Caceroladas: la revolución de los fachas

Ya está claro que las caceroladas derechistas están muy organizadas y disponen incluso de un manual, cosa normal porque la derecha está acostumbrada a mandar, no a protestar.

El manual, parece que está hecho por alguien que conoce los métodos de la policía y se piensa que una asociación de militares franquistas, conocida por sus actos de repulsa a la exhumación del dictador puede estar en la autoría. Curiosamente, recomienda enfrentarse a la policía e ir indocumentado para provocar detenciones, ya tienen preparada la armada mediática para publicitarlo todo adecuadamente.

Es evidente que hay un sector de la derecha, quizá no muy amplio pero con mucho apoyo económico y de otros tipos, que cuando pierde el poder no duda en utilizar cualquier medio para recuperarlo, incluido el golpe de Estado. Saben que el golpe de Pinochet comenzó con caceroladas y la exhumación de Franco les permitió ver que cuando firmaron un manifiesto en contra, los castigados fueron los que firmaron otro a favor de la Constitución. Estaría bien que la Ministra de Defensa explicara por qué se castigó a los militares que apoyaban la Constitución en vez de a los que la atacaban.

En la inmodélica transición, no sé purgaron las fuerzas armadas y de orden público, ni siquiera se ha castigado a los torturadores (delito universal), ni a la judicatura, ni a los franquistas que cometieron delitos de sangre. El resultado es esto que llaman democracia, habiendo cuerpos del estado con demasiados miembros que, no sólo no acatan la constitución, sino que quieren volver a la dictadura. Uno de los cabecillas del 23F, alardeaba de que sus antepasados, en todas las generaciones, habían participado en un golpe de estado.

Mientras tanto, Casado sigue tratando de resucitar a ETA, no sabe que no tiene poder para resucitar muertos y Ayuso sigue mintiendo y judicializando su propia ineficacia. Alvise Pérez, bulero profesional, vende, en una web ilegal, la foto de Pedro Sánchez -sin permiso de su autor-, camisetas, lonas y otros instrumentos para la animación de la revuelta de los pijos contra el gobierno.

Estrategias complementarias, coordinadas y bien apoyadas en la armada mediática. Es lo que tiene el capital: mucho dinero y medios para apoyar sus intereses.

Un comentario sobre “Caceroladas: la revolución de los fachas”

  1. Es lo que tiene la derecha…, pero por desgracia tiene mucha ayuda de la izquierda que no es capaz de unirse como hacen ellos, para ganarles además de en las urnas, en los hechos. Es una vergüenza que Madrid esté como está por una mala gestión de la izquierda. Y no aprenden!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*