Afganistán, otro guiñol mediático

Es evidente que Afganistán sufre una tragedia desde hace muchos años. Un país invadido por otros para hacerse con sus riquezas minerales y ahora, los más dañinos han huido en desbandada causando lo que puede ser un estado fallido porque además se han llevado el dinero: según parece gran parte de las divisas del Banco Central afgano están en la Reserva Federal USA, que es un banco privado y las tiene bloqueadas.

Lo que es un guiñol es la representación mediática de la tragedia, destinada a que los europeos paguemos los platos rotos y para resolver la hambruna y el ansia de huida que han dejado. En este teatro informativo el único que no aparece es el causante, lo que es normal porque es el que maneja los hilos que mueven a los informadores.

Han tenido que pasar bastantes días desde la huída para que aparezca el artículo de Nazanin Armanian (iraní afincada en España) “Empieza la sexta etapa de la intervención de EEUU en Afganistán” para entender el currículo asesino y destructor de USA en ese país, y otros cercanos, y que no es verdad del todo que se hayan ido.

Es curioso que esta señora no es periodista, es profesora en la Universidad Complutense, lo que demuestra la deficiente calidad de los medios informativos de españoles.

El sentido común dice que en una invasión el principal culpable es el invasor y sus cómplices y ayudantes, pero parece que a muchos “periodistas” les cuesta entender lo que pasa, pero no por eso dejan de (des)informar. También es cierto que muchas de las empresas (des)informativas chupan de la teta de la administración USA y las grandes corporaciones que producen estos estragos.

El circo mediático no trata de arreglar nada, porque nunca va a las causas. Actúa como elemento de distracción para tratar de ocultar a los culpables, centrado su foco en los sentimientos, en la tragedia humana, como si hubiese ocurrido una catástrofe natural.

2 comentarios sobre “Afganistán, otro guiñol mediático”

  1. Creo que en un mundo ya con un problema globalizado de subsistencia para el ser humano, todas somos culpables de lo que está pasando, eso sí el tanto por ciento de responsabilidad de los Yankis es altísimo. ¿ Para cuando una asamblea planetaria como la de la Guerra de las Galaxias? Donde estén todas las minorías Unidas contra Yankis y demás…

  2. A mí me avergonzó, me deprimió y me asustó que la ONU aprobara el ataque a Afganistán. Tal como lo entiendo, la razón ofrecida para invasión del país fue que éste se negó a entregar a Osama Bin Laden a los EE.UU. Bueno, no se negó en redondo de primeras; la condición afgana para la entrega de Bin Laden fue que se le mostraran pruebas que justificaran la extradición del árabe, pues así es como funcionan o deben funcionar las extradiciones. Ese tan razonable requerimiento enfureció de tal modo a la administración yanqui que la consideró razón suficiente para atacar un país y destrozarlo sin más contemplaciones, contando para ello con la bendición de una «comunidad internacional» a la que yo personalmente no pertenezco y condeno. Los crímenes de lesa humanidad que han cometido y siguen cometiendo actualmente son constantes ¿Quién escribirá la historia sin intentar falsearla? Me temo que la mayoría de nosotros no lo veremos. Mientras tanto, lo menos que podemos hacer es ir contracorriente de las mentiras, fábulas y falacias que nos cuentan hasta en los medios de comunicación de «calidad», cada uno a su manera, y pensar en hasta que punto nos contaminan.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*