La clase política

El enjuiciamiento a Martín Villa por “delitos de homicidio agravado” que intenta desde hace años la justicia argentina, con arreglo a la Justicia Universal, porque no lo asume la española y la “solidaridad” de los ex-presidentes de gobierno (y algunos ex-ministros) del PP y el PSOE, pone en evidencia la existencia de una clase política basada en las puertas giratorias y el bipartidismo (como en el siglo XIX), enfangada en la corrupción y en pánico por si se revisan episodios oscuros de la inmodélica transición.

Ya sabemos que, como las brujas, en nuestra sociedad no existen las clases, pero ellos se comportan como si tuvieran “conciencia de clase”, curioso.

Un régimen, el del 78, que con más de 40 años ha ido deteriorándose por la enfermedad degenerativa del neoliberalismo. Que se niega a reformar la ley electoral (que tiene más de 40 años), con grandes trampas antidemocráticas como las listas cerradas, la Ley D’Hont y con un reparto de circunscripciones que hacen que un voto de Soria valga como 35 de Madrid.

Con un sistema impositivo radicalmente injusto que parece imposible cambiar porque las empresas del Ibex y las grandes fortunas se niegan a contribuir a los gastos públicos mientras les estamos pagando servicios de enorme coste como los militares que sólo les benefician a ellos y no queda dinero para pagar la educación, la salud y las necesidades básicas de la mayoría de los españoles.

Que se ha resistido 45 años a recuperar los bienes que se incautó Franco y ahí siguen los muertos de las cunetas.

Esta clase política emparentada con la económica, en su obsesión por convertir todo en “negocio”, ha deteriorado los escasos “controles democráticos” que diseñó el nuevo régimen y está gobernando para los más ricos, sumiendo en la precariedad laboral -ahí siguen las reformas laborales, ya ni se habla de cambiarlas-, económica -que no se hable en los medios de las colas del hambre no quiere decir que no existan-, social -el virus ha destapado el deterioro del sistema nacional de salud- y política -ya ni se habla de las leyes mordazas-.

Esta clase política se ha puesto al servicio de las mafias financieras y sus máximos representantes, los ex-jefes de gobierno -sin complejos, como la extrema derecha- saben mejor que nadie que todo lo que deteriore los pilares básicos del Estado -y la Justicia es uno de ellos- abre puertas en los consejos de administración y en las instituciones supranacionales.

Franco murió pero el franquismo sigue vivo.

Los signos y la HISTORIA

Hay cierta polémica por cambiar el nombre a las calles y derribar algunos monumentos. Incluso cuando hay una Ley que lo apoya. Los que protestan por ello, diciendo que eso daña la Historia, parecen no saber distinguir entre signos e Historia.

La Historia es el estudio del pasado y su interpretación para entender el presente, con la metodología de las Ciencias Sociales. La Historia no es sagrada y La Historia Sagrada es puro mito, por eso los historiadores van buscando el significado y el sentido de los hechos pasados.

Los signos sirven para comunicarse y también para escribir e interpretar la Historia, pero no son la Historia, son lenguaje.

En los más de 2000 años de historia se pueden contar en España como períodos democráticos, con bastante optimismo, los dos años de la 1ª República en el siglo XIX, cinco de la 2ª y los cuarenta y dos últimos, cuarenta y nueve en total, un 2,45%. En todos los demás han dominado diferentes oligarquías y casi todos los monumentos y nombres de las calles los han puesto ellas para legitimarse a sí mismas.

En democracia, estos signos deberían ser consensuados. Los que se oponen al cambio, como a muchos otros cambios, son los que se identifican con esas oligarquías y añoran la Dictadura, que renombró muchas de las calles, y temen las nuevas interpretaciones de la Historia, porque dañan su nuevo disfraz democrático y pueden desnudar su linaje.

El actual alcalde de Madrid, mandó destruir la lápida del cementerio de La Almudena en la que figuraban los nombres de los fusilados por defender el gobierno legal de la 2ª República. Un personaje así es un peligro porque esa ha sido siempre la obsesión de las oligarquías: destrozar a las personas que exigían Democracia y aún su memoria.

El Crimen fue en Granada

Esta madrugada se han cumplido 84 años y el poeta sigue desaparecido. Antonio Machado lo recuerda así:

A Federico García Lorca

I EL CRIMEN
Se le vio, caminando entre fusiles
por una calle larga,
salir al campo frío,
aún con estrellas, de la madrugada.
Mataron a Federico
cuando la luz asomaba.
El pelotón de verdugos
no osó mirarle a la cara.
Todos cerraron los ojos;
rezaron: ¡ni Dios te salva!
Muerto cayó Federico
—sangre en la frente y plomo en las entrañas—.
… Que fue en Granada el crimen
sabed —¡pobre Granada!—, ¡en su Granada!…

II EL POETA Y LA MUERTE
Se le vio caminar solo con Ella,
sin miedo a su guadaña.
—Ya el sol en torre y torre; los martillos
en yunque, yunque y yunque de las fraguas—.
Hablaba Federico,
requebrando a la Muerte. Ella escuchaba.
«Porque ayer en mi verso, compañera,
sonaba el eco de tus secas palmas,
y diste el hielo a mi cantar, y el filo
a mi tragedia de tu hoz de plata,
te cantaré la carne que no tienes,
los ojos que te faltan,
tus cabellos que el viento sacudía,
los rojos labios donde te besaban…
Hoy como ayer, gitana, muerte mía,
qué bien contigo a solas,
por estos aires de Granada, ¡mi Granada!»

III
Se les vio caminar…
Labrad, amigos,
de piedra y sueño, en el Alhambra,
un túmulo al poeta,
sobre una fuente donde llore el agua,
y eternamente diga:
el crimen fue en Granada, ¡en su Granada!

La Iglesia sí que les roba

El independentismo catalán utilizó hace un tiempo el slogan “España nos roba”.

La Generalitat publica ahora que la Iglesia ha inmatriculado, es decir, se ha apropiado, de más de 3.700 bienes pertenecientes al patrimonio histórico y cultural de los pueblos.

Según Público.es, la Unión de Payeses que ha destapado el tema, denuncia que muchas iglesias, cementerios y casas rectorales, construidas por los payeses en sus propias tierras, habían sido inmatriculadas.

Según Casajoana, agricultor catalán: “Los documentos antiguos prueban que se construían para beneficio de todos. Los agricultores que tenían dinero aportaban dinero. Y quien no tenía dinero aportaba trabajo.”

La Unión de Payeses y la Asociación de Micropueblos de Cataluña, rechaza la oferta de mediación de la Generalitat y exige “a la administración pública una «solución global» de carácter legislativo para anular todas las inscripciones por «inconstitucionales».

La Iglesia Católica debería explicar como interpreta ahora los mandamientos de su dios “no robarás” y “no codiciarás los bienes ajenos”.

En RNE no se enteran

Hace unos días, Meritxell Planella -conductora de “España a las 8” en RNE1- le preguntaba a un experto algo así: ¿Cómo es que teniendo uno de los mejores sistemas sanitarios del mundo estamos sufriendo esto?

La pregunta resulta al menos chocante porque, aunque hace años se dijo esto del mejor sistema sanitario, los que leemos los periódicos hemos ido viendo los recortes y privatizaciones en los servicios públicos que impuso la troika y que cumplieron con toda devoción y santa alegría Rajoy y su gente.

A poco que leas cierta prensa (no cualquiera, claro) te das cuenta de que el “bicho malo”, como todo, también tiene sus caras buenas y una de ellas es poner en evidencia la propaganda de que tenemos el mejor sistema sanitario mientras algunos nos lo han destrozando en beneficio propio.

Quizá sean los periodistas los que menos leen los periódicos.

Esta señora, ha invitado esta mañana a dos expertos en salud que han coincidido -con fino lenguaje, es decir, llamando desinversión a los recortes y olvidando las privatizaciones- en que nuestro sistema de salud está muy malito.

Mañana veremos si la jefa del programa ha aprendido algo o sigue con la propaganda que, en estos tiempos, es la estrategia más común en los medios de comunicación.

El sesgo neoliberal de El País

Hace dos días, El País titulaba “Chile aprueba la retirada del 10% de las pensiones por la crisis en un duro golpe a Piñera” en un artículo en el que se daba la noticia de que el Congreso aprobó una reforma de la Constitución para que los chilenos pudiesen retirar el 10% se su fondo de pensiones privado para resolver sus problemas económicos provocados por la crisis del coronavirus.

Contra esa medida y contra la oposición que la apoyó, se manifestaba el único experto consultado por la autora del artículo: un economista, expresidente del Banco Central y decano de la Facultad de Economía y Negocios de la Universidad de Chile, que tacha a la oposición de populista.

En el contexto de la grave crisis económica que sufre Chile, con motivo de la pandemia, se están dando numerosas manifestaciones y actos de rechazo al sistema económico neoliberal que impuso Pinochet, tras el golpe de estado, y que los gobiernos postpinochetistas han respetado.

El neoliberalismo inició su experimentación en las dictaduras militares de Chile y Argentina y ha sido Chile el país donde más se ha criticado por el tremendo aumento de la pobreza causado al privatizar los servicios más necesarios para gran parte de la población, como la sanidad, las pensiones, etc.

El País prefiere culpar a Piñera del fracaso, en vez de señalar como verdadero culpable al sistema económico, como demuestra que 8 de cada 10 chilenos han apoyado la medida, según el propio artículo.

Es como culpar al sirviente de lo que manda hacer el Amo. Es el problema de respetar más a los accionistas que a los lectores.

EEUU vuelve al western

El terrateniente del condado pone precio (5 millones de dólares) a la cabeza del propietario que se niega a venderle, casi regalados, sus terrenos y encarga a su vocero para que reparta los carteles de Se Busca por las tabernas.

Trump, por medio de su sicario Mike Pompeo -con muchos años de experiencia-, pone precio a la cabeza del Presidente del Tribunal Supremo de Venezuela, porque va en contra de los intereses de las petroleras yankis que tienen dificultades para hacerse con el oro negro de ese país.

Los carteles de Se Busca, en la taberna Ibérica, los pone El País (lider aquí de la banda mediática norteamericana).

Mientras, la ONU -en el papel de sheriff mejicano indolente-, dormita con el sombrero sobre los ojos.

El Western como modelo político actual: primitivismo y amoralidad. Si esto no es la barbarie, se parece mucho.

Sra. Sterling un poquito de rigor

¡Que está usted en la radio pública! En su informativo de hoy (RNE 14h) identifica PIB con la riqueza del país. Pero esto no es así. PIB es la producción de un año, como su nombre indica: Producto Interior Bruto.

La riqueza del país es mucho más que eso y no guarda relación con el PIB. Puede haber mucha riqueza y no ser un país muy productivo o al contrario.

Intentar alarmar a los españoles diciendo que la deuda alcanza el 101% de la riqueza, cuando quiere decir el 101% del PIB, es mentir.

Japón es el país con mayor deuda pública en relación a su PIB. En 2017 era el 235% de su PIB y ahí sigue.

A los neoliberales se les habrán saltado las lágrimas de la risa y la habrán aplaudido hasta con las orejas.

Ayuso. ¿La peor politica posible?

Espeluznante artículo de eldiario.es de hoy.

La Comunidad de Madrid, desde el tiempo en que gobernó La Madre de Todas las Ranas, se ha caracterizado por experimentar con “el capitalismo de amiguetes”, que consiste en no gobernar: subcontratar parcelas de gobierno a empresas “amigas” para que hagan lo que consideren oportuno.

Cuando llegó el coronavirus, según eldiario.es, la presidenta decretó la “operación bicho” para “medicalizar” las 710 residencias de ancianos.

Esta operación consistió en subcontratar una empresa “sin apenas estructura” que subcontrató 3 médicos venezolanos que estaban en España con visa de estudiantes para visitar las residencias. Les ofrecieron 2000 euros y les dieron 1000 sin contrato ni Seguridad Social (¿será normal esto en las empresas españolas? o ¿será una nueva norma que quiere implantar la presidenta?).

Cuando los médicos protestaron por la falta de contrato, el “empresario”, según eldiario.es les explicó que en España había mucha gente dispuesta a trabajar ilegalmente.

El resultado:

Madrid con 42.523 ancianos, 7.290 fallecidos. 18,1%

Cataluña con 49.004 ancianos, 4.702 fallecidos. 9,6%

Andalucía con 43.614 ancianos, 2.150 fallecidos. 4,9%

Familiares de los fallecidos han presentado una querella colectiva en los Juzgados contra altos cargos del Gobierno autonómico. Veremos cómo y cuándo actúa la justicia, pero debería además haber responsabilidades políticas.

Si no nos morimos más, no será por falta de voluntad política.

El Crimen fue en granada

Y podría volver a repetirse.

El 26 de mayo, Javier Cuesta denunciaba en Público, el allanamiento de morada y la paliza por parte de cuatro jóvenes bien vestidos, después de una manifestación de VOX. ¿El motivo? Una bandera republicana en el balcón.

Un mes más tarde, en el mismo periódico, a pesar de la denuncia ningún policía se ha acercado a su casa para ver los destrozos del allanamiento, recoger huellas, o cualquier otra investigación para dar con los asaltantes.

Recordamos como en la Transición, la policía dirigía o, al menos, protegía el terrorismo de ultraderecha que tantos muertos produjo.

Resulta extraño que en una ciudad como Granada, la policía no tenga localizados a los extremistas. Si no hace por localizarlos -cuanto más tiempo pase, más pruebas desaparecerán- nos obliga a pensar que puede estar protegiéndoles. Sobre todo, si la víctima recuerda “un episodio reciente a principios de marzo cuando un jeep militar fue colocado en el centro de Granada con banderas y propaganda de Vox”.

Recuerdo, hace unos cuantos veranos, el cante de El Cabrero en Estepona: “Se murió Miguel Hernández, también mataron a Lorca, el que manda es el que manda, lo mismo entonces que ahora”.