La Religión contra la Ciencia

Cuando se descubrieron las pinturas de Altamira en 1868, hacía poco tiempo que se había publicado “El origen de las especies”, de Darwin (1859) y la Iglesia estaba muy descolocada porque la ciencia estaba cuestionando sus mitos bíblicos.

Por esto el descubridor de las pinturas, D. Marcelino Sanz de Sautuola, naturalista, arqueólogo y dueño de las tierras en que se encontraron, tuvo que luchar contra la Iglesia porque su datación contradecía la cronología bíblica y contra los arqueólogos franceses, algunos de ellos religiosos, porque eran las primeras pinturas prehistóricas que se encontraban y además de una extraordinaria calidad. Ambos grupos acusaron a D. Marcelino de falsificador.

Cuando, años mas tarde, aparecieron las pinturas de Lascaux, los arqueólogos franceses entonaron el “mea culpa” pero D. Marcelino ya había muerto “desautorizado” por la comunidad científica.

La Iglesia siguió en sus 13 y aún hoy se estudia en muchos colegios norteamericanos la teoría creacionista frente al evolucionismo.

Esta noche a las 22:30, TVE2 pone una película: “Altamira”, norteamericana, participada y protagonizada por Antonio Banderas que explica muy bien todo esto. Es posible que se haya producido en EEUU porque en España la Iglesia todavía tiene mucha fuerza y allí como hay mayoría protestante se toman esto de otra manera.

Rodada en gran parte en Santillana del Mar y en Comillas, con la participación como “extra” de José Antonio Lasheras, director entonces de las Cuevas de Altamira, que lamentablemente falleció poco después en un accidente de tráfico. La dirección artística también es española.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*