La caída del Antiguo Régimen

Luis XIV de Francia, el Rey Sol, vivió 76 años y reinó 72. Fue el máximo representante de la Monarquía Absolutista y puso a Francia en el camino de la Revolución, que tardó en llegar porque entonces las cosas iban más despacio. La información se transmitía a la velocidad del caballo.

Cuando murió en 1715, su sucesor el futuro Luis XV tenía 5 años y se encargó de la regencia Felipe II Duque de Orleans, ilustrado, músico, estudiante de química, libertino, … que trató de ejecutar reformas políticas y económicas (el papel moneda, p.e.) para modernizar el país, que la nobleza y la Iglesia boicotearon. Harto de la resistencia de un régimen que se oponía al cambio, el Regente se volvió a sus estudios y a sus orgías con el lema “Que la fête commence!” -refiriéndose a la Revolución Francesa que llegó unos años después-. Bertrand Tavernier lo cuenta en una de sus mejores películas (1975).

El Régimen Neoliberal y el Régimen del 78 están tan caducos como entonces la Monarquía Absolutista. Las hogueras de los descontentos ya arden en varios países pero, como todo Régimen, se resisten al cambio porque muchos ricos temen perder sus privilegios. Otros -más ilustrados- ya se han dado cuenta de que se necesitan reformas, pero no parece que los ganadores de estas elecciones se encuentren entre ellos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*