Francisco Giner de los Rios

Hoy se cumplen 100 años de su muerte. ¿Quién se acuerda?

Fundó en 1876 la Institución Libre de Enseñanza, el movimiento pedagógico más importante que se ha dado en España, que fue asesinada por Franco al terminar la guerra porque trataba de formar un pueblo adulto dueño de sí mismo.

De él salieron Machado, Unamuno, Azaña, Ortega y casi toda la generación del 27 (García Lorca, Dalí, Buñuel …) que se formó en la Residencia de Estudiantes (una de sus sedes en el siglo XX).

Francisco J. Laporta, catedrático de Filosofía del Derecho de la Universidad Autónoma de Madrid, hace hoy en El País una hermosa semblanza con el título El maestro de la educación interior.

Desde el dolor por el olvido y la rabia por un Ministerio de Educación y Propaganda, que solo busca españoles que sirvan a las empresas, sólo quiero depositar una rosa roja en su tumba del cementerio civil de Madrid.

2 pensamientos en “Francisco Giner de los Rios”

  1. Nos permitiría hablar y hablar días, semanas enteras. La IL de E. tuvo la pretensión de crear una nueva moral autónoma, lejos de los dogmatismos irracionales y enajenantes, y de cuanto principio atentara contra la ciencia de entonces, y de cualquier otro divorcio que enmascarase la realidad y la naturaleza de todas las cosas, por eso desde la libertad antepuso la sociedad al Estado y el individuo al grupo y de ese modo y con refinadas y respetuosas maneras romper todo carácter uniformador y controlador que pudiera prostituir el pensamiento.
    Fue una respuesta desde la Enseñanza Secundaria a unos planes de estudios que por obsoletos y en manos de instituciones religiosas deformaban las mentes y pastoreaban unos rebaños lanares y mansurrones a los poderes establecidos, lejos de las actitudes refinadas que exigía una mentalidad burguesa cada vez más abierta al sentido universal del dinero. Afortunadamente aun no existía el Ministerio de Educación para dirigir desde un proyecto común el pienso curricular.
    Un ejemplo: basta comparar los centros oficiales en mazmorras y mausoleos de los antiguos conventos desamortizados convertidos en aulas con los las bien localizadas y diseñadas capaces de crear un ambiente apropiado para la austoestima, el estudio y la creación.
    Hoy diríamos que fue una institución de enseñanza privada hija de la Ilustración, que por sus cuotas y actividades solo podían sostener las élites.
    Algunos de los citados no fueron institucionalistas, fueron personas de pensamiento privilegiado y sentido común . En nuestra época existió y muy caro el Instituto Escuela que dirigió Jimena Menéndez Pidal sin intervención estatal pero con unos precios prohibitivos para el común.
    Por tantas cosas la ILE no tuvo carácter revolucionario, poco de social y sí de formativo de personas y contrasta con la Escuela Moderna de Francisco Ferrer Guardia que entonces rompía unos moldes que hoy nos parecen juegos de niños.
    Se ha desvirtuado mucho la significación de la ILE. y solo cabe entenderla en el último 1/4 del siglo XIX.
    Para mi quien mejor define el espíritu de la ILE es el poema que A. Machado (ignoro cuantos españoles sabrán quien es, acaso el delantero centro del R. Madrid), dedicó a ese santo laico que fue don Fco Giner de los Rios “el viejo alegre de la vida santa” quien “soñaba un nuevo florecer de España” y…
    Yunques, sonad; enmudeced, campanas!
    LAUS DEO

    1. Bastante de acuerdo con tus planteamientos, pero una matización. Me gusta comprobar que tu memoria de elefante en algunas ocasiones comete fallos. El colegio que dirigió Jimena Menéndez Pidal no es el Instituto Escuela, que es de la época de la ILE, el de Jimena y compañía es el Colegio Estudios, en Aravaca, en el que trabajaron dos amigas nuestras mientras yo trabajaba en el Rosales que era la versión democratacristiana del Estudios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*