El ministro de Injusticia

La principal preocupación del gobierno de España no es mejorar las formas de vida de los españoles, es librarse de las penas por corrupción y esa es la misión del ministro de Injusticia.

Los veredictos del caso Noos, las declaraciones continuas del ministro sobre este y otros casos, la información privilegiada del presidente de Murcia sobre las decisiones de los fiscales sobre su propio enjuiciamiento … así lo demuestran.

La corrupción infecta todos campos de la administración, tras años de abandono de la Justicia por parte de TODOS los gobiernos del régimen del 78. Faltan jueces y funcionarios, falta modernización y medios para la administración de Justicia, falta independencia judicial, ya que el Poder Judicial y los tribunales superiores están en manos de las partidos más corruptos y falta, sobre todo, voluntad política para solucionarlo.

Los más del 100 millones de euros dilapidados en el proyecto fallido de la Ciudad de la Justicia de Esperanza Aguirre es el paradigma de cómo han tratado los gobernantes el tema de la Justicia.

En este contexto, resulta insólito que aún haya jueces dispuestos a ejercer bien su función, pero ya han comenzado los ataques al juez de Palma que instruyó la causa del caso Noos y es que los corruptos no perdonan, como la mafia, necesitan la oscuridad del terror para seguir delinquiendo.

En el capitalismo salvaje, la democracia representativa es un buen sistema para fomentar la corrupción, por eso se trata de impedir la democracia participativa. De ahí sale el miedo y la necesidad de difamar y destruir a Unidos Podemos y las mareas.

Un pensamiento en “El ministro de Injusticia”

  1. Los cuatro años de gobierno del PP con mayoría absoluta fueron de desenfreno de la corruPPción. Los cuatro siguientes, en minoría, parece que van a ser de encubrimiento de la corruPPción. ¿Les apoyan Ciudadanos y PSOE?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*