Señores del PP tómense la medicación, por favor

Comprendemos que su situación es muy comprometida porque además tienen el enemigo en casa. Los “arrepentidos” se dan como hongos y para salvar el pellejo cantan hasta la Traviata.

Empezó a olvidarse la medicación la Señora de los Batracios y ¡vaya año que nos está dando! Y a ustedes también, no lo nieguen, que esta señora dispara en todas direcciones.

Y hoy la han montado en el Ayuntamiento. El señor Percival Manglano ha tenido que ser expulsado de la comisión. Ayer mismo el diputado madrileño del PP Jesús Fermosel, le espetó a su contricante desde el escaño “Dínoslo en la calle si tienes cojones”. El señor cuñado de la señora Barberá está en el ojo de la Fiscalía por amenazar a su esposa de correrla a bofetadas. Hombre, no son maneras. Pensábamos que eran una derecha civilizada, pero sólo cuando tenían mayoría absoluta. Ahora están perdiendo hasta las formas.

En el ayuntamiento de Cartaya (Cádiz), en el que participa el PP, acaban de prohibir la función teatral “La mirada del otro” porque trata de ETA. Esto ya es obsesión. En vez de mirar para dentro, que es donde están los verdaderos enemigos, buscan fantasmas fuera. Esta función se ha puesto en dos teatros de Madrid (La cuarta pared y Teatro del barrio) con mucho éxito y ningún incidente. Se basa en la documentación de las conversaciones de etarras con sus víctimas o familiares de ellas y está muy bien.

Señores del PP, su partido tendría que estar disuelto porque ha concurrido a todas las elecciones haciendo trampas con la financiación, pero ya que no se lo tenemos en cuenta, al menos por ahora, tómense las pastillas y déjennos en paz. ¡Por favor!.

Antes nos robaban y ahora además nos marean. ¡No hay derecho!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*