El PSOE y los intereses del mundo financiero

Hace unos días, José Antonio Pérez Tapias, miembro del Comité Federal del PSOE y decano de Filosofía en la Universidad de Granada, publicó un artículo en Público.es cuyo título describía la trayectoria de su partido durante la transición: “El errar del PSOE desde la simulación al disimulo“.

El domingo, Pedro Sánchez se desahogó con Évole y denunció las maniobras de empresarios y medios de comunicación (y propaganda) para impedir un gobierno de izquierdas, poniendo en evidencia la complicidad de los barones en la maniobra.

Ayer el barón aragonés Lavier Lambam le dedicó unas palabras irritadas y bastante insultantes, argumentando que lo que tenía que hacer para salvaguardar su dignidad era callarse e irse a su casa; lo que muestra el concepto de dignidad del político aragonés.

Esta mañana, tertulianos de la SER (del grupo PRISA, otro de los implicados), seguían atacando a Pedro Sánchez, quizá con el fin de seguir manteniendo su puesto de trabajo.

Ayer, Alberto Garzón, en su blog, resumía así la situación del PSOE y de los españoles en general:

Unos meses después de las elecciones de diciembre, Pedro Sánchez denunció que estaba recibiendo presiones del mundo empresarial –de las grandes empresas, para ser más exactos. El objetivo de esta presión era evitar que Unidos Podemos (entonces por separado) pudiéramos tener influencia en el futuro Gobierno. Las presiones tuvieron éxito y Sánchez pactó sólo con CS. Eso le permitió prolongar su mandato al frente del PSOE. Tras las elecciones de junio finalmente las grandes empresas le cortaron la cabeza a Sánchez, que parecía querer explorar ahora lo que entonces no le dejaron. Ayer Sánchez reconoció –otra vez- esas presiones y señaló a Felipe González y Susana Díaz como las correas de transmisión. Tiene su importancia, siendo él quien lo dice y escuchándole medio país. Pero la conclusión es rotunda: el PSOE como estructura es, y a pesar de estos conatos de rebeldía, un instrumento más de la oligarquía de este país. Por eso es presidente Rajoy.