El cinismo del ministro Ábalos

El Administrador de Infraestructuras Ferroviarias (ADIF) es una entidad pública empresarial española dependiente del Ministerio de Fomento que tiene como objetivo la construcción de líneas de ferrocarril y la gestión de su explotación. ADIF heredó la infraestructura de las extintas RENFE y FEVE, por lo que es propietaria de la mayoría de líneas de ferrocarril de España.” (wikipedia)

La operación Chamartín, hoy llamada Madrid Norte, es la transformación de los terrenos públicos de la estación de Chamartín, que gestiona ADIF, en terrenos urbanizables por iniciativa del BBVA y otra pequeña empresa relacionada con el banco.

Mediante un acuerdo del Ministerio de Fomento, el Ayuntamiento de Madrid y la Comunidad de Madrid que tienen competencias urbanísticas, estos terrenos han pasado al BBVA a precio de saldo.

Diario.es ha ido explicando como en esta operación, que ha durado veintitantos años, el Ministerio de Fomento -tanto del PSOE, como del PP- ha ido mejorando las condiciones de venta a favor del banco.

Ahora que Izquierda Unida y Podemos han puesto una denuncia por posibles delitos a todos los ministros de Fomento que han participado y a otros protagonistas de la operación, el ministro Ábalos dice que él lo hizo por apoyar a Carmena, pero los terrenos eran de su competencia y la negociación del precio también.

Este “yo no he sido” parece infantil, pero en la denuncia se habla de un supuesto quebranto de 2.780 millones de fondos públicos.

Las puertas giratorias tienen un precio, pero lo pagamos siempre los mismos: la inmensa mayoría de los españoles.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*