La señora de las ranas

La señora de las ranas ahora las defiende. Es normal, son carne de su carne. Pero antes las acusó. Claro que la señora de las ranas miente mucho.

Hoy ha defendido, con una desfachatez que sólo ella sabe utilizar (después de mucha práctica), que sólo hay una democracia: la representativa. Es raro que no sepa que muchas de las repúblicas sudamericanas disfrutan de democracias participativas, que son modalidades más avanzadas que las de la vieja y corrupta Europa.

Como viaja mucho y además tiene algunos estudios, seguro que lo sabe. Pero ella sólo habla de lo que le interesa. Lo de “Yo no me callo” sólo es una portada de libro. Antes acusó a sus dos ranas y ahora trata de salvar a la que está en mayor peligro porque sabe que está a punto de cantar. Por eso junto a su pandilla de periodistas de alquiler (Inda, Losantos,Rojo, etc) está tratando de sacarlo de la cárcel. Sabe que si no lo saca pronto quizá tenga que ir a hacerle compañía.

Porque la señora de las ranas, como es natural, es una rana.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*