El Mercado no es Política. El Arte tampoco.

Entonces ¿qué son? ¿fenómenos naturales? Este es el discurso del franquismo. Ocultar la Política para poder lucrarse con ella.

En ARCO se vuelve a poner en evidencia el intento de los poderosos por definir y controlar lo que es arte y lo que no lo es. Sierra y Merino han plasmado, en un contrato -fantástica maniobra-, su concepto del arte incluso dentro del mercado.

Para muchos coleccionistas, el arte solo es útil en el mercado. Se compra como inversión. Este es el papel del arte en el capitalismo salvaje. Por eso parece incomprensible que no quieran comprar algo que les venden por contrato, que es el alma del mercado.

Otros coleccionistas más listos, piensan que estos escándalos favorecen el mercado. Me parece bien, porque también favorecen la reflexión sobre la realidad.

Para mi y para muchos, el arte es una forma de pensar y actuar sobre la realidad y esto puede poner en cuestión el mercado … y todo lo demás. Por eso algunos coleccionistas (traficantes de obras de arte), han declarado que preferirían quemar a los artistas que a la obra cuestionada. ¡Esto cuando parecía haber desaparecido la Inquisición!

Estupendo retrato del mercado en el artículo en El País de Peio H. Riaño. ¡Enhorabuena!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*