El extraño “socialismo” de José Luis Ábalos

Este señor, que empezó en el Partido Comunista y pronto pasó al PSOE, del que es secretario general de organización, es además ministro de Fomento con Sánchez y ocasional columnista de ABC, según dice la wikipedia. Si nos atenemos al proverbio cristiano “Por sus obras los conocereis”, nos encontramos con:

  • Como ministro de Fomento, es responsable de los bienes públicos que gestiona RENFE-ADIF y, por lo tanto, protagonista en la “venta” ventajosa de los terrenos de la estación de Chamartín a BBVA por un precio que resulta la mitad del que marca el mercado. De la “utilidad pública” de esta venta da cuenta que el BBVA ya está dispuesto a revender para hacer efectivo el pelotazo. Esta vergonzosa operación la ha tratado de disimular y repartir responsabilidades diciendo que quería apoyar la iniciativa de Carmena, pero los terrenos son de RENFE-ADIF y el Ayuntamiento y la Comunidad de Madrid sólo tienen competencias en el terreno del urbanismo.
  • Una nueva iniciativa suya es una ocurrencia de Esperanza Aguirre. Cuando hace un tiempo se vio que las autopistas radiales de pago de Madrid, que mandó construir Álvarez Cascos (PP), eran una ruina porque nadie las usaba, a la Reina de las Ranas se le ocurrió que se pagara en todas las gratuitas y así se repartía el tráfico. Eso es lo que pretende este ministro de Fomento, claro que con una cantidad “simbólica”, lo que permite imaginar que será abrir la puerta a la llegada mas tarde de los precios “reales”.
  • Hacer pagar por un servicio gratuito equivale a crear un nuevo impuesto regresivo, es decir, de los que defiende la derecha porque todo el mundo paga por igual sean ricos o pobres, a pesar de que la Constitución dice que los impuestos tienen que ser progresivos para que los más ricos aporten más al gasto público. Este mandato constitucional es de los que no se cumplen porque, entre la inadecuada estructura de la carga impositiva, el enorme fraude fiscal y la elusión fiscal (ventajas fiscales para los ricos y las grandes empresas) el 80% de la recaudación procede de las familias y el 20% restante la aportación de empresas y grandes fortunas, osea que con el IRPF y el IVA pagamos la mayor parte del gasto del Estado. Tampoco las empresas pagan lo mismo: las grandes un 4-6% aproximadamente, las medianas y pequeñas un 12-16% y nosotros 20-30%.
  • Esa nueva medida que propone el gobierno PSOE sería una subida de impuestos contraria a la Constitución e injusta a favor de los mas ricos y las grandes fortunas.
  • ¿Se entiende ahora por qué el PSOE no quiere pactar con la izquierda? ¿Se entiende que la izquierda quiera pactar con este PSOE? ¿Es la izquierda o Podemos?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*