Si te dijera, amor mío

Una noticia de media tarde ha roto los espejos.

Se fue el juglar, el que mejor nos contaba nuestras propias dudas y vivencias.

El que nos ayudó, a veces en otras voces, a sobrellevar la dura transición que ahora dicen sin muertos.

El que nos empujó a reconocernos y expresarnos.

Ya no habrá más Auterretratos.

¡Mira que eres canalla!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*