RNE: información sesgada

Parece que el Gobierno prepara una ley para evitar que la Comunidad de Madrid deje de ser paraíso fiscal, en lo referente al impuesto de sucesiones, y se iguale con el resto cobrando dicho impuesto, que eliminó Esperanza Aguirre.

Este impuesto depende de las autonomías, pero Esperanza Aguirre lo suprimió porque es progresivo (como manda la Constitución) y perjudica a las grandes fortunas. Madrid deja así de recaudar unos mil millones de euros, porque las grandes fortunas se han venido a no tributar aquí, perjudicando al resto de las comunidades.

Ante la nueva ley, Ayuso clama que no permitirá que el gobierno atente contra el bolsillo de los madrileños, parece querer la exclusiva en esto, y RNE, en el informativo de hoy de Ana Sterling, recoge en dos ocasiones las declaraciones de Ayuso y sólo en la segunda incluye la respuesta de la Vicepresidenta Calvo.

Las declaraciones de Ayuso son tendenciosas, como es su costumbre, porque la supresión de este impuesto beneficia a las grandes fortunas, cuyos intereses defiende, no a todos los madrileños, y cuando un medio las recoge sin matizarlas, está dándolas por buenas y sembrando la confusión en su audiencia.

No es la primera vez que la directora de este programa confunde (¿intencionadamente?) el PIB con la riqueza del país, pero la mayoría de los españoles sabemos que ese impuesto, como todos los progresivos, favorece a la mayoría de la población y “perjudica” a los que más tienen .

Hace poco, varias cadenas televisivas estadounidenses cortaron la intervención del Presidente de su país cuando mentía descaradamente. En esta comunidad tenemos una presidenta trumpeana, pero la mayoría de los medios españoles no se dan por enterados.

Cuando el Gobierno puso una ley (por mandato de Bruselas) para garantizar (solo un poco) la calidad de la información, esos medios, y el trifachito, salieron en tromba a atacarla, saben que viven de la mentira. Les pagan por ello. Por eso lideran el ranking de los medios con menor credibilidad de Europa.

Pero, además, la radio pública la pagamos entre todos, sobre todo los que tributamos.

Nos mean y dicen que llueve.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*