Cuando el Libre Mercado hace la vida insoportable

A estas alturas es posible que nadie crea en el Libre Mercado -preguntad a los agricultores españoles-, aunque los que hacen fortuna sigan defendiendo esa entelequia con sus medios de propaganda y con las armas.

El Libre Mercado no existe, como tampoco existen otras libertades que se utilizan como justificación para seguir robándonos medios de vida y derechos constitucionales. El Mercado no es libre porque está en manos de unos pocos multimillonarios que organizan actos de propaganda como la Cumbre de Davos o la Cumbre del Clima, puro teatro para distraer de sus desmanes.

Un derecho básico, que no figura aún en los Derechos Humanos, denotando el atraso de nuestra civilización, es el derecho a una muerte digna.

Estos días, se debate en Holanda el derecho a la eutanasia de los mayores cansados de vivir. Un trabajo de la Universidad y el Hospital Universitario de Utrecht propone el debate sobre el concepto de cansancio vital. Claro que ese mismo trabajo aclara que muchas de las personas que lo soportan tienen carencias socioeconómicas o sociales.

Es curioso que el capitalismo salvaje que nos explota, trata de impedirmos morir quizás para explotarnos más. Como el sistema que lucha contra el aborto y abandona al recién nacido, privándole de medios de vida, para poder explotarle mejor. El índice de pobreza infantil en España es muy elevado y las políticas económicas de la Troika impiden asistirles social y económicamente como merecen todos los seres humanos.

El sistema político-económico dominante hace que muchos no consigan encontrar sentido a su vida, pero también les impide elegir el momento de su muerte.

Los prejuicios religiosos, como el derecho de propiedad de un dios -que no existe-, sobre la vida y la muerte, fue una herramienta de dominación durante muchos siglos y la derecha paleolítica se aferra a él para mantener sus privilegios ancestrales.

La ley que tiene preparada el PSOE es para las enfermedades sin solución y con dolores insoportables, mientras los países avanzados ya están defendiendo la libertad de las personas para elegir su propia muerte.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*