Petra Martínez y Juan Margallo

Premio Nacional de Teatro 2022. “Premio absolutamente merecido como reconocimiento a más de 50 años de fructífera trayectoria profesional” dice Luis Matilla, autor teatral que los ha acompañado en gran parte del recorrido.

Petra Martínez es una excelente actriz desde hace muchísimos años. Yo aluciné con “La madre pasota”, basada en dos obras cortas de Darío Fo, donde cambiaba de registro continuamente con una naturalidad admirable. Últimamente está recibiendo premios que llevaba muchos años mereciendo.

Juan Margallo ha sido el alma de El Tábano, uno de los grupos del “teatro independiente” que en los 60 y 70 lucharon por un teatro vanguardista y social, contra el tradicionalismo y escapismo del teatro del régimen. Recuerdo las resonancias del escándalo de “Castañuelas 70”, prohibido por la policía en las primeras sesiones “comerciales” en Madrid y llevado por el Tábano por media Europa para disfrute y consuelo de los emigrantes españoles.

Cuando vine a Madrid, contemplar el ya mítico Tábano en directo en “El retablillo de D. Cristobal” en el Colegio Mayor Pio XII, fue una de mis mayores satisfacciones como espectador y colaborar en el montaje del tinglado para el “teatro de recorrido” infantil, que se montaba en el Retiro en tiempos de Tierno Galván, dirigido por Juan con textos de Luis Matilla, fue el asombro  por el acercamiento a los héroes del Tábano.

Al Tábano sucede el Colectivo El Buho y Juan Margallo consigue estrenar en enero de 1977 en Barcelona “La sangre y la ceniza” de Alfonso Sastre, sobre Miguel Servet, prohibida por el franquismo. Una de la obras españolas más importantes y más desconocidas del siglo XX español.

Y del Buho al Gayo Vallecano que, durante varios años, mantuvo en Vallecas el espíritu del teatro independiente ambientado en la nueva ápoca de la Transición.

Después viene el grupo familiar Uroc que sigue manteniendo su línea al margen del teatro comercial, lo que no impide dos premios Max para Juan y la Medalla de Oro al Mérito en las Bellas Artes para el grupo.

Las memorias de Juan “Vivir del aire” son las vicisitudes de una vida dedicada al teatro que creyó que debía hacer y las dificultades que suponen no seguir el camino trillado.

Mañana cumple 82 años, el premio, aunque tardío, ha llegado en buena fecha. FELICIDADES JUAN.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*