El Nuncio pide indultar a Franco

La derecha dice respetar la Constitución, pero no tiene en cuenta algunos de sus artículos.

El Vaticano dice respetar los Evangelios, pero lo de “Al Cesar lo que es del Cesar y a Dios lo que es de Dios” parece que no va con ellos.

Que un Estado constitucionalmente aconfesional tenga un acuerdo inconstitucional con el Vaticano es una más de las trampas con que se gobierna este país.

Que el Nuncio se despida pidiendo que se deje en paz al cristiano Franco es de una lógica elemental en esta verbena diaria.

La historia se repite. Como el mercenario Beltrand Duguesclín “Ni quito ni pongo rey pero ayudo a mi señor”. El palomo vaticano cada vez anda más despistado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*