Se hunde Nueva York. La venganza del planeta

A mediados del siglo pasado comenzó a plantearse en EEUU una nueva fase del capitalismo que, cuando a principio de los setenta, se experimentó en Chile y Argentina aprovechando los golpes militares, se llamó Neoliberalismo, por unos, o Capitalismo salvaje por otros.

En los setenta se expandió por Norteamérica, aunque muchos le atribuyan el impulso a Reagan, pero Marvin Harris detecta, ya en los setenta, sus consecuencias en su libro “La cultura norteamericana contemporánea. Una visión antropológica”, con capítulos como: ¿Por qué no funciona nada?, ¿Por qué hay pánico en las calles?, ¿Por qué nos invaden los cultos? (se refiere a los cultos religiosos, no a la gente culta), ¿Por qué ha cambiado Norteamérica? …

Es el momento del crecimiento desmesurado del consumismo, del “usar y tirar”, que pronto contaminó la Europa occidental , después la otra y, por fin, la globalización. Es la búsqueda del mayor beneficio para el empresario o el accionista, sin tener en cuenta las necesidades ni los derechos del consumidor, ni las posibilidades del planeta.

Hace un tiempo, está saliendo a la luz (no en los grandes medios) la crisis que esto está causando en su país de origen. Un informe reciente de Rand Corporation (el think tank más influyente de EEUU, financiado por la industria armamentística) dice que de los tres puntos fuertes de su país: la industria, el dólar y el aparato militar, la industria casi ha desaparecido (se “deslocalizó” a países con mano de obra barata, como China), el dólar peligra, porque China y Rusia tratan de utilizar sus propias monedas, y la industria militar es la que tira del país, en el nivel macroeconómico, porque la deuda de las familias alcanza cantidades astronómicas.

El Neoliberalismo está destrozando el planeta por el consumo ineficiente (estos días se habla de los vertederos de ropa poco usada en el desierto de Atacama), pero también la vida de los norteamericanos y ahora descubren que se está hundiendo Nueva York (la capital del mundo “civilizado”) por el peso de los rascacielos (siempre la desmesura) y que este proceso se acelerará por la subida del nivel de los océanos debido al cambio climático.

El planeta está tratando a sus agresores con la medicina que ellos mismos inventaron. ¿Aprenderemos algo de este mensaje de la Naturaleza?