Una partida de ajedrez con muchas víctimas

EEUU insiste en la estrategia que está destrozando el Oriente Próximo. Junto con saudíes y cataríes y con la complicidad de Erdogan está apoyando a los rebeldes yihadistas contra el gobierno sirio.

En esta zona, el enemigo de USA no son los terroristas, sino los rusos. Por eso armaron a los islamistas en Afganistan y crearon a Bin Ladem y ahora siguen apoyando a los islamistas que generarán nuevos grupos terroristas.

Como en Rusia ya no hay comunistas no se puede decir que los americanos luchen por la libertad. Ahora todos son capitalistas y luchan por el dominio de los mercados. Por lo que se ve el Estado no favorece suficientemente la libertad de mercado. Los estados fallidos tampoco, pero ahí las grandes corporaciones se mueven a sus anchas, porque con sus ejércitos privados negocian con los señores de la guerra y les compran las materias primas a precio de saldo, que es de lo que se trata. De los refugiados ya se encargarán los europeos tras una axhaustiva comedura de coco mediática sobre esta pobre gente que huye de una catástrofe natural.

Y la ONU de vacaciones (todo el año) y los tribunales internacionales en la inopia. Y los medios de propaganda tratando de convencernos de que el enemigo es Trump, pero esta es la estrategia que preside Obama y continuará la Sra. Clinton (digna sucesora de la Sra. Thatcher).

¡Hagan juego, señores!  y ¡Sigan leyendo El País!. ¡La Banca gana!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*