El Gran Teatro del Mundo

Medio millar de personajes y organizaciones llaman a defender la democracia frente al autoritarismo. Los firmantes denuncian que “regímenes autoritarios” están endureciendo el control político sin la supervisión parlamentaria” Así titulaba ayer El País (Madrid – 25 jun 2020 – 10:41 CEST) el artículo, sin firma, sobre un conjunto de personajes como Mario Vargas Llosa, Lech Valesa, Ana Palacio, Madeleine Albright denunciaban, sin acusar a nadie, como “regímenes autoritarios” “están acallando la libertad de expresión para silenciar a sus críticos y endurecer el control político”. Esto es como lo de Gila: “Alguien ha matado a alguien”.

El País, concreta tan ambigua acusación, “ilustrando” el anónimo artículo con una foto en que se ve a dos policías chinos señalando con el dedo, como antiguamente hacía el Tio Sam, y con el subtítulo “Agentes de las fuerzas de seguridad china se dirigen a los fotógrafos junto al mercado de Xinfadi, en Pekín, el pasado 20 de junio.THOMAS PETER / REUTERS”. Ahora ya sabemos a qué se refieren los firmantes del manifiesto: China está atacando la Democracia.

Los que tenemos alguna edad y hemos estudiado, sabemos que, en los años 70, la Trilateral llegó a la conclusión que el “negocio” no podía soportar tanta democracia como generó la Segunda Guerra Mundial por el sufrimiento y las muertes que causó la guerra y la participación popular en la resistencia, coordinada, en su mayor parte, por comunistas y anarquistas.

Por eso se protegió a los “Chicago Boys” (podrían ser también “Hijos de Al-Capone”) y Ronald Reagan desde USA y Margaret Thatcher desde Gran Bretaña, impusieron el Neoliberalismo para debilitar la Democracia y favorecer el Negocio.

Trump está demostrando a diario la democracia de EEUU, penalizando a todos los países que se oponen a sus intereses, incluso últimamente a la Corte Penal Internacional y con todo el país en llamas por el racismo.

Pero el Negocio necesita la aceptación de sus víctimas y para eso se están desarrollando grandes maniobras de desinformación ciudadana, que han favorecido la proliferación de bulos (Fake News, en el idioma del imperio) en las que participan diarios como El País al igual que otros diarios de referencia internacionales porque mediante un proceso de endeudamiento financiero han caído en manos de los “poderes económicos”, lo mismo que cayó el poder político por la vía de la corrupción. La prensa ha pasado de ser el Cuarto Poder a ser La Voz de su Amo.

La próxima semana se reunirá la junta de accionistas de PRISA y está en cuestión el puesto de Presidente y acaba de cambiar la dirección de El País. El nuevo director, no es de la línea del mayor accionista de PRISA (el fondo norteamericano Amber Capital) y quizá haya aprovechado este manifiesto, de claro tinte derechista, para congraciarse con él. Los que le han colocado, el clan Felipe González – Juan Luis Cebrián – Banco Santander – Telefónica, son tan de derechas como los firmantes y así todos contentos. Cuando digo “todos” me refiero a los que organizan este teatro para hacernos creer que sigue habiendo democracia y que la culpable de todo es China, a la que EEUU ha declarado una guerra económica y de desinformación para evitar su liderazgo económico.

Pero ¿alguien puede creerse que hay Democracia en un país en el que llegan a la presidencia personajes como Reagan, Bush (hijo) o Trump? O que la hay en España cuando están marcando las políticas los bancos y empresas del IBEX 35, que no votan y casi ni pagan impuestos.

Lo llaman Democracia y no lo es.

3 comentarios sobre “El Gran Teatro del Mundo”

  1. No hay libertad de prensa, mientras los medios tengan dueños capitalistas, nunca informarán verazmente, poniendo en riesgo sus intereses. Tienen que mantener en la ignorancia a las gentes.
    Que indignante, porque lo consiguen. Allí donde sus dedos señalan, es donde va la atención de las gentes. Casoplon, casoplon, casoplon, Venezuela, Venezuela, Venezuela…

Responder a Rafa Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*