El Banco de España se columpia

La subida del salario mínimo ha causado una oleada de protestas por parte de los representantes de los empresarios que denota su miope visión del mercado, porque la bajada de los salarios ha estrangulado el consumo y la actual subida es evidente que puede reactivar la economía española.

Una razón más en contra los empresarios es que la masa salarial solo es significativa en las empresas de escaso valor añadido y ninguna innovación tecnológica, como la construcción o el turismo de playa que son los sectores predominantes en este país.

El Banco de España se suma a la protesta alegando que la subida del salario mínimo causará mayor desempleo, lo que es completamente falso como demuestran la estadísticas de diversos países desarrollados, tal como se pueden ver en el gráfico publicado por La Marea junto al artículo de Eduardo Garzón “El salario mínimo no tiene relación con la tasa de paro”, que explica esto con más detalle. Estamos con un salario mínimo muy bajo, si se compara con los países desarrollados y con un  paro muy alto.

El banco de España es un lobby de la banca y debería cerrarse porque no cumple adecuadamente su labor de vigilancia de la banca, ya que la de producir dinero la perdió en beneficio del Banco Central Europeo.

Los últimos gobernadores del Banco de España se han distinguido más por atacar los derechos de los trabajadores que por hacer la función que tienen encomendada. MAFO (Miguel Ángel Fernández Ordoñez) se distinguió por sus ataques a salarios y pensiones mientras las cajas de ahorro realizaban peligrosas operaciones económicas vinculadas a la construcción que terminaron con la quiebra de gran parte de ellas. El gobernador no lo pudo evitar porque estaba en la otra batalla.

El Banco de España es una lacra para los españoles porque a su personal le pagamos muy buenos sueldos para que trabajen en contra de los sueldos y las pensiones de la mayoría de los españoles. Y no hay que olvidar que en España, más del 80% de la recaudación fiscal proviene de las familias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*