Cabalgatas

El PP instalado en la mentira y la corrupción, ya alucina (no sólo Esperanza Aguirre) y confunde mito con realidad. Todo le vale con tal de distraer sobre las docenas de procesos judiciales que les acosan y las dificultades para mantener la impunidad si salen del poder.

Que una niña pija de 6 años diga que el traje del un rey mago no es de verdad y su famosa madre (por decirlo finamente) se lo tome en serio y monte un ataque polítiquero contra la alcaldesa de Madrid, ¡como si el rey fuese de verdad! ¿hay reyes de verdad?, nos muestra que estamos volviendo al esperpento de principios del siglo pasado, cuando se observaba la realidad con espejos deformados, ahora en función de sus corrupciones e intereses económicos.

Reyes magos, por favor, pastillas para todos los peperos, que están de los nervios y nos llevan a la ruina.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*