¿Periodismo mercenario?

El 17 de mayo pasado aparecía en Público una columna del profesor Vicenç Navarro con el título Lo que se está ocultando a los usuarios de los móviles: su salud puede peligrar”, en la que se denunciaba la manipulación de las empresas de móviles para ocultar los peligros para la salud que implica su uso y que están apareciendo en numerosos artículos de revistas científicas.

Dieciocho días después, en el mismo diario aparece un agresivo artículo titulado “Compromiso con la verdad. Respuesta a Vicenç Navarro sobre el peligro de los móviles”, firmado por Álvaro Bayón Medrano, un joven que en su blog se autotitula “Apasionado científico y dedicado divulgador desde incluso antes de licenciarse”, mientras hace su tesis doctoral en Doñana.

En dicho artículo dedica mas de dos tercios a conceptos y términos de física relacionados con el electromagnetismo, que unos vienen a cuento y otros menos, para acabar citando a la cada vez mas desacreditada OMS y asegurar que “Podría continuar mostrando estudios científicos que demuestran que la mal llamada “sensibilidad electromagnética” responde, no a un efecto real de las radiaciones de telefonía, sino a una falsa percepción de un riesgo que en realidad no existe”. Es posible que a los afectados por dicha enfermedad no les guste que les llamen enfermos imaginarios, como tampoco le ha gustado al profesor Navarro, que además de economista es médico, que este “apasionado científico” le titule “politólogo de turno” y trate de desacreditar su articulo mucho más documentado que el suyo.

El profesor Navarro publica hoy mismo un nuevo artículo : Respuesta al dogma conservador que afirma que los móviles nunca pueden ser un riesgo a la salud” donde rebate sus argumentos y pone las cosas en su sitio basándose en publicaciones científicas.

Para los que seguimos asiduamente en Público la columna del profesor, nos resulta chocante que un periódico serio publique un artículo en el que sin suficiente documentación científica se pone a parir a una persona que se caracteriza por el rigor de sus escritos.

En este mismo diario publicaba Pascual Serrano hace unos días, otro artículo en el que se preguntaba ¿Quién paga al periodista?. Habrá que confiar en que Público ha pagado a Álvaro Bayón y en que ninguno de los dos ha recibido el “agradecimiento” de alguna empresa de móviles, pero hay veces que uno ya se cansa de tanto confiar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*