Otra vez el escorpión

El escorpión trataba de convencer a la rana de que le ayudara a cruzar el río, pero la rana desconfiaba:

  • Para que me des un picotazo.
  • Entonces me ahogaría yo también.

La rana accedió y al llegar al medio del río, el escorpión le picó. La rana agonizante le miraba incrédula.

  • No lo puedo evitar. Es mi naturaleza.

Esta fábula, que le atribuyen a Esopo, explica la dificultad de luchar contra la propia naturaleza.

La naturaleza del PSOE es socioliberal, es decir, centro derecha. Neoliberal en lo económico (recortes, impuestos injustos, precariedad laboral, obediencia ciega al FMI y a Bruselas …) y progresista en lo que no sea negocio (matrimonio homosexual, aborto … eutanasia no, porque con la Iglesia no quiere líos).

Pedro Sánchez es economista neoliberal porque ha estudiado en una universidad privada y estuvo en el equipo que modificó con nocturnidad y alevosía el artículo 135 de la Constitución para poner los derechos de los bancos por encima de las necesidades de los españoles.

Cuando está en la oposición, como suele hacer el PSOE, se vuelve incluso de izquierda; pero llegado al gobierno vuelve a su naturaleza. Iba a subir los impuestos a la banca pero como Paloma Botín dijo que no, ya de esto ni se habla. Iba a derogar la Reforma Laboral y las leyes Mordaza, pero no ha tenido tiempo.

Muy presionado por Unidos Podemos, que le habían empujado a la Moción de Censura, prometió una subida del salario mínimo bastante decente, pero los poderes económicos y los dinosaurios de su partido dijeron que eso perjudicaría la creación de empleo. Cualquiera que sepa un poco de economía sabe que eso no funciona así, pero la banca y los dinosaurios son muy convincentes.

Así que cerró el diálogo con los catalanes y pronto tendremos elecciones y después podrá pactar con Ciudadanos, que es lo que le pide el cuerpo, en vez de con la izquierda. La Gran Coalición que exige Dinosaurio González.

Cuando González perdió la mayoría absoluta y pudo elegir gobernar con Pujol o con Izquierda Unida, eligió a Pujol obedeciendo a su naturaleza. Siempre el escorpión.

3 pensamientos en “Otra vez el escorpión”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*