que parece lógico es que mentalidades similares acaben confluyendo y más tarde o más temprano veremos a los errejonistas en el PSOE, pues esa ruta lleva Carmena. En todo caso, si esto sigue como quiere Errejón, su candidatura en la Comunidad de Madrid competirá con la del PSOE más que con cualquier otra.

Los pablistas parece que están en medio pero pueden estar en cualquiera de los costados, porque quien sigue a un hiperlíder como Iglesias también puede seguir a otro como Abascal. El hiperliderazgo de Iglesias, es evidente que ha dado motivos sobrados para el descontento de Errejón. Encontramos casos como la reciente crisis de Cantabria en la que la única que parece que ha salido indemne es la pablista que la provocó.

Lo bueno de las crisis es que cuando se resuelven pueden mejorar la situación y yo creo que a esto ayudaría si el líder peor valorado en la mayoría de las encuestas se dedicara los próximos años a cuidar de sus niños en su confortable chalet. Si además subiera el nivel de democracia interna seguro que todo iría a mejor.

La derecha rabiosa

No pueden soportar estar en la oposición y gritan y sobreactuan en busca del votante tonto.

Es cierto que el PP pasa por sus horas más bajas asfixiado por la corrupción. También es cierto que los políticos de derechas son los segundones que no han podido entrar en las gerencias de las empresas privadas y buscan desesperadamente puertas giratorias que les aseguren el futuro.

Ciudadanos corre de  acá y para allá como pollo sin cabeza (la del naranjito no vale mucho) y tratan de buscar su sitio en el escalafón.

Pero es que están tratando de llegar al caos, algo parecido a un golpe de Estado suave, que les saque de su propia ilegalidad. De la jaula de corrupción en que están metidos y al joven orangután Casado de la nulidad de su propio currículo académico.

En su desesperación, están sacando su brazo armando: la ultraderecha para tratar de amedrentar.

La derecha, como la Iglesia Católica, siempre se ha caracterizado por imponer reglas a los demás y no cumplirlas ellos mismos. Porque son “sus” reglas y cuando pierden el poder se sienten perdidos porque sus jefes (las mafias financieras) les pueden considerar amortizados y pueden quedarse sin caviar.

Pero resultan muy molestos, a la vez que perniciosos, para los españoles y si no fuera por el protagonismo que les dan los medios de comunicación (y propaganda) serían muy poca cosa.

Despreciables.

España 2018: Menos nacimientos y más muertes

En el primer semestre de 2018, han descendido los nacimientos en España, en casi un 6% y ha aumentado la mortalidad en un 2,1%, según el Instituto Nacional de Estadística.

Normal. Bajan los salarios y aumenta el número de trabajadores y trabajadoras en riesgo de exclusión. Si tienen dificultades para sobrevivir ¿cómo van a pensar en reproducirse? A esto contribuye la especulación que está poniendo la vivienda a precios imposibles.

Se deteriora el Sistema Nacional de Salud. Ha habido huelga de profesionales en Cataluña denunciando el problema de los recortes y ahora hacen huelga los gallegos por la misma razón. El copago de las medicinas contribuye también a acelerar la llegada de la muerte, porque ya se está viendo que muchas personas no pueden retirar las medicinas que necesitan.

Estas cifras evidencian que las políticas de austericidio que propone la Unión Europea y aceptan nuestros gobiernos son buenas para los accionistas pero disminuyen la calidad y la duración de la vida de los demás.

Estas cifras cantan. Quizá por ello es tan difícil encontrarlas en los periódicos.