Hay ayusadas que matan

Quien, a estas alturas de la pandemia en Madrid, siga pensando que la culpa es de los ciudadanos o es imbécil o no está en sus cabales o está pringao.

Los ciudadanos, en este sistema político-económico neoliberal, cada vez pintamos menos porque los dirigentes actúan contra nosotros con la mayor desfachatez.

La política neoliberal o la dictadura de los mercados, que favorece que las mafias financieras que se estén apropiando de todo lo público, privándonos de derechos básicos como la vivienda, la sanidad, la educación, … con la herramienta de una clase política corrupta que mantiene una reglas electorales tramposas, un sistema de justicia cuajado de intereses particulares (ver la guerra de los fiscales contra el gobierno), unas fuerzas de orden con fuertes raíces franquistas (ver el homenaje en Zaragoza a los guardias civiles sublevados) y con una banca que ha conseguido que el Banco de España funcione como un lobby de la banca privada, como explica el profesor Vicenç Navarro con la privatización de Bankia, pone en bandeja esta estafa generalizada que ha conseguido que en España, en los últimos siete años, haya 47.000 nuevos ricos y 700.000 nuevos pobres.

Los ricos nos roban y esta sí que es una buena razón para independizarnos de ellos.

El que, a estas alturas de la pandemia en Madrid, siga pensando que la culpa es de los ciudadanos y no de un gobierno de la Comunidad de Madrid que en los últimos veinte años ha destrozado el sistema sanitario público y no hace nada para recuperarlo; que sigue edificando hospitales (beneficios para las constructoras), cuando lo que falta es personal sanitario y políticas públicas en vez de externalizaciones privadas (siempre a favor del capital); el que siga acusando a los ciudadanos de estos desmanes o es un ignorante o es un pringao en la mierda del sistema.

Que la “oposición” del PSOE no vea la ocasión para derrocar al gobierno madrileño es otra incógnita difícil de explicar y que todos los demás estemos en casa esperando a ver si mejora el tiempo, nos hace corresponsables de esta situación.

Nos mean, dicen que llueve y parece que nos lo creemos. ¿Qué tiene que pasar para que nos movamos?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*