Un cazador de excelencia

Cazador de negocios Black, preferentes y fieras salvajes, esta vez ha obtenido buena pieza. ¿El mejor tiro de su vida? Descansemos en paz.

Pero por poco tiempo, porque quedan muchas fieras black haciendo daño mientras la izquierda sestea en los mullidos sillones del Congreso, sin encontrar la puerta de la calle.

Los dirigentes peperos llorarán como hacen los cocodrilos, como hicieron con Rita, y acusarán a la izquierda de todos los crímenes sociales, económicos y políticos que llevan encadenados. Aunque esta vez el duelo será menor porque este muerto es de la cuadra de Aznar.

No me pidan respeto por los muertos. Sólo respeto a los que respetan y esta fiera ha hecho muchos destrozos. Mi respeto va para los de las cunetas, no para los enterrados con letras de oro al pie del altar en la cripta o en la Macarena. La muerte no borra las injusticias ni los delitos cometidos.

Y, además, queremos una Bankia pública.

Un pensamiento en “Un cazador de excelencia”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*