El juego sucio del PP

La situación del PP es dramática porque ha perdido el gobierno cuando están juzgándose la mayor parte de sus delitos relacionados con la corrupción.

Mientras gobernaba podía confiar en la manipulación de la Justicia, pero ahora lo tiene más difícil (por eso y porque las ratas listas han abandonado el barco) e inventan argumentos increibles como la falta de legitimación de Pedro Sánchez porque ha llegado al gobierno sin elecciones (por cierto, nunca han utilizado este argumento para el caso de Franco).

Lo peor es que como el debate político lo tienen perdido, tratan de manipular las instituciones, incluída la Justicia, en su beneficio con el consiguiente desprestigio de las mismas. Las maniobras de la Mesa del Congreso para impedir el debate de los presupuestos es una jugada sucia como otras muchas de este partido corrupto.

El PP tendrá que acabar haciendo lo mismo que Convergencia, también acosado por la corrupción, utilizar los mismos trucos que las empresas chanchulleras, cambiar de nombre y decir que son otros para tratar de eludir responsabilidades.

Mientras tanto, se están cargando las instituciones. No creo que no hayan valorado la posibilidad de un golpe de estado, porque franquistas tienen de sobra y tampoco estoy seguro de que no lo intenten, pero también creo que la Unión Europea tendría problemas para justificarlo y que España forme equipo con Hungría y Polonia sería demasiado.

No me puedo creer que el Régimen del 78 no tenga armas legales para cortar este deterioro institucional, porque el PP debería ser ilegalizado, pero parece que la oposición no quiere utilizarlas. La complicidad del bipartidismo aún funciona.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*