Lo sabe hasta el Papa

La experiencia demuestra que la violencia, los conflictos y el terrorismo que se alimentan del miedo, la desconfianza y la desesperación nacen de la pobreza y la frustración”. “Yo les exhorto, en particular, a preocuparse verdaderamente por las necesidades de los pobres, las aspiraciones de los jóvenes y una justa distribución de los recursos naturales y humanos”. Lo ha dicho ayer el Papa en Kenia.

También lo saben los gobernantes que están construyendo la guerra, pero ven el terrorismo como un buen aliado para seguir enriqueciendo a los ricos y empobreciendo a los pobres, además de destrozar el planeta.

Al Papa solo le ha faltado decir que no tienen perdón de Dios. Una lástima, pero él sabe que no se debe meter con los poderoso, al fin él es también Jefe de Estado.