Varufakis

Magníficas lecciones de política económica en el Salvados de ayer, a pesar de Jordi Evole que planteó bastantes cuestiones por debajo del nivel de las intervenciones del profesor. Normal, sólo los periodistas y los maestros pueden hablar de cualquier tema; en los maestros se puede justificar cuando se dirigen a la población infantil, pero los periodistas hablan para adultos, no tienen justificación.

Otros periodistas (el Mundo y el País) que también participaron, tampoco estuvieron a la altura convencidos o encadenados a las posturas de sus medios. Destacar que Varufakis está solo en la comisión económica europea es pueril porque no contempla que si algún ministro de economía europeo se pusiese de su lado sería expulsado de su cargo por Frau Merkel.

Es curioso que los “nuevos políticos” rechazan el estatus de “políticos” porque se consideran ciudadanos que han tenido que meterse en política ante la corrupción y podredumbre del sistema. Por un deber cívico.

Varufakis era un economista de talla internacional antes de llegar al gobierno. Manuela Carmena y Luis García Montero también concurren a las elecciones madrileñas desde un deber cívico. No así Gabilondo que siendo catedrático de Metafísica es más conocido por su faceta de rector universitario que no deja de ser un cargo político.

Los medios de propaganda, sin razones ni argumentos, no cesan de tratar de enfangar a estas personas capaces y honradas, distrayendo con problemas superficiales: soberbia, sincorbatismo, etc. Es curioso que Varufakis ocupe asiduamente las páginas de los medios comerciales, siempre en boca de los demás, raramente con sus propias palabras. Aún no he visto en El País un artículo firmado por este eminente economista. Sus artículos hay que buscarlos en los medios digitales periféricos.

Los medios de propaganda mienten con frecuencia, pero sobre todo ocultan lo que no les interesa confiando en que el ciudadano ingenuo piense que no existe. Que haya gente que aún confíe en los medios tradicionales es algo que no acierto a entender.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*