La vara de medir

La oposición al gobierno democrático de Venezuela (elegido en comicios reconocidos por la comunidad internacional), convoca un referendum contra dicho gobierno y El País lo bendice y propaga tachando todos los días arbitrariamente de dictadura a un gobierno aprobado en las urnas.

El gobierno autonómico de Cataluña pretende hacer un referendum y El País lo anatemiza todos los días en sus páginas.

El País, junto con Aznar y otros, ya apoyó el fracasado golpe de estado contra Chávez y cerquita de Venezuela está México donde la impunidad de los crímenes tanto de la policía como de los narcos (muchas veces la frontera entre esos dos grupos es muy difusa), contra periodistas y ciudadanos en general, sobrepasa el 90%, pero El País ahí no ve problemas (tiene sólidos intereses editoriales).

¿Cómo podemos permitir que, en un país supuestamente desarrollado, el diario de referencia intoxique de esta manera?

Parece evidente que en un sistema político-económico corrupto no cabe la información de calidad.

El PP necesita a ETA

La situación judicial y política del PP es tan precaria que necesita crear monstruos para asustar a la población y convencernos de que ellos serán unos delincuentes pero son nuestros salvadores. Esta es la penosa situación del partido del gobierno en esto que llaman democracia.

ETA dejó de matar hace años pero el PP necesita que resucite y mientras no revive ellos mismos, con la ayuda de un sistema judicial con metástasis, están acusando de ser ETA a lo primero que encuentran.

La pelea del bar de Alsasua a las tantas de la madrugada, con dos guardias civiles heridos, por la que piden 375 años de cárcel para los supuestos agresores es un disparate representativo de esta situación. Convertir una pelea de bar en una ataque a la autoridad es propio de las dictaduras y por lo que se ve, gran parte del PP y parte de la Justicia aún no han salido del franquismo.

Se desmanteló el estado del bienestar y ahora se está haciendo lo mismo con el Estado de Derecho esta es una situación muy alarmante para la mayoría de los españoles.

O sacamos pronto del gobierno a este partido corrupto o todo irá a peor. Porque la bola de nieve baja por la pendiente mientras los partidos de izquierda siguen encerrados en el Congreso. Ellos allí estarán seguros, porque tienen inmunidad, pero nosotros no.

El sistema económico dominante mata

En USA, la droga mata más que el terrorismo, el tráfico y las guerras. En 2015 dos millones de americanos tuvieron problemas con opiáceos de receta y 591.000 con heroína. En 2016 murieron por la droga 60.000 personas.

Antes esto no tenía importancia, porque estas muertes no afectaban al sistema económico. Pero la presidenta de la Reserva Federal, Janet Yellen, la mayor autoridad económica del país, ha denunciado que el abuso de estupefacientes explica por qué la población activa se reduce y la industria tiene dificultad para dar con aspirantes con la preparación adecuada para desempeñar sus funciones.

Este problema afecta especialmente a las personas en un grupo de edad entre los 25 y los 44 años y afecta al mercado de trabajo por tres razones:

  • el consumo de drogas provoca que los jóvenes abandonen sus estudios y no se formen
  • los adictos se apartan del mercado laboral
  • el alto índice de suicidios por las depresiones y las muertes por sobredosis.

La epidemia, golpea especialmente a comunidades que ya sufren serios problemas económicos y se sienten desplazadas.

A esto habría que añadir que la bajada de los salarios desincentiva las “ganas de trabajar” de los jóvenes cuando un salario no cubre las necesidades mínimas y no permite salir de la pobreza.

El capitalismo salvaje mata

Víctimas del terrorismo

El PP, necesitado de producir conflictos mediáticos (y la armada mediática encantada con el negocio) que distraigan de sus juicios por corrupción, celebra ahora el aniversario de Miguel Angel Blanco y pretende que todo el mundo se sume porque es su víctima.

El PP utiliza a las víctimas del terrorismo para tratar de tapar toda su mierda y muchos de sus familiares le siguen el juego.

ETA asesinó a mucha gente, de diversos partidos políticos e incluso no afiliados a ninguno. Toda esa gente son víctimas del terrorismo.

La dictadura franquista hizo desaparecer a tantas personas que solo la dictadura Camboyana logró superarlo. Hay más de 100.000 españoles enterrados en las cunetas, pero esos muertos no son reconocidos como víctimas del terrorismo, a pesar de haber sido fusilados después de la guerra y sin juicio justo, porque el PP aún no ha condenado la dictadura franquista.

El partido de la corrupción se arroga la capacidad de definir quién es víctima y quién no lo es, según sus intereses, porque sigue pensando que España es su cortijo, por eso emplean las instituciones españolas como si fueran propias y por eso el ministro de Injusticia, el que nombró a Moix, se permite insultar a la alcaldesa de Madrid.

¡Hasta cuando!

Siria entre Trump y Putin

El terrorismo islámico tiene ahora escaso papel en la destrucción de Siria. Prueba de ello es que Trump y Putin pueden acordar un alto el fuego en ese país. Ahí se ve quienes están en conflicto.

USA necesita controlar las políticas de los países de Oriente próximo porque las petroleras americanas quieren seguir dominando la explotación de los recursos naturales de esos países e impedir la competencia de Rusia. Para ello, pretende deshacerse de Bashar al-Asad y tratar de controlar a Irán que se resiste en defensa de sus propios intereses.

Rusia necesita mantener a Bashar al-Asad porque le permite mantener sus bases navales en el Mediterráneo, ya que el acceso tradicional a través del Mar Negro ya es poco seguro.

USA ha tratado de armar a la oposición de Asad (el terrorismo como arma política es frecuente en Washington), que es heterogénea e inconsistente y su armamento ha acabado muchas veces en manos del terrorismo islámico.

El Daesh, escisión de al qaeda y también alimentado por USA para atacar los intereses rusos en esa zona, se independiza de sus amos, como hizo bin Laden, y comienza la guerra por su cuenta (con la ayuda de Arabia Saudí y los emiratos del Golfo).

En Alepo se vio con claridad la colaboración de USA y Rusia para atacar al Daesh, cuando entrañaba peligro, aunque las ayudas americanas parecen adolecer de coordinación y, en esa zona del norte de Siria, se vieron enfrentamientos de grupos armados financiados unos por el Departamento de Estado y otros por el Pentágono. Quizá las grandes corporaciones también están haciendo la guerra por su cuenta.

Resumiendo. Estamos hablando de un conflicto armado por el control de los mercados. ¿Se puede hablar de conflictos religiosos en algún sitio? Las guerras de religión europeas tuvieron mucho más de política que de religión: aquí fueron conflictos político-económicos entre cristianos.

Las grandes corporaciones en su guerra por imponer el Libre Mercado (Libre del control de los estados, se entiende) están debilitando a los Estados. Esta es la finalidad de los tratados internacionales (TTIP, CETA, TISA …), pero esta estrategia civil sólo funciona entre países desarrollados aunque corruptos.

En los países subdesarrollados han elegido otra estrategia. Antes se distinguía entre estados democráticos y dictaduras, ahora están apareciendo estados fallidos; la mayoría en Oriente Medio y generalmente donde hay combustibles fósiles: Afganistán, Iraq, Libia y ahora lo están intentando en Siria. En los estados fallidos no puede vivir la gente y tiene que emigrar.

Cuando los políticos corruptos y los medios de propaganda hablan de valores que sepamos que se refieren a los de la Bolsa.

Tertulianos

Una prueba de que los medios que se dicen “informativos” son sobre todo “medios de persuasión” (como dice el profesor Vicenç Navarro) o “medios de propaganda” como diríamos vulgarmente, es que tienen más programas y secciones de tertulia que informativos, y que los informativos de los medios españoles son de los más desacreditados de Europa.

Esta mañana, en la tertulia de la SER (emisora lider de audiencia) de Pepa Bueno, comentaban que el “teatrillo” (esto lo digo yo) de ayer en el Congreso, cuando la Presidenta elogió a Santiago Carrillo, Alberto Garzón no aplaudió lo que resultó muy extraño ya que los tertulianos entendían que era un elogio a la labor del Partido Comunista de España contra el franquismo.

Identificar a Carrillo con el PCE es un error de bulto que sólo puede cometer la gente de derechas porque desconocen los “matices” de la izquierda.

Tampoco deben saber que Alberto Garzón es dirigente del PCE y si lo hizo sus razones tendría. No sé si serán las mías. Yo dejé el PCE en los primeros ochenta en desacuerdo con las actuaciones de Carrillo, como hicieron muchos militantes más, porque consideramos que tal dirigente vendió el partido a la derecha franquista y lo debilitó notablemente. Posiblemente esta es la razón de las alabanzas de la Sra. Pastor.

En todo caso, lo que hicieron los tertulianos fue atacar al Sr. Garzón (el diputado mejor valorado del Congreso) en vez de comentar la presencia, entre los homenajeados, de Martín Villa, responsable de la muerte de varios obreros en Vitoria y encausado por ello en Argentina. ¡Buen trabajo de desinformación chicos y chicas!

El PSOE entre la indecisión y el cinismo

El viejo PSOE perdió la credibilidad ante sus votantes porque se decía de izquierdas pero se comportaba como de derechas.

Pedro Sánchez levanta el puño y canta la internacional, como Pablo Iglesias, pero no se atreve a votar contra el CETA, aunque sea un tratado que debilita al Estado democrático en beneficio de las grandes corporaciones.

Dice que es de izquierdas, pero no apoya la moción de censura contra el gobierno más corrupto e injusto de esto que llaman democracia porque no es el momento.

Apoya el gobierno de cambio del ayuntamiento de Madrid, pero reprueba al concejal de Economía y Hacienda que está cambiando las políticas dictatoriales y opacas de Gallardón y Botella y destapando sus prácticas corruptas.

¿Qué cambio quiere el PSOE? Este nuevo PSOE se parece demasiado al de Felipe González que compensaba su radicalismo verbal con políticas económicas neoliberales.

La vena nazi de Rajoy

Hoy han enterrado en Paris, en el cementerio de las celebridades, en presencia de la alcaldesa de Paris y con representación de la Generalitat de Cataluña a Francesc Boix.

Este fotógrafo barcelonés, recluido en el campo de concentración de Mauthausen, con otros muchos españoles republicanos, consiguió robar y poner a salvo cientos de fotografías con las que pudieron ser acusados de crímenes contra la humanidad los jefes nazis en el proceso de Núremberg. Porque cuando acabó la segunda guerra mundial, nadie había sido nazi, hasta que él consiguió presentar las fotos. Una obra de teatro (El triángulo azul, de Mariano Llorente y Laila Ripoll, texto editado por el Centro Dramático Nacional), cuenta su estancia en Mauthausen.

Acabada la guerra, trabajó en París como reportero para varios medios, pero no pudo superar las secuelas de sus presidios y falleció en 1951 a los 30 años, siendo enterrado en un cementerio parisino.

Las autoridades francesas han considerado que le debían un homenaje y hoy lo han enterrado en el famoso cementerio del Père Lachaise junto a otros héroes, artistas, científicos, etc.

Casualmente, hoy estaba Rajoy en Paris, visitando al nuevo presidente pero ha tenido la desvergüenza de no participar en la ceremonia, a pesar de que hace quince días se aprobara en el Congreso que España enviara una representación institucional.

Ministros y altos cargos del PP suelen acudir a Roma cuando hay beatificaciones (seguramente para rezar por sus pecados contra algunos mandamientos), pero en este acto de reivindicación democrática la representación oficial española ha estado formada (según Público.es) por el cónsul general y el consejero de Cultura de la embajada española.

El Presidente estaría leyendo el Marca. Corrupto, mentiroso, franquista y pelín nazi. Quizá aún nos quedan facetas por descubrir del responsable del partido más corrupto de esto que llaman democracia.

Qué le importan a Rajoy los defensores de la democracia. Él no ha sido nunca de esa secta.

Los intereses de El País

Este periódico cuenta hoy como, el exministro de Felipe Gonzalez, José Luis Corcuera se ha dado de baja en el PSOE, tras el triunfo de Pedro Sánchez, así como su defensa de que aquel PSOE era el mejor. Esto no deja de ser un insulto para una mayoría de militantes del PSOE que han votado a Sánchez, pero Corcuera nunca ha sido un político, a lo más un ministro de Interior.

En su breve reseña sobre la vida política de Corcuera, El País menciona la “Ley de la patada en la puerta” (antecedente de la “Ley mordaza”), pero no dice nada de las imputaciones que sufrió este ministro en relación con las acciones de terrorismo de Estado del Gal.

La wikipedia habla de la trayectoria de Corcuera como el electricista que llegó a secretario de acción reivindicativa de UGT en 1985 y a ministro en 1988. Lo que no dice es que UGT y CCOO le montaron cuatro huelgas generales a Felipe González y que algunos que traicionaron a UGT acabaron de ministros con González. Corcuera y Almunia fueron dos de ellos.

Es evidente que El País está con los dinosaurios del PSOE y contra toda renovación en este partido que pueda atentar contra sus intereses económicos. O quizá sólo contra los de Juan Luis Cebrián, Rubalcaba, F. Gonzalez … Una trama como otra cualquiera.

Corruptos, mentirosos y franquistas, lo tienen todo

Un país gobernado por unas personas que mienten sin pudor, que se lo llevan crudo y que en 40 años no han sido capaces de condenar la dictadura franquista, no puede ser un país digno.

Vale que la inmodélica transición permitiera que los franquistas corruptos siguieran dominando la economía española, que la constitución permitiera que el nacionalcatolicismo continuara su andadura, que los jueces franquistas y los torturadores continuaran con sus faenas, y que la ley electoral y la de financiación de los partidos tenga mas trampas que un concurso de televisión. Pero es que los gobiernos de estos 40 años lo han permitido y han seguido el juego.

Ya está siendo hora de que las personas con un poco de dignidad hagamos algo para cambiar este estado de desvergüenza nacional que ha impuesto el bipartidismo. Pero a ver si tenemos suerte y la izquierda de verdad entiende que esto no se puede hacer sólo desde un Congreso muy poco democrático.