Yo también soy negro

Y las vidas negras importan (Black Lives Matter, para los cultos)

Yo nací blanco, porque en mi familia todos son así. Pero cuando te vas haciendo mayor, te vas reconociendo y te puedes identificar con los que más se parecen a ti.

Hace muchos años, ya me pasó algo parecido. Como mi familia era franquista, yo pensaba que era de los que habían ganado la guerra (aunque naciera mucho después). Pero cuando me puse a estudiar me dí cuenta que estaba equivocado, que era mucho más afín a los que la habían perdido.

Ahora, me doy cuenta, que los Chicago Boys (hijos de los Capone Boys, imagino), nos han convertido en negros a la mayoría, sin necesidad de cambiarnos el color. Han destrozado los “30 gloriosos”, que llaman algunos, años de bienestar que produjeron el dolor y la muerte de la 2ª Guerra Mundial (y el miedo al comunismo, todo hay que decirlo), y han establecido una sucesión de periodos de crisis-“recuperación”, para ir robándonos nuestros dineros y nuestros derechos ciudadanos.

En España, hace años que vamos perdiendo nuestros derechos y en EEUU, el paraíso de la Democracia, al fin se dan cuenta que están como en la Grecia de hace 2.500 años: una democracia con muchos más esclavos que ciudadanos. Aquí vamos por el mismo camino, así que la mayoría de los españoles ya somos negros. Ser negro, ya no depende del color de la piel, sino de la falta de derechos.

Yo, además, como mi padre, soy emigrante.

Las fuerzas de Seguridad del Estado, como estamos viendo, tienen un papel muy importante en esta involución, pero la tremenda corrupción de algunos partidos, fomentada por las grandes empresas -nacionales e internacionales-, son la causa principal, de esta atmósfera irrespirable que disfrutamos.

No nos equivoquemos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*